Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 26 de octubre de 2015

Donación solidaria de pelo: mi experiencia

Hace unos meses hice por fin algo que llevaba mucho tiempo queriendo hacer: me corté el pelo. ¿Y qué?, pensaréis. No hice un corte cualquiera. Llevaba el pelo ya por la cintura y me lo corté casi todo para poder donarlo.

 
He dudado mucho sobre publicar esta entrada o no. Creo que es mejor hablar en primera persona sobre experiencias propias que hablar en abstracto, pero a veces la línea entre eso y convertirte en egoblogger es muy fina. Si hablo de mí, de mi familia, de lo que hago yo, ¿soy una egocéntrica, o hablo de lo que conozco bien?

Después de varias semanas he decidido publicarlo, porque aunque me parece que las donaciones deberían ser anónimas, difundir una buena causa vale la pena, y no creo que nadie sea tan retorcido como para pensar que tengo otros motivos.

La donación de pelo no es algo de lo que se hable mucho, pero en realidad es muy simple. Hay personas que por razones de salud, normalmente cáncer, pierden el pelo. Y hay otras personas que tienen pelo para dar y regalar. 2 +2 = 4

Con el pelo donado se hacen pelucas para enfermos de cáncer, principalmente niños. Por lo que sé, hace falta el pelo de cinco donantes para poder confeccionar una sola peluca.

Vamos por partes...


Requisitos para donar pelo:


La mayoría de sitios que aceptan pelo donado para estos fines ponen requisitos parecidos:




Todo muy lógico, ¿no? Que lo que vas a donar esté en buen estado es elemental. La longitud mínima se debe a que varios centímetros de pelo se pierden al coserlo a la base de la peluca.



¿Por qué donar tu pelo?


1. No duele nada.

2. ¡Sólo es pelo! Crece un centímetro al mes aproximadamente, eso es casi un palmo al año.

3. Le ahorras a alguien que sufre una enfermedad terrible el añadido de ir sin pelo. Igual los hay que prefieren un pañuelo, pero tengo entendido que la mayoría lo hacen porque una peluca de pelo natural es carísima (miles de euros) y no se la pueden permitir. En cambio, las pelucas de pelo donado les salen gratis o se paga solamente el trabajo de quien las ha confeccionado (hacer una sola lleva varios días).

En mi caso añado que con dos hijos no tenía tiempo para los cuidados que requiere una melena tan larga, y total, para llevarla siempre apretujada en coletas y moños... Además me han empezado a salir bastantes canas, así que para donar, era ahora o nunca, cuando las canas todavía no habían llegado a la parte a cortar.



¿Cómo se dona pelo?


Facilísimo. Se puede ir a una peluquería o también se puede cortar en casa. Muchas peluquerías te cortan el pelo gratis si es para donarlo, si os interesa consultad esta lista.

Yo opté por la segunda opción, el DIY. Me hice una coleta, unos diez centímetros más abajo de la goma puse otra, y a partir de ahí fui trenzando.  Esto es para que le quede algo de pelo al donante, al menos para melenita corta o bob. Entonces sólo hay que cortar a un par de centímetros de la segunda goma, ¡y listo!





Una vez cortada la trenza, te haces el corte de pelo que quieras, en mi caso un simple escalado. Hay muchos vídeos en YouTube, pero como he dicho antes, la peluquería es otra opción si no quieres arriesgarte.

Antes de lanzarme con este cambio de look extremo, experimenté con esta interesante herramienta online de la revista Elle, en la que puedes subir una foto tuya e ir probando distintos cortes de pelo para ver cuál te sentaría bien.



¿Dónde donar tu pelo?


1. En España, por ejemplo, se puede mandar a Mechones Solidarios o a Pekelucas. También puedes poner en Google "donar pelo" y el nombre de tu ciudad, y te saldrán varias opciones. Normalmente se puede llevar el pelo en persona pero estos sitios suelen dar también una dirección postal para que se pueda mandar por correo.

2. Muchas peluquerías también aceptan pelo para donar, y luego ellos ya lo llevan a algún centro solidario que recoja pelo donado para pelucas.


¿Qué pasa con el pelo una vez donado? En este vídeo de How It's Made podéis ver cómo se hacen las pelucas. Está en inglés pero el lenguaje es sencillo y se entiende bien:


 

Interesante, ¿verdad?


No digo que sea fácil dar el paso; admito que después de diez años con el pelo largo me costó decidirme y he tardado en acostumbrarme al cambio de look, pero es una forma de echar una mano a personas que ya tienen suficiente con su enfermedad, y además ¡se ahorra mucho tiempo y suavizante! :)

¿Sabíais que existe la donación de pelo? Si tuvierais el pelo largo, ¿os plantearíais donarlo para ayudar a enfermos de cáncer? Me gustaría saber vuestra opinión sobre este tema tan peliagudo...:)

lunes, 19 de octubre de 2015

Un paseo por Plovdiv, la ciudad más antigua de Bulgaria

Plovdiv es una de las ciudades más bonitas de Bulgaria, y la segunda más grande después de Sofía. También es la ciudad habitada más antigua de Europa, ya que su origen se remonta a 4.000 años a.C. ¡Tiene 6.000 años, ahí es nada! Han pasado por ahí y han dejado huella macedonios, tracios, persas, griegos, romanos, godos, hunos, bizantinos, otomanos...

Casco antiguo de Plovdiv Bulgaria, Renacimiento búlgaro

Recientemente pude dejar al pequeño con mis suegros por una noche, por primera vez en dos años y medio, y hacer una excursión relámpago de un día y medio con la mayor a visitar Plovdiv, que dista sólo 130 km. de Sofía.

Plovdiv es llamada "la ciudad de la siete colinas" porque, como Roma, se encuentra en un terreno muy irregular que incluye, adivinad... siete colinas! Aunque ahora quedan sólo seis, porque una fue convertida en adoquines para las calles.Y en tres de las colinas restantes está la parte más fascinante de la ciudad: el casco antiguo, propuesto para la lista de Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO.

El casco antiguo de Plovdiv destaca por la excepcional arquitectura de los edificios, además de por la multitud de restos arqueológicos que se encuentran en la zona.


1. Opciones de transporte:

Coche: Lo que hicimos nosotros. Poco más de una hora de trayecto por la autopista A1 desde Sofía. (Gasolina: 40 euros).
Tren: Hay trenes diarios de Sofía a Plovdiv. El trayecto dura unas dos horas.
Avión: en Plovdiv hay un pequeño aeropuerto al que llegan vuelos internacionales.
Autobús: cada hora salen autobuses desde Sofía a Plovdiv. Precio: 15 euros ida y vuelta.  

2. Alojamiento:

Si vais a visitar Plovdiv y necesitáis alojamiento, puedo recomendar el hotel en el que nos alojamos: Alafrangite Hotel (recomendación sincera y no patrocinada). Es un hotelito familiar encantador en el corazón del casco antiguo que en su día fue la mansión de un rico comerciante. 

Es algo complicado llegar en coche porque esas callejuelas zigzagueantes que hacen pendiente no son el terreno ideal para maniobrar, pero el hotel, aunque desde fuera parece pequeño, por dentro es amplio y dispone de plazas de parking gratuitas para clientes. 


El restaurante del Hotel Alafrangite protagoniza muchas postales de Plovdiv.

Nos dieron una habitación enorme muy confortable, y la comida era sencilla pero deliciosa. Al vernos con la niña tuvieron muchos detalles, como sacar Nesquick especialmente para ella en el desayuno. Los búlgaros se vuelcan con los niños. 

La noche nos salió por unos 80 euros, pero justo esa semana tenía lugar la famosa Feria Internacional de Plovdiv y por eso en todas partes habían subido los precios. Normalmente es más barato. 

Opinión Hotel Alafrangite Plovdiv Bulgaria
Nos alojamos en esta bonita habitación abuhardillada. (Imagen: Alafrangite Hotel).

La cena nos gustó mucho y además iba con show de regalo. Al entrar en el restaurante del hotel yo no las tenía todas porque el edificio tiene unos doscientos años, dentro estaba oscuro y parecía que iba a salir el conde Drácula de una esquina. Además, ¡estabamos nosotros solos! 

Y entonces aluciné: pedimos la cena, y al irse el camarero entraron dos abuelitas clavadas a las de Arsénico por Compasión (lo juro, hasta peinados del siglo pasado, y no parecían disfraces!), una se sentó al piano, la otra sacó un violín, y nos estuvieron amenizando la espera hasta que llegó la cena. Entonces se fueron.


3. ¿Qué ver en Plovdiv?

Lo mejor de Plovdiv es el casco antiguo, situado sobre tres de las colinas de la ciudad. Luego si sobra tiempo se puede ver el resto de la ciudad, que también tiene sitios bonitos. 

En el casco antiguo hay dos tipos de cosas que ver: por un lado hay restos arquitectónicos de hace milenios, y por el otro las casas, que son muy representativas del Renacimiento búlgaro (s. XVIII-XIX), y cuya arquitectura es simplemente increíble. 

Casco antiguo Plovdiv, Bulgaria, Renacimiento búlgaro


Las casas son auténticas mansiones de ricos mercaderes del Renacimiento búlgaro, una nueva clase media que surgió enriqueciendose con el comercio, gracias a que muchas rutas comerciales europeas se cruzaban en Bulgaria. 

Las fachadas están profusamente decoradas y llenas de colores brillantes, contraventanas o detalles de madera y frescos. Una de sus características más notables es que cada planta sobresale más o menos un metro más que la anterior, y está apuntalada con vigas de madera.  

¿Vive gente en ellas? ¡Sorprendentemente sí! Muchas son ahora museos o sitios oficiales, pero en algunas todavía viven descendientes de los ricos comerciantes que las construyeron. 

Casco antiguo Plovdiv, Bulgaria, Renacimiento búlgaro

Si no hice 600 fotos ese día no hice ninguna. ¡Estoy enamoradísima de estas casas!

Museo Etnográfico de Plovdiv, Bulgaria, casco antiguo
Museo Etnográfico de Plovdiv (1847)


Como restos de otras culturas antiguas cabe destacar el anfiteatro romano (S. II-III), uno de los 12 que se conservan en todo el mundo; un acueducto romano; la Puerta de Hissar, una de las puertas de entrada a la ciudad en la Edad Media; la iglesia de San Dimitar, la de San Constantino y Santa Helena... 

Y ya fuera del casco antiguo, en la zona más nueva de la ciudad, hay una enorme mezquita de la época del dominio otomano y diversas iglesias. 


Anfiteatro romano de Plovdiv Bulgaria
Anfiteatro romano de Plovdiv


 
Puerta medieval de Hissar, Plovdiv, Bulgaria
Calle medieval y la puerta de Hissar, una de las tres entradas a la ciudad en la Edad Media.



Información práctica: 

- En todo el casco antiguo de Plovdiv las calles son empinadas y empedradas. ¡Llevad calzado cómodo o veréis las estrellas! 

- Si os animáis a visitar la ciudad, aquí se pueden descargar gratis mapas de Plovdiv y del casco antiguo.


Asentamiento tracio, Plovdiv, Bulgaria
Plovdiv desde los restos de un asentamiento tracio del s. XII a.C.

Plovdiv  es un destino turístico muy popular y viene gente de todo el mundo a ver la ciudad. Es uno de mis sitios favoritos de todo el país, y por eso la incluí en mi lista de Qué ver en Bulgaria en una semana.

¿Os ha gustado este paseo virtual por Plovdiv? ¿Qué os parecen las curiosas casas del casco antiguo? 

lunes, 12 de octubre de 2015

Los búlgaros y los idiomas

Uno de los aspectos que más me fascinan de los búlgaros es su capacidad para aprender idiomas. En Bulgaria, casi cualquier persona puede expresarse en al menos un idioma extranjero. La gente de mediana edad y los ancianos suelen saber ruso, por motivos históricos y culturales, y los jóvenes cualquier idioma europeo, siendo los más comunes inglés, español, francés y alemán.

Idiomas del mundo



En España, en cambio, la enseñanza de idiomas es un desastre. No es aceptable que después de 12 años estudiando inglés en el colegio, los adolescentes no puedan formular un par de frases coherentes y correctas. Menuda pérdida de tiempo. No sé qué falla, porque yo hace tiempo que terminé el colegio, pero ese spanglish chapucero da vergüenza ajena.

Y esto lleva a preguntarse ¿por qué? ¿Acaso los búlgaros están más capacitados genéticamente que los españoles para aprender idiomas? De ninguna manera, se trata de algo mucho más simple.

Hace unas semanas lo comentaba en mi página de Facebook, y una lectora me recordaba algo más que evidente: la motivación. En Bulgaria muchísimos jóvenes tienen un objetivo desde que están en el colegio: emigrar. Como ya he contado otras veces, Bulgaria es el país más pobre de la UE. Los sueldos son muy, muy bajos y las perspectivas escasas.

No es extraño, pues, que muchos búlgaros desde pequeños se fijen como meta aprender un idioma europeo que les permita irse al extranjero en cuanto puedan.


mapa europa emigración búlgara Bulgaria
Casi todos los búlgaros que emigran van hacia el Oeste

Los búlgaros aprenden idiomas mucho mejor que los españoles porque tienen una importante motivación para ello. ¿Qué motiva a los españoles a aprender inglés o alemán? ¿Poder ponerlo en el currículum? Pocos se plantean irse de su país desde el colegio; esto suele venir en la edad adulta, cuando ven que no encuentran trabajo en su propio país.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los búlgaros también tienen más facilidades para aprender idiomas desde pequeños. Existen las llamadas gimnazia o liceos de idiomas, que son institutos públicos bilingües.


 
Instituto bilingüe de Bachillerato Miguel de Cervantes, Sofía, Bulgaria
Instituto bilingüe de Bachillerato Miguel de Cervantes, Sofía


Los liceos de idiomas en Bulgaria funcionan así: a los 13 años los niños eligen un idioma de entre los que ofrece el centro, y son separados en clases distintas según por el que se hayan decantado. Entonces, se dedica ese curso escolar exclusivamente a aprender ese idioma. Un curso intensivo, al final del cual ya tienen cierto dominio de esa lengua.

A partir de entonces, los cursos escolares restantes se dan en ese mismo idioma. Los alumnos estudian lo mismo que los demás (Historia, Geografía, Matemáticas, etc.), pero en vez de hacerlo en búlgaro, lo hacen en el idioma que acaban de aprender (excepto las asignaturas de búlgaro e inglés, claro). Esto sirve para practicar y reforzar esos conocimientos, de modo que al acabar el bachillerato, están en condiciones de irse al extranjero si lo desean.

Otra facilidad que hay en este país para aprender idiomas es que en Bulgaria no se doblan las películas, sino que se subtitulan. En el cine (y en la tele casi siempre) las películas están todas en V.O. subtitulada, con la excepción obvia de las infantiles. De hecho, cuando estudiaba búlgaro me ayudó ver películas para niños, y aún ahora veo películas Disney en búlgaro con la mayor.


Esta situación lingüística me provoca sentimientos contradictorios. Por un lado me encanta ver de lo que es capaz la gente joven cuando está motivada, pero a la vez me produce gran tristeza que se vayan. Dejar su patria no debe ser nada fácil para ellos (eso lo entiendo perfectamente) ni para sus familias. Para un país tampoco es nada bueno perder a los jóvenes. Bulgaria envejece, ya que unos se van y los que se quedan tienen pocos hijos porque no se pueden permitir tener más. 

¿Qué les espera a los que se van? Algunos descubren que emigrar no es ningún chollo. Otros consiguen ganarse bien la vida y ya no vuelven. De esta situación también surgen muchas familias multiculturales, niños con dos idiomas nativos, dos culturas, dos países. Si pueden, vuelven a Bulgaria por Navidad, o en verano, lo que ayuda a no perder las raíces.

Y vosotr@s, ¿os apañáis con los idiomas? ¿Os habéis planteado alguna vez emigrar?  

lunes, 5 de octubre de 2015

Mis vecinos búlgaros

Los vecinos no suelen ser amigos del alma, pero ya que viven pegados a nosotros, es mejor llevarse bien con ellos en la medida de lo posible. En mi edificio hay fauna muy variada y a todos mis vecinos búlgaros les he puesto algún mote según su característica principal


El culturista:

Es un treintañero pero ya está casi calvo. No sé si es culturista en el sentido estricto de la palabra, pero desde luego se toma el desarrollo muscular muy en serio. Tiene un almacén en el sótano que ha convertido en un gimnasio casero y está lleno de máquinas de hacer ejercicio: banco de abdominales, remadora, pesas, elíptica... Sus hombros son muy anchos pero su cintura es normal, así que su torso tiene forma de triángulo invertido, como un dibujo animado. Siempre parece que le vayan a reventar las camisetas. 

culturista, músculos, vecino, búlgaro
Seguro que come muchas espinacas.
 
Cuando me cruzo con él suele venir de su gimnasio y va hecho un cristo, pero aunque me pone nerviosa, es muy majo. Una vez que no funcionaba el ascensor subió el cochecito de mi hijo pequeño por las escaleras, sin parar en ningún rellano a recuperar el aliento. ¡Con el niño dentro!


Los jubilados cotillas: 

Un clásico de cualquier bloque de apartamentos. Su única hija se ha ido a vivir al extranjero y ahora que están jubilados se aburren como ostras. Controlan todas las idas y venidas de todos los vecinos y lo saben todo de todos. Se apuntan a cualquier movida. Aunque sean cotillas son majos y muy tolerantes con los niños.

ancianos, pareja mayor, banco
"Cariño despierta, que te toca montar guardia en la mirilla".


El pianista:

No he identificado aún de qué piso procede la música, pero es una maravilla tener un vecino que toca el piano. Cuando llegamos, fuera quien fuera estaba aprendiendo y se le daba fatal, pero ahora toca bastante bien, y aunque llegan amortiguadas por varias paredes, oír sus melodías es un placer.

piano, pianista, música
   

La pasota:

No habla con nadie, no viene a las reuniones de vecinos, no saluda cuando se cruza con alguien por la escalera. Para ella los vecinos son simplemente seres vivos con los que tiene que compartir el oxígeno. Una borde antipática, así que todos nos alegramos de que nos ignore, la verdad. 

Asco, Inside Out, pasota
 

El misterioso:

Sabemos que vive ahí porque va pagando cuando toca, pero no da señales de vida. No se le oye, no asoma la nariz, y nadie parece saber siquiera qué aspecto tiene. Periódicamente nos inventamos historias sobre él, desde que es un testigo protegido del Gobierno a que tiene algún negocio clandestino en el comedor.

hombre misterioso


El soltero:

Sólo salen tres sonidos de su piso: los correteos de su perro pasillo arriba y abajo; los gemidos de su somier cuando consigue ligar, y música fuerte y risas hasta las tantas cuando invita amigos los fines de semana. A mi no me molestan en absoluto porque total, mis hijos son más ruidosos que él, y por la noche caigo en coma profundo nada más apoyar la cabeza en la almohada. Lo que tiene el agotamiento materno. 

 
Paul Rudd, vecino ligón, soltero
No es tan mono como Paul Rudd, ¡ojalá!


El mafioso: 

No es un mafioso de verdad (al menos que yo sepa), pero le bauticé así mentalmente cuando me vine a vivir aquí. Cincuenta y pico, casi calvo, bizco y suele pasearse por las zonas comunes con el mismo atuendo que por su casa: pantalones cortos y camiseta interior negra de tirantes, tanto en invierno como en verano. 

vecino mafioso

Como tiene cocina americana, cuando tiene invitados instala su barbacoa portátil en el patio, o en el garaje si es invierno, porque a su mujer no le gusta que le deje el comedor lleno de humo y olores. Adora ser anfitrión, es el que siempre organiza las cenas de vecinos, en las cuales siempre lleva, cómo no, su camiseta interior sin nada encima.

Su mujer también parece la mujer de un mafioso: muy elegante, no trabaja fuera de casa, tiene el piso decorado a todo lujo (y con muy buen gusto), y lleva siempre prendas o complementos con print animal.

Esta pareja es un ejemplo fantástico de por qué no hay que juzgar a la gente por su aspecto: son con diferencia los más amables y educados del edificio. Él siempre me abre las puertas cuando voy con los niños, ella es la simpatía personificada. Además, la veo a menudo por la calle, cuando sale del supermercado, ofreciendo algo de su comida a la gitana que suele esperar fuera, o dandole unas monedas a alguna jubilada que pide en una esquina.

Y sobre todo, lo que más les agradezco es lo de las zapatillas. Cuando escribí sobre la costumbre búlgara de llevar siempre zapatillas por casa, conté que los vecinos de abajo se habían quejado de que las mías hacían mucho ruido, y me hicieron probar varias hasta que dimos con unas suficientemente silenciosas. Pero desde que nació mi hijo pequeño, que es de alta demanda y bastante ruidoso (alaridos, objetos al suelo constantemente), no han abierto la boca a pesar de vivir justo debajo y tragarse todo el ruido. 

Los búlgaros en general suelen ser muy buenos con los niños. Estos en concreto entienden perfectamente que los niños son niños, que juegan y que hacen ruido, y tienen mi gratitud eterna por eso.

Aunque cada uno tiene sus cosas, en general no me puedo quejar de vecinos. Me pregunto qué opinan ellos de nosotros, porque en casa es inevitable que los niños tiren cosas al suelo, que griten cuando se pelean...

¿Cómo son vuestros vecinos? ¿Os llevás bien con ellos?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...