Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 27 de mayo de 2014

Nuggets de pollo caseros

Nunca he sido una gran fan de los nuggets de pollo, pero siempre tenía un paquete en el congelador para cuando necesitaba una cena rápida. Sacar y freír directamente congelados, unos minutos y voilà! Cena lista.

Esto lo hacía a menudo... hasta que descubrí cómo se hacen los nuggets industriales. Seguro que os suena que el famoso chef británico Jamie Oliver denunció cómo se hacen en realidad los nuggets de pollo en las cadenas de restaurantes tipo McDonald's. Básicamente se trituran huesos, tripas y cartílagos, se lava esa masa con hidróxido de amonio y se saboriza y se colorea artificialmente para conseguir el bonito color del pollo como lo conocemos:

Esto es lo que nos venden, ¡puajjj!
 Básicamente, estamos ante un producto que se vende en su forma más barata como alimento para los perros y después de este proceso se vende como alimento humano”, dijo el chef en un programa de televisión. La campaña de denuncia del chef Oliver consiguió que McDonalds dejara de usar hidróxido de amonio en sus hamburguesas y nuggets de pollo.

De todos modos, ya no soy capaz de comprar más nuggets, y menos de darselos a mis hijos. Una amiga me pasó una receta para hacerlos caseros, y como es tan fácil lo probé. Salen unos nuggets riquísimos, se puede hacer mucha cantidad y congelar una parte. Lo único, mi amiga no recuerda de dónde sacó la receta así que no puedo poner la fuente; si alguien la reconoce me avisáis y edito.



Nuggets de pollo caseros

  2 pechugas de pollo
 1 tarrina de queso en crema (tipo Philadelphia)
1 rebanada de pan mojada en leche
 sal y pimienta.
 pan rallado.

Esto le sale bien a cualquiera, incluso a una negada en la cocina como yo
 

- Trituramos las pechugas.
- Añadimos el pan mojado en leche y el queso.
- Salpimentamos y mezclamos bien
- Se hacen bolitas con dos cucharas de postre, se pasan por pan rallado (aplastandolas un poco para conseguir forma de nugget) y se fríen.

***************

Con estas cantidades salen unos 30 nuggets, aunque depende del tamaño que queráis. Yo suelo congelar la mitad para cuando tengo prisa, y luego los frío igual que hacía con los comprados, directamente congelados. Y también se pueden congelar una vez cocinados, luego sólo hay que descongelarlos y comer directamente.




Nuggets para bebés: Como se recomienda que los niños menores de un año no tomen leche de vaca, cuando mi hijo era más pequeño le apartaba un poco de pollo picado antes de añadir el queso en crema, la leche, y las especias. Así le hacía un par de nuggets adaptados a su edad, eso sí, los marcaba con un palillo porque una vez hechos tienen el mismo aspecto que los demás.

Son muy fáciles de hacer y gracias al queso quedan muy suaves y cremosos. ¿Os animáis a hacerlos? 

lunes, 19 de mayo de 2014

Comparando bombones: ¿Merci o Godiva?

Hoy me desvío de la temática habitual del blog para hablar ¡de chocolate! Concretamente bombones Merci y Godiva. Aunque mencione marcas este no es un post patrocinado, esto es sólo mi opinión personal.

Hay un amigo de mis suegros que
llama a menudo a mi marido para que le arregle el ordenador, o le instale programas, o le ayude a solucionar sus estropicios informáticos. Como hay amistad no quedaría bien que le pague con dinero todas las horas que le dedica, pero nunca vuelve a casa con las manos vacías. El buen hombre es médico, y muchos pacientes agradecidos le regalan a menudo licores y bombones pijos. Pero tanto su mujer como sus hijas están a dieta permanente, así que ¡adivinad dónde acaban esas delicias!

Cada vez que mi marido cruza la calle en dirección a su casa, vuelve con un buen botín. Son cosas que nosotros no solemos comprar porque tenemos gustos sencillos, pero a mi me encantan estos regalos porque me permiten probar cosas que de otro modo no cataría nunca.

¿Y por qué os cuento este rollo? Porque creo que hay productos considerados un poco de lujo que tenemos idealizados, pero eso es porque no los probamos. El otro día el regalo fue especialmente interesante, porque además de una caja grande de bombones Merci había otra de Godiva! ¡Go-di-va! ¡Los bombones más famosos del mundo en la mesa de mi cocina! Aprovechamos una celebración familiar para abrir ambas cajas a la vez y compararlas.




bombones merci o godiva
A la izquierda, la caja grande de Merci (400gr.) y la derecha la Gold de Godiva (385 gr.)


Las dos cajas son de peso parecido, lo que me viene muy bien para hacer la comparación. Por un peso casi idéntico el precio es completamente diferente: los Merci cuestan 15 euros/kg y los Godiva 100 euros/kg. ¡Los Godiva son carísimos! Eso me tenía intrigada, y di por hecho que estarían mucho mas buenos que los Merci, de modo que procedí a comprobarlo.


La comparación:


 Los bombones Merci son todos de sabores clásicos: chocolate con leche, café con nata, crema de avellanas, mazapán, trufa con nata, praliné, chocolate negro, cada sabor bien señalado en el envoltorio. Son sin alcohol, lo que es un punto a favor para mí. Todos muy ricos y cremosos, les doy un 9'5/10, y sólo porque los de café no me gustan mucho.

Los bombones Godiva no son clásicos, las combinaciones de sabores son a veces extrañas, lo que en alta cocina llamarían "atrevido". La mitad de chocolate negro y el resto blanco y con leche, y algunos rellenos de colores. En mi caja había 10 ganaches, 18 pralines, 2 caramelos y 4 carrés, también sin alcohol. Pero los rellenos eran extraños, muchos trozos de fruta demasiado rígidos, combinación de dulce y salado (puajjj) y la mitad de veces no sabíamos qué estábamos comiendo. Como una ruleta rusa: cogelo, pruebalo, sorprendete. Les doy un 6/10: estaban buenos, pero esperaba más para la fama y el precio que tienen y no me gusta el factor sorpresa.

comparativa Merci vs Godiva bombones
El precio puede variar ligeramente según el punto de venta.

 Mi veredicto:

Godiva se jacta de vender los bombones más caros del mundo; como podéis ver, caros sí que son, y muy buenos, pero en mi humilde opinión no valen lo que cuestan. Si tenéis la suerte de recibirlos como regalo seguro que os gustarán, pero mi paladar y mi bolsillo se decantarían por Merci, sin duda. El otro catador oficial, mi marido, coincide conmigo.

Resumiendo, creo que lo más caro no siempre es lo mejor. La marca ganadora de esta comparación, Merci, es la popular que se puede encontrar en cualquier supermercado por un precio estupendo, mientras que la de precio prohibitivo, que encima es difícil de encontrar, no es tan especial como parece.

 En la categoría de Merci (buenos y asequibles) también puedo incluir otras marcas, pero no quería comparar demasiados tipos de bombones a la vez y además estoy casi segura de que los habéis probado.   

Como sufrida cobaya de este experimento me habré ganado varias caries y un par de quilos, así que espero que valoréis mi sacrificio :)

¿Cuál es vuestra marca de bombones favorita? ¿Os gustan tanto como a mi los bombones Merci?

miércoles, 14 de mayo de 2014

Curiosidades búlgaras (I)

Cada país tiene sus peculiaridades y hoy os voy a contar algunas de mi país de acogida. Tened en cuenta que cuando hablo de Bulgaria o de los búlgaros me refiero a donde vivo yo, y a la gente que conozco. Obviamente no conozco a todos los búlgaros de Bulgaria. 

1. Los huevos se venden por decenas, no por docenas. 

Al parecer, para medir huevos en Bulgaria siguen el Sistema Métrico Decimal, mientras que España se rige por el antiguo sistema de medida que usaba el número 12 como base. Hace siglos el 12 se usaba como medida por comodidad, ya que el año tiene 12 meses, y además el 12 se puede fraccionar con facilidad (un tercio, una cuarta parte...). 

 
En Internet también he encontrado referencias a los 12 Titanes de la mitología griega y a los 12 Apóstoles. Las cajas pequeñas de huevos si que van de seis en seis, supongo que cinco quedaría raro :)

2. Comen hojas de parra

Hasta que vine a vivir aquí ni se me pasaba por la cabeza que las hojas de parra se pudieran comer! La uva vale, pero las hojas... Los búlgaros las usan para preparar un plato llamado sarmí. Se trata de poner carne picada o arroz en una hoja de parra, y enrollarla haciendo un paquetito. Cuando no hay hojas de parra lo hacen con col en conserva. 

 

3. Te escupen de buen rollo

Esto ya lo conté en otro post, pero la idea es que sirve para "asustar al demonio". Como ya dije, es una tradición antigua y no lo hacen todos, vamos que si alguien os escupe por la calle en Sofía y no es una ancianita, se puede considerar ofensivo.

4. Opa! 

¿Sabéis en la película Mi Gran Boda Griega, que los griegos no paran de gritar "¡Opa!"? Pues aquí también lo dicen, ¡qué risa cada vez que lo oigo! Viene a ser una onomatopeya, que en castellano sería equivalente a "Uy!", "Caramba!", "Mecachisenlamar!" o simple y llanamente, "Mierda!"

Se dice cuando se te cae algo al suelo, cuando tropiezas con algo o con alguien, cuando tu nieto se atraganta con un trozo de pan... Mi suegro lo dice a todas horas.




5. No se compra nada para un bebé antes de que nazca:

Ni ropa, ni juguetes, ni muebles. ¡Yo con esto alucino en colores!  Lo respeto, claro, pero creo que lo más práctico es adelantar todo lo que se puede antes que que nazca un bebé, y tener listo el material. De todos modos ya me he acostumbrado y si compro algo para el bebé de algunos amigos, no se lo doy hasta que haya nacido. 



Tenemos unos amigos búlgaros que nos contaron cómo se organizaron: la futura mamá hizo una lista detallada de objetos, precios y tiendas, y cuando dio a luz el nuevo papá se fue con los amigos más cercanos a comprarlo todo. Esto se hace por superstición, y por eso mismo tampoco se pone nombre al bebé hasta que nace.


Lo dejo aquí para no enrollarme demasiado; habrá otras curiosidades búlgaras en próximas entregas. ¿Qué os han parecido estas costumbres? 

jueves, 8 de mayo de 2014

Típico búlgaro: el escupitajo de la suerte

La primera vez que vine a Bulgaria fue un verano hace diez años. Es un país tan diferente a España que pasé varias semanas de sorpresa en sorpresa, pero lo que más me hizo alucinar fue una extraña costumbre búlgara...



Estabamos en un pueblecito remoto, en medio de la nada, a orillas del Mar Negro. Fuimos a visitar a una pareja de mediana edad, conocidos de mis suegros, y es esas apareció la madre de la anfitriona. Era una abuelita de unos 85 años, que me miró, dijo algo como hgjklkjhgfdfrtyuikjhgfdh (o eso entendí yo), se acercó a mi... ¡y me escupió!

¿Qué haces cuando te escupe una yaya? ¿Se lo devuelves? ¡Porque a mi se me pasó por la cabeza!

En honor a la verdad, ningún lapo volador surcó el aire hacia mi persona, pero lo atribuí a que le faltaban varios dientes y no le había salido bien el intento. Sinceramente me alegré, por la parte que me tocaba, y no contraataqué.

Y menos mal que no lo hice, porque al ver mi cara de alucine uno de los presentes tuvo a bien explicarme que se trata de una antigua superstición búlgara. Parece ser que escupir a los bebés y a las recién casadas aleja al demonio, que puede venir atraído por un exceso de felicidad (es lo que tiene casarse o tener un bebé).


En realidad no se escupe nada, sólo se hace el gesto. Desde entonces me lo han hecho algunas veces más, tanto de recién casada como al nacer mis hijos, pero ahora que sé de qué se trata ya no me sorprende. Simplemente es un gesto para desear buena suerte, y como es una superstición antigua, en la ciudad poca gente lo hace.

 ¿Os han escupido alguna vez, así, de buen rollo? :)

lunes, 5 de mayo de 2014

16 meses

El pequeño microbio ha conseguido llegar a los 16 meses sin ser devorado por su madre ni estrangulado a abrazos por su hermana mayor. Como cada mes voy tomando nota de sus avances para no olvidar los detalles con el paso del tiempo...

Alimentación: sigue comiendo como si no hubiera un mañana, no me repito porque es casi igual que el mes pasado. Sólo hubo un día que rechazó algo, un puñado de setas, pero esto me demuestra que tiene paladar, porque lo de comerselo todo no era normal. Le gusta mucho la fruta, y los plátanos y las naranjas en concreto le vuelven loco, es verlos y empezar a hiperventilar. Este mes ha probado la pizza, no la comemos a menudo y por eso no le había dado antes. Es igualito que yo, le encanta el borde jiji! Así que nos viene genial, porque en casa las pizzas se reparten así: todo el centro con la chicha para mi marido y la mayor, y el borde para el enano y para mi. 


Un reparto muy equilibrado... todos felices!

 Yo ya había empezado a prepararme por si se iba destetando solito, pero al contrario, cada vez es más tetiadicto, y encima ya se sirve solo... El otro día vinieron mis suegros a casa a comer palachinki (típico búlgaro, ya pondré receta) y de repente me levantó la camiseta y me hizo hacer un striptease involuntario. Glups!

Motricidad: cuando ya pensaba que tenía toda la casa a prueba de niños, se me presenta un nuevo desafío... el niño ha aprendido a desplazarse en vertical, es decir trepando. Trepa a las sillas y desde ahí, el mundo es suyo: barra libre de objetos variados encima de la mesa. En cuanto descubre una silla que esté un poco separada de la mesa, se pone a escalar y cuando llega a la cima se incorpora, mira a su alrededor como si acabara de coronar el Everest, y ataca todo lo que haya por ahí: jarrones, cargadores de móvil, vasos, las muñecas de su hermana, sus dibujos.. ¡La pobre niña ya no sabe dónde dejar sus cosas! 

                                                                     Foto de Pete Nice
   Hace unos días me lo encontré de pie encima de mi portátil, que estaba sobre la mesa del comedor. Ha descubierto que puede alcanzar lo inalcanzable si usa las herramientas adecuadas. Cuando quiere algo a lo que no llega, arrastra por media casa un taburete o su baúl de juguetes, lo coloca en posición y lo usa como escalera para llegar al objeto en cuestión. Ayer le pillé de pie en la repisa de la ventana de la cocina! Había trepado a un taburete, de ahí a su trona, y de ahí a la ventana. Menos mal que lo vi a tiempo porque si se llega a caer desde ahí la leche habría sido de aúpa.


Por fin hace torres con cubos de colores y los encaja unos dentro de otros; durante meses intenté enseñarle y no me hacía ni caso, y la semana pasada él solito se puso a ello.

Ha aprendido a chutar pelotas y le pirra jugar a fútbol con su hermana.


Habla: sigue tomandome por el pito del sereno... como mucho balbucea ma-ma-ma-maaa y pa-pa-pa-paaa, pero claramente no tiene ni idea de lo que dice, sólo repite porque llevo meses como una idiota diciendole Pa-paaa y Ma-maaa a todas horas. Por lo que sé, para él "mamá" puede significar cualquier cosa, desde "ponme Baby TV esclava!" hasta "quiero fiesta y me da igual que sean las 4 am".

Sueño: sigue despertándose un montón de veces por la noche para zampar. Hay noches que ya no sé si voy o vengo, incluso alguna vez he tenido que pellizcarme un poco para despejarme, por miedo a que se me cayera el niño al suelo. Cuando ya me he levantado tropecientas veces y pienso que se acerca por fin el amanecer, miro el reloj y sólo son las 4. He tenido que empezar a tomar café para poder funcionar durante el día, y eso para mí es una medida extrema.  

Dentición: ya tiene las cuatro muelas, ahora es una máquina de masticar carne.

Sociabilidad:  sigue con unas pataletas impresionantes cuando se siente frustrado por algo. Se pone histérico y hay que vigilar que no se haga daño, porque le ha dado por golpearse la cabeza contra el suelo a lo bestia. También tengo que protegerle de su hermana; lamentablemente a veces le empuja o le pega cuando se pone celosa de la atención que le damos al niño, pero en el fondo lo entiendo, ha sido destronada.

Esto es todo por ahora, realmente no hay nada especial, es un niño bastante normal... Como he dicho antes, me apunto estas cosas para no olvidarlas en unos años. Y para compararle con su hermana a su edad, lo confieso :)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...