Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 27 de marzo de 2017

9 ensaladas búlgaras para chuparse los dedos

Uno de los factores que me ha ayudado a adaptarme a Bulgaria es, sin duda, la comida. En este país se come realmente bien, y hay tanta variedad que te guste lo que te guste siempre encuentras lo que más te va.

Las ensaladas búlgaras, por ejemplo, son deliciosas y han conseguido lo que no consiguió mi madre en 25 años: que coma más sano sin que me obliguen. 


Ensaladas búlgaras tradicionales


En Bulgaria es tradicional comer las ensaladas con rakía, un licor búlgaro muy popular y bastante fuertecillo, parecido a un brandy de frutas. Esto no significa que siempre se tomen con rakía, simplemente es lo que suele acompañarlas.

Estas son nueve de las ensaladas búlgaras más populares, con sus ingredientes por si os apetece probarlas:


1. SHOPSKA SALATA:

La campeona de las ensaladas búlgaras, la más conocida y mi favorita. Tiene los colores de la bandera búlgara: blanco, verde y rojo.


Ingredientes: tomate, pepino, pimiento y cebolla, con sírene (queso blanco búlgaro) rallado por encima.


Ensalada Shopska (Shopska salata) Bulgaria
Así me gusta a mí, bien nevadita de queso. XD


2. SNEZHANKA o Blancanieves: 


Otra de las más famosas, aunque yo, más que ensalada, la llamaría ensaladilla. Algunos la llaman "tarator seco", porque es como el tarator búlgaro (sopa fría de yogur y pepino) pero sin añadir agua.

Gracias al yogur, la Snezhanka es agradablemente cremosa sin ser una bomba calórica, y ya sabréis que el yogur búlgaro es una maravilla gastronómica con múltiples beneficios para la salud.

Ingredientes: yogur, pepino o pepinillo a dados pequeños, sal, ajo y eneldo.

Ensalada Snezhanka (Blancanieves) Bulgaria

 

3. RUSKA SALATA: 


La ensaladilla rusa que conocemos en España, pero en lugar de atún, se ponen taquitos de jamón dulce. Un acompañamiento estupendo para casi cualquier cosa. Se vende hecha en cualquier supermercado, pero si es casera, mejor.

Ingredientes: patata, zanahoria, guisantes, judías verdes, jamón cocido, pepinillos y mayonesa.


Ensaladilla rusa (ruska salata) Bulgaria

 

4. KYOPOLU:

El nombrecito es complicado de escribir y pronunciar para hispanohablantes: a mi aún me cuesta hacer bien esa L.
Igual que la rusa, es más ensaladilla que ensalada. Se puede comer con pan o a palo seco, y queda genial acompañada de queso búlgaro.

Ingredientes: berenjena asada con pimiento y ajo, todo triturado, aliñado y mezclado hasta conseguir una sabrosa pasta. 

KYOPOLU Bulgaria
Imagen: Ikonast, Wikipedia


5. OVCHARSKA SALATA o ensalada del pastor:

Una de las más completas, que además de las hortalizas incluye las proteínas del huevo, el queso y el jamón.


Ingredientes: tomate, pepino, pimientos asados o crudos, setas, huevo duro, taquitos de jamón dulce, queso y perejil.

Ensalada del pastor, Ovcharska salata, Bulgaria
Imagen: pippo.bg


6. SELSKA SALATA, ensalada de pueblo:

Esta quizá no es tan habitual y no siempre la tienen los restaurantes en el menú, pero a mi marido le chifla. Es como una combinación de ensalada Shopska y Kyopolu.


Ingredientes: tomate, pepino, cebolla, pimiento asado, queso blanco y kyopolu.

Ensalada de pueblo, "selska salata", Bulgaria



7. KARTOFENA SALATA:  


Una ensalada bastante universal a base de patata hervida. El nombre viene de kartofi (patatas) y es una estupenda alternativa a las patatas fritas como guarnición de cualquier tipo de carne o incluso sola.

Ingredientes: patata hervida en cubitos, cebolla, perejil, sal y aceite. 

Ensalada de patata, Bulgaria
 


 
8. DOMATENA SALATA

Ensalada de tomate, con o sin sírene. Yo la prefiero con este delicioso queso búlgaro parecido al feta, ¡cualquier cosa sabe mejor con sírene! Personalmente la hago muchísimo en verano, cuando los tomates búlgaros están que tiran de espaldas. Se hace en un momento y está deliciosa.

Ingredientes: tomate, sírene (opcional), sal, aceite. 


Ensalada de tomate con sírene, Bulgaria




9. ZELEVA SALATA, lechuga con zanahoria:

Simplemente col y zanahoria. Sólo hay que rallar la zanahoria, cortar la col en juliana y estrujarla un poco con la mano para que no quede tan dura. También se puede hacer con lechuga en vez de col, y bien aliñada está muy sabrosa.

Ingredientes: col y zanahoria. 


Ensalada de col y zanahoria, Bulgaria
 
 


Como habréis podido deducir a estas alturas de post, salata significa ensalada. Una palabra útil para cualquiera que quiera pedir comida en un restaurante búlgaro.



Ventajas de las ensaladas:

Sanísimas: son una forma excelente de consumir hortalizas crudas, con todas sus vitaminas.


Según los ingredientes pueden ser muy saciantes. Una buena ensalada es una comida estupenda si queremos cuidarnos un poco pero odiamos pasar hambre.


Ligeras. Son de digestión más fácil que un guiso o un plato de pasta.

Refrescantes. Al ser casi todo agua hidratan muy bien, y a veces entra mejor una ensalada que un vaso de agua.

Rápidas y fáciles de preparar: lavar, cortar, aliñar y servir. No hace falta ser un chef para que nos quede una ensalada fetén.

Baratas. Depende un poco de los ingredientes, pero si los compramos de temporada el precio es muy razonable.

Se pueden hacer con niños. Si nosotros hacemos la parte de cortar y pelar, ellos pueden lavar las hortalizas, o ir colocando los ingredientes. Una ensalada que han hecho ellos mismos se la comen seguro, y con ganas.

Personalizables: ¿que no te gusta la cebolla? Pues no pones. ¿Que tienes sobras por la nevera y no sabes qué hacer con ellas? A la ensalada.


¿Habéis probado alguna vez una ensalada búlgara? ¿Se os ocurre alguna otra para añadir a la lista?     
  

lunes, 20 de marzo de 2017

Explorando el suroeste de Bulgaria (parte 1): Sandanski y Rupite

Bulgaria es un país relativamente pequeño, y sin embargo siempre hay rincones interesantes que descubrir. Hace poco puede hacer una ruta que llevaba tiempo deseando explorar: la esquina suroeste del país, siguiendo la carretera E79 en dirección sur, de Sofía a la frontera con Grecia.

Suroeste Bulgaria mapa



LA CARRETERA E79

A lo largo de esta carretera hay muchos sitios que vale la pena ver, aunque hoy no hablaré de todos porque me saldría un Quijote. En la primera mitad del trayecto se encuentran las ciudades de Pernik y Blagoevgrad, así como las montañas de Rila y Pirin; todo esto lo dejo para otra ocasión. 


En la segunda mitad están Sandanski, Melnik, Rozhen y Rúpite, que son los lugares a los que dediqué más tiempo. Hoy me centraré en Rupite y Sandanski, para no alargarme demasiado.

Antes de entrar en materia, cabe aclarar que en esta ruta, aunque hay fragmentos de autopista, están sin terminar y por eso se avanza despacio. Nos llevó unas cinco horas llegar a la frontera, sin contar las paradas, aunque en realidad son menos de 200 km.



EL DESFILADERO DE KRESNA

La parte del trayecto antes de Sandanski pasa por el desfiladero de Kresna, de unos 15 kilómetros de largo. Aunque es imponente y realmente bonito, hay que conducir con mucho cuidado, porque es una zona peligrosa en la que hay frecuentes accidentes. Ojo con los Fitipaldis, que abundan. 

Desfiladero de Kresna, Bulgaria
No se puede conducir y hacer fotos a la vez. (Imagen: Bulgariatravel)


El desfiladero de Kresna es un área protegida, con numerosas especies de flora y fauna que están incluidas en el Libro Rojo de Bulgaria (la lista de especies en peligro de extinción del país). El río que lo recorre se llama Struma y es muy popular entre los aficionados al rafting y otros deportes de aventura.   



1. SANDANSKI: 


Esta pequeña ciudad de unos 30.000 habitantes, en la provincia de Blagoevgrad, se encuentra a 150 km al sur de Sofía, justo al lado de la carretera, así que no hace falta desviarse siquiera. Lamentablemente no pude apenas ver nada, y menos hacer fotos, porque llovía a cántaros. Me queda pendiente volver otro día que no esté diluviando, para poder ver mejor la ciudad y hacer fotos bonitas.

De todos modos leí bastante sobre esta ciudad antes del viaje. Me sorprendió saber que debe su nombre a un revolucionario de origen macedonio, Yane Sandanski. Ese mismo día visité su tumba y una gran estatua suya, aunque por cosas de la vida, ambas se encuentran en otras poblaciones. ¡Ya lo contaré cuando hable de esos lugares!

Yane Sandanski Melnik Bulgaria
Yane Sandanski, que da nombre a la ciudad de Sandanski.


La ciudad también está relacionada con otro nombre conocido: el famosísimo Espartaco, que se cree que nació aquí en el año 113 a.C.

Al igual que Velingrad, Sandanski es conocida por sus centros de spa, ya que en la región hay numerosos manantiales de agua mineral curativa (lo de curativa no lo he comprobado personalmente, es lo que se dice).



2. RUPITE: 

¡Y llegados a este punto dejó de llover! Así pudimos seguir el viaje en condiciones, menos mal.

Avanzando un poco más por la E79, a unos 170 km de Sofía, se coge el desvío de la carretera 108 y en unos minutos se llega a Rupite. Es un pueblo muy pequeñito, pero aquí vivió Baba Vanga y se puede ver la que fue su casa. Si no os suena esta famosísima vidente ciega fallecida hace ya 20 años, conté su extraordinaria historia en este artículo.


Estatua Baba Vanga Rupite Bulgaria


Lo más interesante de Rupite, en mi opinión, es la iglesia que hizo construir Baba Vanga con el dinero que ganó haciendo predicciones toda su vida. Como vivía con gran sencillez y no gastaba apenas en sí misma, al final de su vida invirtió los ahorros en la construcción de esta curiosa iglesia ortodoxa, llamada Santa Petka Búlgara. 

Digo "curiosa" porque normalmente las iglesias las construye la Iglesia como institución, no particulares, y porque su aspecto y decoración no se parecen demasiado a los típicos templos ortodoxos. 

Iglesia Santa Petka Búlgara Baba Vanga Rupite Bulgaria



Por fuera tiene una extraño parecido con una iglesia católica, no sabría decir por qué. Tal vez por ser blanca y por la forma ligeramente triangular. Por dentro también es curiosa, no se parece a ninguna iglesia ortodoxa que haya visto antes. Los murales son extraños y lo único que parece, digamos, "ortodoxo", es el iconostasio y el Pantocrátor de la bóveda.

"Santa Petka Búlgara" se encuentra en un lugar especial, al pie del volcán extinto Kozhuh. Vanga afirmaba que eligió esa ubicación para la iglesia porque ahí sentía una energía cósmica especialmente fuerte. La iglesia se construyó en 1992, y en 1994 fue consagrada oficialmente como templo ortodoxo.

Junto a la pequeña iglesia se encuentra la tumba de Baba Vanga. Espero que por fin descanse en paz, porque tuvo una vida muy agitada. 

Tumba Baba Vanga Rupite Bulgaria
  

Enfrente de la iglesia de Santa Petka hay algo realmente interesante: ¡sale humo del suelo! Esto se debe a una serie de manantiales de aguas minerales termales que brotan a temperaturas de hasta 75ºC. Obviamente está prohibido bañarse porque, para que os hagáis una idea, si el agua hierve a 100ºC, 75ºC te churruscan la epidermis, como mínimo.


Manantial de agua mineral termal Rupite Bulgaria


Algunos deben brotar a menos temperatura, porque vi un grupo de gente dentro, como si fuera un spa, y no parecían estar gritando de dolor ni cociéndose vivos.

Más allá de los manantiales, en la ladera de la montaña, hay una extraña cruz gigante hecha a base de grandes escalones de piedra, levantada en 2009 por el artista Iván Rusev por encargo de la Fundación Baba Vanga. Desde el terreno de la iglesia se ve pequeña, pero debe medir al menos 15 metros.


Cruz de piedra Rupite Bulgaria


En 1962 toda la zona al pie del volcán extinto Kozhuh fue declarada Área Natural Protegida debido a la cantidad de especies raras de flora y fauna que alberga.



LA FRONTERA:

Pocos kilómetros más adelante, el territorio de Bulgaria termina en Kulata, el punto fronterizo con Grecia. Si os interesa seguir adelante, como hice yo, sabed que los españoles y los búlgaros únicamente necesitamos mostrar el DNI, y eso porque entramos en espacio Schengen, del que Bulgaria aún no forma parte. 

Imagino que pueden registrar vehículos y viajeros si quieren, pero a mi casi ni me miraron, sólo echaron un vistazo a mi DNI y me hicieron un gesto con la mano en plan "anda, tira, que me tapas la vista".


Para no alargarme, dejo para otro día el resto de este interesante viaje, que incluye la ciudad más pequeña de Bulgaria, un monasterio entre pirámides, y también una zona tan, tan remota y aislada que no llegaba ni la señal del móvil.  :)

¿Habéis estado alguna vez en esta esquinita de Bulgaria? 

lunes, 6 de marzo de 2017

Bulgaria a través del objetivo de cuatro grandes fotógrafos búlgaros

Cuenta una antigua leyenda que cuando Dios repartió el mundo a las distintas naciones, los búlgaros llegaron tarde, cuando ya no quedaba nada, y entonces Dios, en su infinita bondad, les entregó un pedazo de Paraíso. 

Como todas las leyendas, ésta tiene una base real, y es que realmente Bulgaria es un país precioso con paisajes espectaculares. Bueno, y que los búlgaros son tan impuntuales como los españoles. ;)  

Pico y monumento de Shipka (imagen: Vladislav Terziiski).

Por ahora Bulgaria no es un país muy conocido en Europa Occidental, por eso me parece muy importante dar a conocer el país y todo lo que tiene que ofrecer a los visitantes.  

Y como bien dicen que una imagen vale más que mil palabras (y un vídeo tal vez diez mil) os presento a cuatro fotógrafos búlgaros que muestran de forma visual las maravillas de Bulgaria:


1. ANDREY ANDREEV:

Si no habíais oído hablar de Andrey Andreev, este es un buen momento para ponerle remedio. Andrey es ingeniero de formación, pero además tiene un enorme talento para la fotografía, lo cual se puede ver claramente en sus espectaculares imágenes.

En su blog escribe en búlgaro y en inglés sobre lugares que vale la pena ver en Bulgaria, ilustrando los artículos con fotos que quitan el aliento y provocan muchas ganas de visitar esos sitios.

 
Velingrad Andrey Andreev
Velingrad (Imagen cedida para este artículo por Andrey Andreev).

He elegido esta foto suya de Velingrad porque, además de que es preciosa, hace poco estuve en ese mismo puente e hice la misma foto (aunque obviamente no me quedó ni la mitad de bien que a él).

Además de su página de Facebook, Andrey Andreev Photography, Andrey ha creado otra llamada Tourist Sites of Bulgaria, que actualmente tiene más de 135.000 seguidores. Si os gusta Bulgaria os las recomiendo, porque comparte sin cesar artículos e imágenes alucinantes.
 

2. SVETLIN MARINOV: 

Svetlín adora su país y desea mostrarlo a los demás. Le encanta "ver el mundo con otros ojos, desde más alto", y a menudo combina las espectaculares imágenes de Bulgaria que capta con su dron con música que él mismo compone. Su web se llama, acertadamente, "Desde el cielo".


Para muestra un botón: aquí tenéis su vídeo "Esto es Bulgaria" grabado con ayuda del dron.






3. ALEXANDER IVANOV:

Alexander toma sus imágenes y sus vídeos... ¡desde un ultraligero! Esto le permite volar mucho más alto que un dron, alcanzando la friolera de hasta 4.500 metros de altitud. Con algunas de sus mejores fotos ha creado un álbum llamado "Bulgaria a Vista de Pájaro", podéis ver esas imágenes en su página de Facebook, y el resto en su web.


Cordillera de Pirin, Bulgaria. Alexander Ivanov
Alexander Ivanov fotografiando la cordillera de Pirin, al suroeste de Bulgaria.



4. VLADISLAV TERZIISKI: 

Hace siglos que le pido un dron a Diado Koleda (el Santa Claus búlgaro), pero siendo realista, aunque lo tuviera no podría conseguir ni de lejos imágenes tan espectaculares como las de Vladislav Terziiski. No se trata sólo de tener un dron; hay que saber usarlo, y él hace maravillas con el suyo.

 
El monasterio de Rila Vladislav Terziiski
Monasterio de Rila (Imagen cedida para este artículo por Vladislav Terziiski).


A Vladislav le encanta tomar imágenes de la naturaleza, y aunque también fotografía ciudades, está especializado en fotografía de montaña. Me dio a elegir cualquiera de sus fotos para ponerla en este post, y no os imagináis los problemas que tuve para decidirme por una. ¡Tiene tantas bonitas!

Al final me decanté por esta espectacular toma del famoso monasterio de Rila nevado, que me tiene hipnotizada. He estado varias veces, pero nunca lo había podido ver desde arriba.

Vladislav es probablemente uno de los mejores fotógrafos de Bulgaria (igual que Andrey). Podéis ver sus preciosas imágenes en Facebook e Instagram, y los vídeos en su canal de YouTube. Os aseguro que seguirle es un regalo para la vista.

***

Como veis, desde el suelo o desde el aire, mediante fotos o vídeos, con cámara tradicional o con modernos drones, estos cuatro fotógrafos contribuyen en gran manera a dar a conocer la belleza de Bulgaria. Y ya sabemos que por más que se describan, estas cosas entran mejor por la vista.

Todas las fotos que ilustran este artículo han sido cedidas amablemente por sus autores. Si os apetece seguir alegrandoos la vista con más imágenes de cada uno, os invito a visitar sus respectivas webs y redes sociales.

¿Conocíais a alguno de estos fotógrafos? ¿Qué imagen os gusta más?

lunes, 27 de febrero de 2017

Cómo hacer martenitsas caseras para el día de Baba Marta

Un año más, ¡se acerca el 1 de marzo! Este día se celebra en Bulgaria "Baba Marta", y la protagonista absoluta es la famosa martenitsa. Esta es, en mi opinión, una de las tradiciones búlgaras más bonitas que hay.

"Baba Marta" no viene del nombre Marta, sino de mart, el mes de marzo. Significa, literalmente, "Abuela Marzo". El 1 de marzo los búlgaros festejan el fin del invierno y la llegada de la primavera.


Martenitsa Pizho y Penda árbol florido
 

Estrictamente hablando, las martenitsas sirven para apaciguar a Baba Marta, que supuestamente controla las estaciones del año, para que permita que llegue la primavera tras el largo y crudo invierno. 


Llevo varios años escribiendo sobre Baba Marta y la martenitsa, y no quiero repetirme, de modo que este año, en cambio, voy a hacer un pequeño tutorial para mostrar cómo hacer una martenitsa casera de forma fácil y rápida.


¿Qué son las martenitsas?

Resumiendo mucho, las martenitsas son pequeñas decoraciones de lana roja y blanca que  se intercambian con familia y amigos el 1 de marzo (y en días posteriores). Su origen es muy interesante, si os interesa podéis leer los artículos anteriores sobre qué es la martenitsa y quién es Baba Marta.

En Bulgaria suelen comprarse hechas, pero confeccionarlas en casa es una actividad fantástica para hacer con niños, mayores y pequeños, y regalar algo hecho a mano siempre es bonito, ¿no? Por eso yo las hago con mis hijos, que al fin y al cabo son tan búlgaros como españoles (para ser sincera, las hago con la mayor mientras el pequeño juega con los ovillos de lana cual gatito).

Hay varios tipos de martenitsa: unas tienen forma de escobillas, otras de pulsera e incluso hay algunas con forma de dos muñequitos. Los muñecos tienen nombres: se llaman Pizho y Penda y son muy monos. Las pulseras obviamente se llevan en la muñeca, y las demás se suelen prender con un alfiler en la ropa.


Martenitsa de escobillas y de Pizho y Penda



¿Cómo se hacen las martenitsas?

Es facilísimo: si hasta yo, que tengo dos manos izquierdas, puedo hacerlo, puede cualquiera. Sólo hace falta lana roja y blanca y unas tijeras (y opcional: imperdibles). Tijeras tenemos todos en casa, y la lana y los imperdibles se pueden encontrar en cualquier mercería, o en Amazon mismo, muy baratos:

Lana roja
: 1,55€
Lana blanca: 1,55€
Imperdibles pequeños: 50 ud., 4,25€

 
A. Martenitsa de pulsera:

Esta es la más básica, aunque las hay mucho más elaboradas. Se puede hacer en tres sencillos pasos:


Cómo hacer martenitsa de pulsera


1. Cortamos dos tiras de lana (una roja y una blanca) de unos 30 cm y las anudamos juntas a unos 5 cm de la punta. 

2. Con la mano izquierda sujetamos el nudo, y con la derecha vamos girando una de las dos tiras de lana sobre sí misma. Cuando se reduzca a la mitad, la soltamos poco a poco y veremos que se enrollan una sobre otra. 

3. Atamos el extremo inferior, y listo.

Se puede dejar tal cual o poner una pieza para que sean fáciles de atar y desatar: la doblamos por la mitad, introducimos una bolita hasta los nudos de los extremos, y ya tenemos el cierre. 

Y un plus: si tenéis melena larga, haced lo mismo con vuestro pelo y obtendréis una bonita trenza de cordón. ;)


B. Martenitsa de escobillas:

 
Necesitaremos:


- Una martenitsa de pulsera básica (de las del punto anterior).
- Lana roja y lana blanca.
- Cartón de unos 10 cm de ancho.

- Imperdibles pequeños

Instrucciones martenitsa de escobillas


1. Enrollamos la lana roja unas 15-20 veces alrededor del cartón (según si es lana gordita o más fina). 


2. La sacamos del cartón cortando por abajo y la atamos por el centro con lana del mismo color.

3. Cogemos una martenitsa de pulsera (punto A) y atamos un extremo al doblez que acabamos de hacer.


4. Atamos lana blanca a 1 cm del doblez y la enrollamos varias veces sobre sí misma.


5. Cortamos la parte inferior y nivelamos para que quede recto.
 

Ahora repetimos el proceso a la inversa con el color blanco: 

6. Enrollamos lana blanca en el cartón.

7. Atamos un extremo y cortamos el otro.

8. Atamos el extremo suelto de la martenitsa de pulsera al pompón blanco, como hemos hecho antes con el rojo.

9. Hacemos un lazo con la pulsera que une ambos pompones, y le atamos un pequeño imperdible. ¡Y lista!

  


C. Martenitsa de Pizho y Penda:

Estas son un pelín más elaboradas, pero se parte de la base de las martenitsas de escobilla, simplemente hay que añadir algunos detalles para darles forma humana. Sólo hay que recordar que, en principio, Pizho es el blanco, y Penda es la roja.


Instrucciones martenitsa de Pizho y Penda


Para hacer a Penda:

1. Repetimos los pasos del punto anterior para confeccionar martenitsas en forma de escobilla.

2. Cortamos 10 tiras de unos 7-8 cm de lana blanca y las colocamos atravesadas dentro del pompón. Serán los brazos.

3. Atamos lana blanca justo debajo, a 1 cm. del anterior nudo, y la cruzamos por el pecho (opcional).

4. Con lana roja marcamos lo que serían las muñecas de Penda.

Para hacer a Pizho: 

Se hace casi igual que Penda, sólo que con los colores a la inversa y un pequeño detalle más:

5. Le ponemos brazos y le marcamos la cintura y el pecho, como hemos hecho con Penda.

6. Le marcamos las muñecas igual que a Penda. 

7. Y un paso extra para el hombrecito de la casa: separamos el pompón en dos para hacerle pantalones, marcandole los tobillos con lana. ;)

Igual que las martenitsas de pompones, Pizho y Penda también se unen con un lazo hecho de la martenitsa básica de pulsera y suelen llevar alfiler. 



¿Qué se hace con las martenitsas?

Las martenitsas se intercambian con familia y amigos diciendo "Chestita Baba Marta" (Feliz Baba Marta). A ser posible el 1 de marzo, o si no en días posteriores, cuando vayamos viendo a esas personas. En principio hay que llevarlas puestas todo el mes, o hasta ver una cigüeña o una planta brotando, que son símbolos de primavera. Entonces se cuelgan de una rama con brotes. 


De hecho, por toda Bulgaria se pueden ver, en cualquier momento del año, martenitsas colgando de ramas en los parques, por la calle, incluso en el monte. 


Martenitsa arbusto florido



¿Se pueden comprar hechas?

Es lo más habitual. En Bulgaria los días previos al 1 de marzo se venden por la calle, en los supermercados, ¡en todas partes! Las he visto hasta en Lidl. Y hasta el año pasado pensaba que en España no existen, pero resulta que sí se pueden conseguir online; podéis encontrarlas haciendo click en cada una:


Martenitsas de pulsera
Martenitsas de Pizho y Penda
Martenitsas de escobillas

Venta de martenitas en la calle, Sofía, Bulgaria



La de la martenitsa es, sin duda, una de las tradiciones búlgaras más populares, alegres y coloridas. Nosotros este año ya hemos hecho unas 15 martenitsas de pulsera, 5 escobillas y 5 de Pizho y Penda. ¡Listas para regalar! :)

¡Chestita Baba Marta! ¿A quién vais a regalar martenitsas este año?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...