Navidad expatriada ¡y concurso navideño!

Los expatriados siempre vivimos las fiestas navideñas con más intensidad que el resto de la gente. Una de dos, o vamos a la patria a pasar las fiestas, algo que esperamos con mucha ilusión, o nos quedamos en el país de adopción con la pequeña amargura de que nos faltan familiares y amigos.


Navidad Expatriada Mamá en Bulgaria


Un año más, voy a pasar las Navidades como expatriada en Bulgaria. Esta vez no me supone un gran problema, porque estuve en España hace poco (se casaba uno de mis hermanos). Además, cuando fui descubrí con gran alegría que ya se vendían dulces navideños, y me pude traer turrones, polvorones etc... ¡Ya estoy satisfecha!  porque ¿qué es la Navidad sin turrones para un español?

Realmente creo que aunque unos se adapten mejor que otros, todo expatriado pasa por varias etapas en su proceso de adaptación. Yo he pasado por estas:


1. La emoción: 


¡Me iba a mudar a otro país! ¡Menuda aventura! En esa época, 2008, aún no había empezado el éxodo masivo de jóvenes al extranjero, y mudarse a otro país era algo bastante nuevo.

Emoción Alegría Inside Out


2. La angustia: 


Ay Dios mío, ¿qué hago yo en Bulgaria?, me decía. ¡Bulgaria! No Francia, Italia o Inglaterra. ¡Bulgaria! Si yo no sé búlgaro! Si esto está muy lejos de mi casa! No conozco a nadie! Socorro! En mi caso además, me mudé con un bebé de 3 meses y  se me juntaron el postparto y una mudanza internacional. Demasiado para el cuerpo.

Angustia Miedo Inside Out


3. El rechazo: 


Esta etapa me avergüenza bastante, igual que la 4, pero por lo que tengo entendido es habitual entre los expatriados. Me pasé mucho tiempo (mucho) encerrada en casa, no quería salir, no quería comer comida local, me negaba a hacer turismo para conocer mi nueva ciudad y me molestaba si me hablaban en búlgaro porque no entendía nada.

Rechazo Asco Inside Out


4. La autocompasión: 


Pobre de mí, soy una víctima, la vida me ha tratado mal, no me merezco esto. 

Autocompasión Tristeza Inside Out


5. La añoranza: 


Todo lo de España me parecía mejor. En Barcelona el clima es mejor que aquí, me decía. No hace tantísimo frío. Hay jamón. Bla, bla, bla. Uno acaba idealizando su patria como si fuera la Tierra Prometida. 


6. El despertar: 


De repente un día me di cuenta de que esa espiral de añoranza y autocompasión no servía de nada. Era ridículo. Empecé a estudiar búlgaro y a aprender todo lo posible sobre mi nuevo país. Empecé a socializar y a conocer gente. Me di cuenta de que hay poca información sobre Bulgaria en español, y abrí un blog. 

Estudiar búlgaro libro diccionario
Con estos dos amigos aprendí búlgaro


7. La adaptación: 

Sin duda la mejor etapa, porque es el resultado de mucho esfuerzo, y empezar a ver resultados produce una gran satisfacción. Sobre todo saber el idioma ayuda muchísimo a sentirte más incluida. Eso sí, la adaptación no es un día, ni un mes. Es la etapa más larga de todas. Hay que ser constante y trabajar en ello cada día.    
 

El problema es que este proceso no termina al llegar al punto 7.
Muchas etapas se repiten, como el ajo. Crees que estás bien, feliz y adaptada, y de repente por lo que sea ¡zas! vuelves a la autocompasión o a la añoranza, o incluso al rechazo. Creo que es normal, somos humanos, pero hay que ser fuerte y luchar, porque un poquito de autocompasión no hace daño, pero mucha te amarga el expatrio. ¿Y quién quiere vivir angustiado?



Hay que encontrar un término medio, es normal echar de menos nuestro país, nuestra familia y nuestros amigos. Pero también hay que saber disfrutar de la vida.




Concurso: ¡Vuelve a casa por Navidad!


Si también vais a pasar las Navidades lejos de la familia, por el motivo que sea, sabed que ¡aún tenéis una oportunidad de ir a casa por Navidad! La conocida empresa de delicias navideñas El Almendro ha puesto en marcha un año más su concurso  "Vuelve a casa por Navidad"


El premio es un pedazo de regalo para un expatriado: nada menos que 10 afortunados podrán ganar un billete de avión de ida y vuelta a casa ¡desde cualquier parte del mundo!

Vuelve a casa por Navidad El Almendro


¿Cómo participar? Facilísimo, sólo hay que entrar en la web del concurso (he puesto el link más arriba) y seguir estos pasos:


1.  Rellenar un pequeño cuestionario con datos básicos del participante, el viajero y el viaje.  

2. Subir un vídeo cortito contando la historia más emotiva que se os ocurra. 

3. Conseguir un mínimo de 30 votos para poder pasar a la selección final. Esta parte no es complicada, basta con pedir un click a familiares y amigos.


Plazo: tenéis hasta el 8 de diciembre para subir el vídeo

¿Vais a volver a casa por Navidad? :)


13 comentarios:

  1. Ya había visto el concurso de El Almendro y la verdad es que me encantó.

    El turrón gusta en todas partes aunque no celebres la Navidad jejeje mi familia saharaui lo adoran y son musulmanes. De hecho les he mandado de sorpresa porque les encanta.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo hacen cada año creo, a mi me sonaba del año pasado. El turrón, no me extraña que les guste a los saharaui jeje, azúcar y almendritas! :)

      Eliminar
  2. Entrada muy chula!!
    Que sí... que en España no se vive mal... no te digo que no... Pero que me pica cuando hay quienes dicen que la crisis no fue nada y al miras a atrás... y ya ves... 4 de cada 6 jóvenes de tu edad... viviendo fuera de España (jaja no todos serán por crisis... ) Esa es tu estadística... La mía es un hermano de 3 vive a miles de km. Y no sé cuántas amigas igual.
    Un poco triste cuando no es lo deseado.
    Y complicado en estas fiestas, seguramente!!
    Pero con turrón... todo se lleva mejor. Aunque yo soy más de chocolate en cualquiera de sus formatos. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría no eligen el expatrio como primera opción, pero bueno, es lo que hay. Al menos tener trabajo, aunque sea lejos!
      Mi turrón favorito también es el de chocolate! ;)

      Eliminar
  3. Mi marido y yo tuvimos una muy buena experiencia en Alemania porque una de las familias de la Bundeswehr nos adoptó. Estuvimos en su casa para Navidad durante los cuatro años en ese país.

    Recuerdo turron del carnicero español. Su nombre era Julio y cada Navidad le daba uno a sus clientes. Puedes romperte los dientes con eso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh eso es un fenómeno muy curioso y poco habitual! Ser adoptado por los nativos jajaja! Qué envidia...:)

      Eliminar
  4. Yo fui expatriada por tiempo, un par de años, y en inglaterra, aunque era otra epoca, eso sí, no había whatsapp ni roamings y hablabamos con la familia con el plan "europa 15" contando los minutos para no pasarnos y enviadno de vez en cuadno SMS a 1 euro los 120 carácteres. Pero lo recuerdo con mucho cariño, todo y que es cierto que pasas por un montón de emociones diferentes... ¿has participado en el concurso tu? ¡para ir a votarte! Un abrazo muy grande y que paséis una navidades geniales estéis donde estéis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, eso de contar los minutos lo recuerdo bien. Qué tiempos, eh? Me siento muy vieja. Ayer mismo mi hija vio una cinta VHS y le tuve que explicar lo que era.
      Yo no puedo participar aunque quiera, porque ya me he comprometido a pasar las navidades con mis suegros. Están solos sabes? Y si nos vamos se quedarán solos todas las Navidades, no tienen a nadie más.

      Eliminar
  5. Hoy he descubierto tu blog a traves del de todocooking.com. Y no sabes la gracia que me ha hecho leer tu post, yo vivo en California desde 2008 también y he pasado y sigo pasando por todas esas etapas que tu cuentas. Ya con el tiempo te acostumbras a todo lo que al principio te parecía rarísimo, creo que después del primer año ya estaba todo un poco bajo control... (mas o menos). Pero si, lo de las etapas, voy dando tumbos como tu je,je. Gracias por esos post tan estupendos, te sigo a partir de ahora. Ana

    ResponderEliminar
  6. TodoCooking? Me han enlazado o algo? Les sigo en Facebook pero no he visto nada. Me encantan las recetas que comparten!
    Respecto a las etapas del expatrio, imagino que cada uno las vive de forma distinta, pero suele haber una base común. Y como dices, el primer año es el más complicado, luego ya se va calmando la cosa. Es durillo, pero se puede, no crees? :)

    ResponderEliminar
  7. Aqui tienes el enlace por si no te encuentrasÑ
    http://todocooking.com/mekitsi-tortas-bulgaras-yogur/
    Ana

    ResponderEliminar
  8. Hola! Me encanta tu entrada, me idéntico contigo. Yo también soy "expatriada" (aunque me gusta llamarme "viajera" quizás por lo mismo que has dicho, me duele no verme en mi país). Soy mexicana y estoy casada con un búlgaro. Vivimos en Alemania. Amo Bulgaria, lo visitamos muy seguido y aquí convivo con muchos búlgaros que me han tratado de maravilla. Apenas he descubierto tu blog (llegue aquí por instagram) me servirá mucho. Gracias por tomarte el tiempo para compartir sobre Bulgaria. Tienes razón no hay mucha información en español. Apenas llevo 2 años viviendo fuera y no hablo alemán, pero me anima leerte empezaré a pelear en contra de ese miedo. Muchas gracias, estaré pendiente de tus publicaciones.

    ResponderEliminar
  9. Pues he pasado las navidades del 2016 en sofia, mi novia es de allí y estuve desd el 20 al 27, la verdad me he enamorado de la ciudad y de su familia, la comida, los precios y el metro muy simple y rápido, banitsa, glutenitsa, el queso!! La carne!! Ensaladas y verduras, todo muy barato, fan numero uno de los restaurantes happy, en fin, me faltaron dias para conocer mas, la iglesia de alexander me dejó tonto... en fin, me encantó

    ResponderEliminar

Vuestros comentarios enriquecen este blog. ¿Quieres dejar tu opinión?

© Mamá en Bulgaria. Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.