Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 25 de agosto de 2016

Los envíos de expatriada

Todo el que vive lejos de su patria echa algo de menos, y el que diga que no, miente como un bellaco. Familia, amigos, idioma, lugares conocidos... Y objetos. Porque en el fondo todos tenemos un puntito materialista. Y cuando no puedes ir a tu país más que de higos a peras, llegas a conocer bien el apasionante mundo de la paquetería internacional.


Paquetería cajas


Antes de vivir expatriada creo que no había mandado ni recibido un paquete en mi vida, sin embargo ahora parece que sea una traficante o que tenga una tienda porque no paro y hay mensajeros que ya me conocen.

¿Qué contienen mis paquetes?

1. Comida española.

Inevitable. En general me he adaptado bastante a la comida búlgara, pero siempre hay alguna cosilla que uno echa de menos. Algunos productos los tiene Lidl un par de veces al año en la Semana Ibérica, y aunque la calidad es regular, tienen tomate frito y sólo por eso ya tienen mi gratitud eterna.  Pero no sólo de Lidl vive un expat, y los paquetitos con delicias españolas siempre son bienvenidos.

catálogo Semana Ibérica de LIDL
Tienen cosas raras, como mermelada de tomate o tortilla con chorizo, pero es lo que hay. XD


Otra vez que tenía un ataque bastante fuerte de morriña recibí un gran paquete de Madrid que incluía, entre otros regalos, aceitunas rellenas de anchoas, aunque mi hija mayor las hizo desaparecer en un plis. Porque tengo una hija que a veces desayuna ¡aceitunas con queso! ¿Tendrá algún ancestro griego?

En otras ocasiones he llegado a recibir jamones, lotes enteros de delicias navideñas, detalles como Lacasitos, ¡y hasta piñones! para hacer panellets (dulces típicos de Todos los Santos) para la Castañada. Cosas sin las que se puede vivir, pero que alegran la soledad del expatrio.

A veces los envíos se tuercen. El año pasado una amiga de Barcelona se tomó la molestia de mandarme unos turrones, cuando le dije que no podía ir a España por Navidad. Le debió costar más el envío que los turrones, y ¿qué pasó? Los turrones viajaron a Bulgaria, por alguna razón no me los entregaron, y volvieron a Barcelona. Meses después (aguantó sin comerselos, eso es amistad) me dio en mano el sufrido paquete, y me los pude traer a Bulgaria en la maleta.

2. Regalos.

Realmente no mando regalos a todo el mundo, ni tampoco los recibo sin parar. En estos casos lo más práctico es hacer envíos grupales.Yo lo que hago es ir recopilando estas cosas (pequeñas) y de higos a peras hago envíos comunitarios, en los que incluyo una lista especificando para quién es cada cosa.

regalos azul


3. Ropa infantil.

Sí, ropa. Porque cuando vives en tu país y tienes tu grupito de amigas y conocidas, si también tienen hijos es habitual el intercambio de prendas infantiles entre madres. Con lo rápido que crecen los niños, a menudo quedan muchas cosas casi nuevas, y ¿qué hacer con un abrigo o un montón de jerseys en perfecto estado? No se puede guardar todo en casa hasta tener nietos.

Ropa infantil niña burbujas


Algunas prendas se pueden dar a caridad, por ejemplo en Bulgaria hay campamentos de refugiados sirios (tengo que averiguar dónde hay que llevar las bolsas).

Pero algunas veces intercambio cosas con otros expatriados, por ejemplo tengo una buena amiga en Eslovenia, y aunque normalmente intercambiamos regalos a través de su marido, que suele venir por trabajo a Bulgaria, alguna vez sí que nos hemos enviado paquetes de ropa o comida por mensajería.

Es cierto que a menudo sale más caro el envío que el contenido del paquete, así que para ahorrar un poco sale a cuenta buscar la mejor opción en un comparador de envíos online. Este verano me han hablado de uno llamado Sendiroo; he estado mirando la web y parece un proceso bastante sencillo. Simplemente se introducen las medidas y el peso del paquete, origen y destino, y en unos segundos te dice la opción más económica. Te lo van a buscar a casa y lo entregan directamente al destinatario, así que no hace falta llevar el paquete a ninguna parte.


4. Libros y prensa en español:

Sinceramente, ya he dejado de comprar libros en España porque el envío a Bulgaria siempre es muy caro y no sale a cuenta. Durante varios años me he conformado con libros digitales, pero realmente todo lector que se precie quiere sentir de vez en cuando el tacto del papel y darse el gusto de pasar páginas en vez de darle a un botón en el lector electrónico.

Kindle


Con el tiempo he ido encontrando opciones. En Sofía, si se busca un poco, se pueden conseguir libros en español:

La biblioteca del Instituto Cervantes: le voy a sacar a mi hija el carné de la biblioteca para que pueda leer cuentos en español. Estuve hace poco y tienen una buena sección infantil que van ampliando constantemente. Y la de adultos es mayor.

Biblioteca Instituto Cervantes Sofía


También me han hablado de la biblioteca de la Consejería de Educación, al lado de la embajada española. Me la recomendaron el otro día pero no podré ir hasta que vuelva a Sofía. Siento curiosidad...

¿Mandáis o recibís paquetes con frecuencia? ¿Suelen llegar en buen estado?

lunes, 22 de agosto de 2016

Obzor, la nueva perla del Mar Negro.

Obzor es una pequeña ciudad situada en la costa búlgara del Mar Negro, justo a medio camino entre Varna y Burgás. Pertenece al municipio de Nesebar y a la provincia de Burgás. Hace poco escribí sobre la cercana Nesebar, y aprovechando las vacaciones en la costa iré escribiendo sobre diversos lugares de la costa búlgara que merece la pena ver.

Mapa Obzor Bulgaria


Como muchas poblaciones costeras de Bulgaria, Obzor tiene su origen hace miles de años. Los tracios la llamaban Navholos, en el siglo I a.C fue
una colonia de Mesembria (actual Nesebar) que los griegos llamaban Heliópolis; más tarde los romanos la rebautizaron como Templum Iovis, luego los otomanos Gözeken, y el actual nombre de Obzor lo tiene sólo desde 1936.

Tiene apenas 2.000 habitantes, pero en los últimos años, durante julio y agosto su población se multiplica por diez, ya que vienen turistas de numerosos países a pasar sus vacaciones (principalmente rusos, escandinavos y de países balcánicos).

En los últimos 10 años ha experimentado un gran cambio y se ha convertido en un destino turístico muy codiciado en el Mar Negro. Se han construido recientemente muchos hoteles de cadenas internacionales, lo que aumenta en gran medida la capacidad de alojamiento del pueblo, que hasta hace relativamente poco contaba sólo con algunos hoteles de tamaño mediano y las habitaciones que alquilan los habitantes a los turistas.



Cartel alquiler habitaciones Obzor Bulgaria
"Habitaciones libres" y "Vendo miel de abeja". Así sobreviven muchos ancianos en las pequeñas zonas turísticas.

De hecho algunos de estos macro hoteles están sospechosamente cerca del mar, literalmente en la arena, y alguna vez se han llegado a inundar las plantas bajas si coincide marea alta con oleaje fuerte. Esto indica que probablemente en algún momento alguien se ha pasado la Ley de Costas por el forro. Chanchullos de este tipo hay en todos los países cuando hay dinero de por medio. 

Playa Obzor Bulgaria
La playa de Obzor. Al fondo a la izquierda se puede ver un edificio de apartamentos ¡en la arena! No puede ser legal.


Nosotros vamos a ver Obzor cada año, básicamente porque en el pueblo de los suegros no hay ni tiendas ni restaurantes, ni una mísera farmacia, y para comprar comida tenemos que acercarnos a poblaciones más grandes (o sea, cualquier otra). La primera vez que estuve en Obzor no había casi nadie y ahora en agosto está petado, pero en junio y la primera mitad de julio es genial, y también la primera de septiembre.

¿Qué tiene de atractivo Obzor?


1. Una playa fantástica.  

La playa de Obzor es una enorme bahía de 10 km (dicen que es la más larga de Bulgaria), con arena fina y dorada, y agua limpia. Como toda la costa búlgara, esta playa también está orientada al Este. Todavía no está tan masificada como otras playas del litoral, y aunque agosto es el mes más concurrido, aún se puede plantar la sombrilla sin estar pegado al vecino. 

Playa Obzor Bulgaria
Estas no cuentan porque son las sombrillas que ponen los hoteles.

Algún año ha habido medusas, pero no es lo habitual. Hay socorristas cada poco, pendientes de la gente, y los bañistas suelen ser jubilados o familias con niños pequeños, es decir que el ambiente es relativamente tranquilo.

Para los más inquietos hay numerosas actividades aventureras, como windsurf, parasailing, motos acuáticas, etc.

Windsurf en Obzor, Bulgaria
 

Lo que más me gusta a mí de esta playa (podéis reíros) es que la gente es normal, con aspecto normal. Gorditos, delgados, fofisanos, piel blanco nuclear o rosa gamba... No hay bañistas del tipo supermodelo mega fashion que te hacen sentir fatal. ;) 


2. El parque de Palmas: 

El parque de Obzor está al lado de la playa, de hecho una parte llega hasta la arena. No es muy grande pero está muy bien cuidado, hay columpios para los más pequeños, fuentes, bancos, glorietas, mucha sombra... Ideal para ir con niños o sentarse a comer un helado o una rica palachinka (crep). Hay un pequeño teatro que se utiliza para conciertos y eventos similares, y se pueden ver restos del templo romano de Júpiter. 

Parque de Palmas Obzor Bulgaria



3. El centro de Obzor: 


Hay una hermosa fuente en la cual están escritos los 7 nombres de la ciudad, una torre del reloj, un ajedrez gigante... Los habitantes de Obzor ponen todo el verano stands de souvenirs, material de playa, comida para llevar, etc. Agobia un poco pero es bonito y al fin y al cabo, viven de esto.

La fuente y la torre del reloj Obzor Bulgaria


En verano suele haber espectáculos gratuitos de música y baile. La última vez que fuimos, por ejemplo, había un bonito show en el centro en el que adolescentes de varios nacionalidades representaban los bailes típicos de sus países, vestidos con trajes tradicionales. Por lo que me contaron, les invita el Ayuntamiento y se pagan las vacaciones dando varios espectáculos de ese tipo. 

En Obzor hay también un pequeño museo que reúne una colección histórica y etnográfica con objetos que comprenden desde el siglo V a.C hasta la actualidad. Eso sí, confieso que nunca lo he visto abierto y tiene pinta de abandonado. 

Además hay una pequeña iglesia ortodoxa que por dentro es simplemente maravillosa, con unos frescos muy coloridos y alegres, y un iconostasio precioso.

Iglesia San Yoan Predtecha, Obzor, Bulgaria
Iglesia Sv. Ioan Predtecha







Durante el verano hay muchos bares, clubs, restaurantes, y hasta una discoteca en las afueras, aunque casi todo cierra en cuanto acaba la temporada turística, a principios de septiembre. 

Mi restaurante favorito en Obzor es el "Studen Kladenets" (nombre que significa "pozo frío"). Un típico restaurante familiar con trato excelente, children-friendly, que ofrece comida tradicional búlgara deliciosa y a precio estupendo. Una comida para seis nos suele salir a 20-25 euros, aproximadamente, aunque no solemos pedir postre.


4. Fortaleza de Kozyak, a las afueras de Obzor.

No puedo aportar muchos datos porque no he ido nunca, sólo sé que está entre Obzor y Byala (el pueblo de al lado) y que apenas quedan los cimientos y restos de alguna torre.


5. Área protegida de Irakli:

A 9 kilómetros al sur de Obzor se encuentra el área protegida de Irakli. Como el acceso es complicado, (hay que ir en coche a través de caminos muy, muy rurales, cruzando cultivos) hay mucha menos gente. 

La playa (de 3 km) por tanto está bastante vacía de turistas convencionales, y está permitido acampar, por lo que es habitual ver tiendas de campaña en la arena. Es una zona realmente preciosa y que no haya edificios a la vista la hace aún más atractiva.

Playa de Irakli Bulgaria
Evgord, Wikipedia


Irakli fue declarada área protegida en 1994 porque es hábitat de especies raras y en peligro de extinción como el lirio de arena.

Antes ibamos una vez al año, pero este verano hemos visto unos carteles que indicaban que está prohibido plantar ahí tu propia toalla, y que el alquiler de sombrilla y tumbona cuesta 36 levas. 18 euritos de nada. No sé qué se han fumado, pero en otras playas búlgaras eso cuesta como mucho 5 levas, y en Burgás incluso es gratis. Pues adiós, Irakli, que te disfruten los ricos.     


***

Resumiendo, en general me gusta Obzor porque el tipo de turismo que atrae es bastante familiar y tranquilo, no como Sunny Beach que es más agobiante, y porque aunque empieza a ser un sitio conocido aún no está demasiado masificado. ¡Esperemos que dure!

¿Habéis estado alguna vez en Obzor? Si no conocéis la zona, os la recomiendo. 

lunes, 8 de agosto de 2016

El excepcional casco histórico de Nesebar

Este verano he tenido la ocasión de visitar de nuevo una de mis ciudades favoritas de Bulgaria: Nesebar. En esta bonita población costera hay mucho que ver, y su casco antiguo único, una Reserva Arquitectónica e Histórica, forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO

Nesebar península
Nessebar Info

¿Dónde está Nesebar?

Nesebar está situada en la costa del Mar Negro, en la provincia de Burgás, al Oeste de Bulgaria. Se puede llegar por carretera ya que está bien comunicada con el resto del país: se encuentra a 25 km del aeropuerto internacional de Burgás, y existe una carretera costera en buen estado que comunica ambas ciudades. 
Y entre Sofía y Burgás hay una autopista nueva que va directa.

Esta bonita ciudad costera tiene su origen como asentamiento tracio hace 3.000 años, hacia el siglo VI A.C. Más tarde fue una importante colonia griega, y después romana. Los griegos la llamaban Mesembria, y la convirtieron en un importante puerto comercial. Actualmente es un importante centro turístico del Mar Negro.


 
El casco antiguo de Nesebar:
 

Lo que hace único al casco antiguo de Nesebar es que está situado en una península rocosa muy pequeña (300 x 800 m2), que antes era una isla y actualmente está unida a tierra por un istmo artificial. Hace tres décadas que el casco antiguo de Nesebar es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

En el casco antiguo, aunque pequeño, hay mucho que ver...

- El istmo: 

Es el camino artificial que une la antigua isla con tierra firme. Se trata de una carretera de apenas 500 metros por la que se puede ir en coche hasta el casco antiguo; eso sí, a partir de ahí ya sólo se puede entrar a pie. Hay un parquing pero es de pago. Mi recomendación es aparcar en la parte nueva de Nesebar, justo antes del istmo, y caminar, porque además es un agradable paseo con mar a ambos lados, con anchas aceras separadas de la calzada. 

Nesebar istmo
No es una foto ideal pero se puede apreciar el istmo que une la península con tierra firme.


A mitad del istmo hay un interesante molino antiguo de madera del estilo típico del Renacimiento búlgaro, bastante bien conservado. Hay quien lo ve demasiado simple, pero hay que tener en cuenta que en esa época no se construyó para ser bonito sino para ser práctico. Este tipo de molino, como los que aún quedan en España, simplemente aprovechaba la fuerza del viento para moler la harina.   


Molino istmo Nesebar Bulgaria


- La muralla

Es lo primero que se ve al entrar en el casco histórico. Se conservan unos 100 metros de la muralla original que rodeaba la antigua Messembria, que fue reconstruida y ampliada a lo largo de los siglos, por lo que una parte de de la época tracia (siglos VIII-VI a.C), otra de la época bizantina (S. V-VI d.C), otra posterior... Un interesante puzzle arqueológico.   

Muralla Nesebar
    

- Las iglesias: 


Hay más de 20 en el casco histórico, pero se dice que hace siglos había el doble, cuando el cristianismo se convirtió en religión oficial del Imperio Romano. Aún así, cada pocos pasos te tropiezas con una, milenaria o secular. 

La mayoría son construcciones relativamente pequeñas, excepto la iglesia del Cristo Pantrocrátor, de la Edad Media (s. XIV) y la de la Santísima Virgen, que son algo más grandes. A partir de la undécima iglesia empecé a perder la cuenta, alguna me la salté seguro. Menos mal que hice fotos para recordar las que vi. 


Iglesias Nesebar
De izquierda a derecha y de arriba a abajo: 1. Iglesia Arcángeles Miguel y Gabriel; 2. Sv. Todor; 3. La Santísima Virgen; 4. Sv. Stefan; 5. Cristo Pantocrator; 6. San Juan Bautista; 7. Basílica Eleusa; 8. Santa Paraskeva, 9. Sv. Spas.    

El "truco del viajero" que utilicé fue hacer fotos también de los carteles identificativos en los que aparece el nombre de cada iglesia, así al llegar a casa y organizar las fotos tuve claro cuál es cada una.


- Las casas: 

La mayoría son hermosas construcciones de madera del Renacimiento búlgaro (siglos XVIII-XIX). De hecho, precisamente por ello recuerdan mucho a las del casco antiguo de Plovdiv. Aunque hay alguna un poco cascadita, casi todas están muy bien conservadas y a mi personalmente me encantan.

Casco histórico Nesebar


- Las calles:  


Unas más modernas que otras, pero casi todas empedradas, y un empedrado de hace siglos. Simplemente preciosas. 

Consejo gratis: no se os ocurra llevar tacones ni zapatitos monos porque veréis las estrellas, llevad calzado práctico. La primera vez que fui a Nesebar, hace 10 años, fui con una familia búlgara y una de las chicas fue con tacones... mejor no os cuento la de veces que se cayó por intentar ser glamourosa. Acabó yendo descalza.

Calle medieval Nesebar


- Museo Arqueológico:

En él se pueden ver restos de las numerosas civilizaciones que han dejado su huella en Nesebar. No tiene pérdida, está nada más entrar en el casco histórico, a la derecha. En él se pueden ver restos de las diferentes épocas de la ciudad: tracia, griega, romana, bizantina... Es bueno echar un vistazo antes de meterse en el casco antiguo, para ser más conscientes de lo que iremos viendo. 


Museo Arqueológico Nesebar


- Museo Etnográfico:


Está situado en la Casa Moskoiani. Muestra la vida y cultura de la ciudad a lo largo de los siglos, mediante exposiciones de objetos cotidianos y trajes tradicionales. Yo tenía muchas ganas de verlo, pero lo dejamos para el final del recorrido, y resultó que acababan de cerrar. Otra vez será.    

El el casco histórico también se puede ver un antiguo teatro donde en verano se celebran conciertos y diversos eventos culturales, los restos de unas termas bizantinas del siglo VI y algunas ruinas griegas.


Comida: 


El casco antiguo de Nesebar está repleto de bonitos restaurantes, la mayoría decorados de acuerdo con el ambiente renacentista y pesquero del old town. Los hay grandes y pequeños, en la zona interior o con vistas al mar, y para todos los bolsillos. Durante el paseo por el casco antiguo ya se puede ir localizando dónde vamos a querer comer. 

Restaurantes casco histórico Nesebar


Eso sí, ojo porque algunos van de listos y solamente dan las mesas con vistas al mar a los turistas rusos, porque dejan propinas sustanciosas. Una vez llegamos hablando búlgaro y no nos dejaron sentar en las mesas con vistas, con la excusa de que estaban reservadas (mentira cochina porque no había cartel de "Reservado" y al cabo de 15 segundos le dieron la mesa a una familia rusa). Pues nada, perdieron clientes.

Respecto al tiempo necesario, se puede ver todo el casco antiguo en una mañana si se va rapidito, pero mejor dedicar todo el día si se puede, y verlo todo con más calma. Hay tanto que ver que se pasan las horas volando.

Casco histórico Nesebar

 
Junto a  Nesebar se encuentra
Slunchev Briag, también conocido como Sunny Beach: el mayor complejo hotelero de Bulgaria. La playa es una amplia bahía de 10 km y destaca por una arena dorada y fina. Fue galardonada con la Bandera Azul en 2011 por el medio ambiente limpio.

Slunchev Briag, Sunny Beach, Nesebar

En Sunny Beach abundan los hoteles gigantes, bloques de apartamentos, bares, clubs, discotecas, y parques de atracciones acuáticas, que atraen un tipo de turismo más, digamos, joven e internacional, menos familiar. A mi sinceramente me agobia un poco, prefiero playas menos abarrotadas.

Espero que os haya gustado este pequeño recorrido por la preciosa Nesebar, si tenéis ocasión no dejéis de visitar su fabuloso casco histórico. ¡Recordad llevar una cámara o el móvil cargado!

martes, 2 de agosto de 2016

El turismo sanitario en Bulgaria

El hecho de que Bulgaria sea el país más barato de la UE atrae cada año a muchos turistas de países cercanos que buscan, además de vacaciones, obtener aquí productos o servicios que en sus países son mucho más caros. 

Yo siempre recomiendo a familiares y amigos, por ejemplo, que el que venga de vacaciones a Bulgaria aproveche para ir a la peluquería, porque un corte que en mi ciudad natal, Barcelona, cuesta 50 euros, aquí cuesta 10. También se puede aprovechar para comprar productos hechos en Bulgaria, que siempre serán más baratos aquí.

Por ejemplo, los turistas rusos suelen aprovechar sus vacaciones en Bulgaria para comprar abrigos y gorros de piel, ¡incluso en pleno verano!  Porque son prendas que en su país necesitan en invierno,  pero ahí les cuestan mucho más.

Pero en Bulgaria también existe, y cada vez es más popular,  el turismo sanitario, especialmente en el campo de la cirugía estética y de la odontología. Ambas especialidades suelen ocuparse de tratamientos muy caros, que en Bulgaria en comparación salen muy baratos. De hecho, muchos países reconocen el turismo sanitario como "industria nacional".





¿Por qué eligen Bulgaria? 

- Los precios más bajos de la UE.
- Excelentes clínicas privadas que disponen de tecnologías avanzadas.
- Profesionales bien formados que hablan varios idiomas.
- Alojamiento barato durante el tratamiento.
- Vuelos low cost a las principales ciudades.

Cirugía estética: Aumentos y reducciones de pecho, liposucciones, rinoplastias, tratamientos para la piel, pequeños arreglos rejuvenecedores como retoques en los párpados, la frente, el mentón ... Aunque realmente muchas cosas ya no hace falta operarlas, al Este de Europa todavía no han llegado inventos como Otostick y la gente sigue pasando por el quirófano por unas simples orejas de soplillo.



Ejemplos de precios de cirugía estética en Bulgaria  (puede variar según el centro, pero para que podáis comparar con lo que cuesta donde vivís):

Liposucción: 400 euros
Tratamiento de Botox: 100 euros.
Aumento de pecho: desde 2.000 euros.

Odontología: desde simples empastes hasta implantes dentales, pasando por blanqueamientos, ortopantomografías, extracciones o cualquier pequeño arreglo.



Algunos ejemplos de precios en Bulgaria (también es orientativo, me baso en los precios de mi propia dentista):

Empaste: 20-30 euros
Ortopantomografía: 10 euros
Extracción: 10 euros
Implante dental: 300 euros

Por otro lado, aunque no son tratamientos médicos, los spas y los balnearios también atraen a muchos turistas a Bulgaria, por el mismo motivo: calidad europea a precios mucho más bajos.

A mí en principio este turismo médico no me parece mal porque trae capital extranjero a Bulgaria, siempre y cuando, por supuesto, no se trate de fraudes a seguros o abuso de privilegios como la tarjeta sanitaria europea, que de eso por desgracia también hay. 

Los turistas que más atrae Bulgaria para tratamientos sanitarios son especialmente de Rusia y de países de la UE, y normalmente las ciudades de Bulgaria qué más turismo de este tipo acaparan son Sofía, Plovdiv, Varna y Burgás, que aunque no son las únicas, son las que tienen aeropuertos internacionales.

¿Habíais oído hablar del turismo sanitario?

(Imágenes: Pixabay).