Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 25 de noviembre de 2013

Circo Balkanski

Este fin de semana dejamos al bebé con mis suegros y fuimos con la mayor al Circo Balkanski, que estos días está en Sofía. Intentamos salir de vez en cuando solos con la niña, porque tiene celos de su hermano y a veces le damos un poco de protagonismo para que vea que no la han "destronado".


Lo pasamos bien, fue interesante porque el año pasado fuimos al Circo del Sol, y es completamente diferente; creo que nunca había ido al circo "tradicional". Cada entrada para los adultos nos costó el equivalente a 10 euros, y para la niña 5 euros.


Como en todos los circos había payasos y equilibristas, pero no hablaré de ellos porque no puedo decir nada nuevo: unos te hacen reír, otros te ponen el corazón en un puño, que si se caen, que si no.. Además es algo que todo el mundo conoce, y prefiero hablar de los números más "diferentes".


Había un pseudo Indiana Jones, que estuvo un rato sacando serpientes, cocodrilos de dos metros y escorpiones al ritmo de la banda sonora de John Williams, de la cual soy súper fan por cierto.


Esta fue sin duda mi parte favorita del show: La Esfera de la Muerte. Me dejó boquiabierta, y no es una expresión; literalmente mi mandíbula inferior descendió varios centímetros...


Como veis en las fotos, se trata de una esfera metálica de unos 7 metros de diámetro. Entraron ocho motoristas, todos muy jóvenes, y empezaron a circular todos a la vez por dentro de la esfera.


Al coger velocidad, cada vez circulaban más arriba por las paredes de la esfera, cruzándose unos con otros varias veces por segundo en una coreografía exacta como un reloj suizo. Un segundo de error y habría papilla de motoristas y motos.


En un momento (cuando aún había sólo cinco motos) apagaron las luces y se encendieron otras en las motos. ¡Fué una pasada! En cuanto salieron de la esfera, mientras el público aún aplaudía, aprovechamos para irnos, porque ese era el último número y no queríamos encontrarnos con una estampida humana a la salida. Fue una tarde muy bien empleada.

¿Habéis ido al circo con niños? ¿Iríais a ver la Esfera de la Muerte si el Circo Balkanski fuera cerca de donde vivís?

lunes, 11 de noviembre de 2013

Típico búlgaro: muertos en los árboles.

Una costumbre búlgara interesante es la de poner esquelas por la calle. Lo hacen de una manera muy particular y a mi me fascinó desde el día en que llegué a este país. 

Las esquelas se imprimen normalmente en tamaño DIN A4, y se cuelgan por la calle, en los alrededores de la vivienda del fallecido o de sus familiares. Se pueden ver en las fachadas, en los postes de la luz, y en las puertas de las casas. Hay infinidad de sitios donde los búlgaros anuncian la muerte de sus seres queridos. Yendo por la calle de cualquier pueblo o ciudad de Bulgaria se pueden ver estas curiosas esquelas.


esquelas fallecidos Bulgaria


Esto es una tradición, es decir algo que se suele hacer, pero no significa que todo el mundo siga esta costumbre. Cuando alguien fallece, normalmente gente mayor, la familia lleva luto aproximadamente un mes, y se empapela con necrológicas la zona cercana a la casa, es decir, la puerta de la vivienda, y unas cuántas por los árboles y fachadas cercanos. La idea es dejarlas ahí hasta que las inclemencias del tiempo acaben con ellas. Últimamente he visto algunas que hacen una pequeña "trampa", es decir que en vez de colgar el papel directamente, lo meten en un plástico transparente, con lo que se vuelven casi eternas (así no vale hombre...).




esquelas fallecidos Bulgaria


La esquela se cambia varias veces: cuando se cumplen 40 días, 6 meses, un año, dos años y cinco años del fallecimiento. Hay una serie de normas para cada una de ellas, por ejemplo si lleva foto o no, si es a color o en blanco y negro... todo esto depende de qué aniversario se conmemora. 

Es una costumbre curiosa pero ya me he acostumbrado a ver caras de fallecidos por la calle y ya no me extraña; al fin y al cabo, sólo se trata de recordar a los seres queridos.



esquelas fallecidos Bulgaria



En Bulgaria todo se celebra con comida, tanto lo bueno como lo malo, así que cuando se cumplen 3 meses, 6 meses y un año de la muerte, la familia prepara la comida favorita del fallecido en grandes cantidades y se reparte entre familia, amigos, vecinos y conocidos. Una forma más de mantener vivo el recuerdo.

 Yo en España nunca he visto pero quién sabe... ¿Conocéis algún otro país en el que se haga algo parecido?

miércoles, 6 de noviembre de 2013

¿El Ratoncito Pérez o el Hada de los Dientes?

Actualmente en casa pasamos por una época bastante dental. Al pequeño, que tiene casi un año, le están saliendo dientes de un día para otro y la mayor me tiene en ascuas porque creo que en cualquier momento empezarán a caersele. Le baila un incisivo inferior, lo cual tiene lógica porque es el primer diente que le salió.

Esto me crea un pequeño dilema... Mis hijos son tan búlgaros como españoles, y a veces tengo que adaptar un poco las costumbres de uno y otro país para que no se hagan un lío. Por ejemplo, los regalos de Navidad a mi siempre me los traían los Reyes Magos el 6 de Enero, pero en Bulgaria los regalos los trae Santa Claus el día de Navidad, de modo que tenemos que invitar al gordito de rojo y no a la realeza, porque después de todo vivimos en Bulgaria y hay que adaptarse a las costumbres locales. También creo que es mejor que en el colegio no se confundan al hablar con sus amiguitos, y al fin y al cabo, ¿qué más da quién crean que les trae los regalos, si los voy a comprar yo?



Ratoncito Pérez o Hada de los Dientes



El dilema cultural que tengo ahora es quién le va a dejar un regalito a la niña a cambio de sus dientes, ¿el Ratoncito Pérez o el Hada de los Dientes, que es la encargada de Bulgaria? He estado investigando un poco por Internet para conocer las costumbres de todo el mundo respecto a los dientes caídos:


- El Ratoncito Pérez (o Ratón Pérez, o ratón de los dientes) se encarga de los países hispanohablantes.

- En Irlanda e Italia hay un duende de los dientes (el italiano se llama Fatina y come ratones).

- En las Tierras Bajas de Escocia el diente lo recoge una extraña criatura mitad hada, mitad ratón de color blanco. 

- El Hada de los Dientes se ocupa de el resto de Europa.

- En los países asiáticos el niño tira el diente caído al tejado para pedir a cambio que le crezca el diente "de niño mayor".

- En países del Este como Jordania, Palestina o Egipto, el diente se tira al aire.


 El ritual es muy parecido tanto para el Hada de los Dientes como para el ratoncito Pérez: el niño coloca el diente caído debajo de la almohada o en la mesita de noche, y la criatura mágica de turno deja a cambio un regalito o una moneda al recogerlo. La idea es distraer al niño con la fantasía y el regalito para que no se preocupe ni se asuste por algo que es perfectamente normal.

Después de recopilar esta información, me dispuse a tantear el terreno explicandole a la niña que en algún momento no muy lejano se le caerá el primer diente, y que un ratón o un hada le dejará un pequeño regalo a cambio. Reaccionó bastante mal, asegurando que ninguna rata se llevará sus dientes. Mmmm pues vale, algo he hecho mal.

A continuación, busqué cuentos sobre el Ratoncito Pérez a ver si conseguía que el ratón le caiga bien, y le he puesto la película "Pérez, el ratoncito de tus sueños", que es preciosa y está todo muy bien explicado, os la recomiendo. Además, le he aclarado que el diente se le caerá igual, que el ratón no se lo arrancará, sino que un avez se le haya caído se lo cambiará por un regalito. Se le ha pasado el enfado al oírlo.

Por último, ¿qué tipo de regalo deben traer el ratón o el hada? Yo tengo claro que ni dinero ni dulces, porque aún es pequeña para tener dinero y ya come suficientes dulces, pero ¿qué tamaño de regalo? ¿Una chorradita de los chinos? ¿Algo más grande, como una muñeca o un juego de mesa? Hay que tener en cuenta que un niño tiene 20 dientes y eso son muchos regalos, así que quizá mejor un detallito.

¿Quién deja regalitos a cambio de los dientes de vuestros hijos, el ratoncito Pérez o el Hada de los Dientes? ¿Qué tipo de regalos suele dejar?  



https://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=MamEspaolaEnBulgaria

sábado, 2 de noviembre de 2013

10 meses

Vuela el tiempo y ha pasado otro mes... El peque cumple 10 meses, he aquí sus pequeños avances.
 Alimentación: Aparte de leche come lo que comemos nosotros, obviamente adaptado a su edad, es decir a veces cuando preparo la comida de toda la familia aparto un poco para él antes de añadir sal y condimentos, o le corto la comida en trozos que pueda agarrar con la manita. Le pirra la fruta; la manzana y el plátano se los doy enteros y va royendo él solito, y otras frutas como la pera se las corto en 4 trozos y le voy dando de uno en uno. Como este apartado es prácticamente igual que el mes pasado, no lo voy a repetir que si no el post se hace eterno. Sólo añadir que disfruta tanto la comida "de mayores" que tengo que ofrecerle la leche primero, si no no quiere ni verla :)

Movilidad: hace un par de semanas que camina y ya puede recorrer una habitación sin apoyo; aunque muchas veces se cae de culo, se ríe y vuelve a probar. Le gusta muchísimo estar de pie, y esta semana ha decidido que no quiere comer ni bañarse sentado. Tengo que dejarle caminar a sus anchas, y cuando traga lo que tiene en la boca viene a por más. Este arreglo funciona de momento, pero el del baño no tan bien... A ver, ¿cómo se baña a un bebé que está de pie en la bañera? He calculado y necesitaría 3 manos, pero sólo tengo 2...

Dentición: sigue con los 6 incisivos del mes pasado y no hay más a la vista.

Sociabilidad: érase un bebé a una madre pegado... Los niveles de mamitis han llegado a un punto muy alto y mis nervios empiezan a resentirse. No puedo apartarme de él ni un metro, porque se pone histérico y sus ojos arrasados de lágrimones me miran acusadores: "¡Mala madre!". Por ahora tengo que pedir a su hermana que le distraiga para poder ir a poner una lavadora o calentar la cena. O eso, o darle la manita y llevarmelo conmigo por toda la casa.

Sueño: Sin novedad. Tres siestas diarias aunque muy cortitas, y varios despertares nocturnos para zampar. Zzzzzz...

Habla: silabea cuando está contento pero por ahora ni rastro del ansiado "ma-má!". De todos modos se comunica bastante bien, por ejemplo se para ante una puerta cerrada, la mira y me mira y suelta grititos que van subiendo en intensidad. Eso equivale a "Mamiii abreme la puerta que quiero explorar!".

Por otro lado le hemos puesto la tercera dosis de Prevenar (el equivalente aquí, que tiene otro nombre), y el año que viene le tocará la última. Después de Navidad le pondremos la vacuna de la tuberculosis, que como mencioné, aquí se recomienda mucho ponerla. Pesa 10 kg y mide 74 cm, nada destacable por ahí, cada bebé tiene sus medidas y aunque haya una media no pueden ser todos iguales.

Y ahora que me acuerdo, ¡tengo que hacerle la foto mensual con la corbata! :)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...