Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 18 de julio de 2016

El "Destino Singular" del rey Simeón

Simeón de Bulgaria ha publicado recientemente su autobiografía en español, titulada Un Destino Singular. Como su figura y su labor siempre me han parecido muy interesantes, y además pude conocerle hace poco, he estado leyendo su libro con curiosidad. Hablar de uno mismo me parece algo complicado, y tratandose de alguien que ha vivido una vida tan singular, quería saber qué tenía que contar.

Un Destino Singular autobiografía Simeón de Bulgaria


Cuando le conocí le pregunté por esta autobiografía, y me contó que la escribió porque quería que fuera en primera persona, que la gente sepa las cosas directamente por él. Como explica en el prólogo, "¿Cuántas veces me he dado cuenta de hasta qué punto se puede manipular la vida de una persona tras su muerte? Intento así desbaratar ese lamentable hábito de ver a las personas juzgadas según estimaciones o en rumores falaces, en vez de en lo que han escrito o hecho por sí mismos". 

Ha dedicado su relato a sus hijos y a sus nietos, "para que conozcan sus orígenes y puedan crecer siempre con ellos".

Ficha:

388 páginas
Editorial: Ediciones Nobel
Tamaño: 15 x 24 cm
Tapa blanda
Precio: 20'90 - 22 , según punto de venta. 14'99 en formato electrónico.

En breve irán surgiendo reseñas serias en los medios de comunicación serios, así que me permito escribir esta con un lenguaje más personal y menos formal, para variar. Esto es exactamente lo que opino de Un Destino Singular:  

En mi humilde opinión creo que hay que saber al menos quién es Simeón de Bulgaria antes de empezar a leer. Nada que una consulta rápida a la Wikipedia no solucione. Y también sería recomendable tener nociones básicas de la Historia de Europa del siglo XX.
 

Hay mucha Historia en este libro, pero es que la historia de Simeón está entrelazada con la Historia de Bulgaria y con la Historia de toda Europa. No se puede entender la vida de Simeón II sin la Historia de su país y del continente europeo.

El tono es bastante ameno para tratarse de un tema complejo. Está escrito como si hubiera varias personas en un salón tomando un café, y él mismo les estuviera contando su vida, tal cual le va saliendo. Lenguaje culto pero no enrevesado, y los detalles históricos muy bien explicados para el lector medio. 


No se va mucho por las ramas, todo lo que cuenta tiene un porqué y está relacionado con el tema. También es obvio que hay mucho trabajo detrás, cada detalle, cada fecha y cada nombre está cuidadosamente documentado, porque no es posible recordar tantísimos detalles.

Para tratarse de una autobiografía, que por definición es subjetiva, su autor logra ser bastante objetivo. Se nota que habla de cosas que han pasado hace muchos años y que las ve desde la perspectiva sólo el tiempo puede dar. Cuando habla de sucesos trágicos consigue contarlos de forma sorprendentemente objetiva. No pierde el tiempo en buscar culpables, sino que se centra en los hechos.


El título: 

No podía haber elegido otro mejor para la historia de su vida, porque la define a la perfección. Ha sido una vida singular. Podría haber elegido otros adjetivos, como "trágico", pero ese tiene connotaciones negativas. Y el libro no es negativo, del mismo modo que él no es una persona negativa.   

Anexos


El libro contiene tres acertados anexos al final, simples pero a mi entender muy necesarios para el lector: un mapa de Bulgaria, una cronología resumida de la vida de Simeón, y un árbol genealógico que ayuda a no perderse cuando habla de sus antepasados. Tres páginas fáciles de consultar en cualquier punto de la lectura. 


Anexos Destino SIngular Simeón de Bulgaria


Imágenes


Las páginas centrales contienen 38 imágenes clave: sus fotos familiares, su boda, su vida política... La mayoría son imágenes históricas pertenecientes a la Fundación Rey Boris y Reina Giovanna.


Imágenes Destino Singular Simeón II Bulgaria


¿Qué cuenta? (Spoiler Alert):


El libro no está en orden cronológico, puesto que empieza con su regreso a Bulgaria en los 90. Cuenta cómo y por qué, tras casi 50 años de exilio, pudo por fin regresar a su patria, unos años después de la caída del comunismo. Un regreso muy meditado y paulatino, que culminó en un multitudinario recibimiento de medio millón de personas aclamándole a la entrada de Sofía, al son de las campanas de la catedral Alexander Nevski.

El el capítulo 3 termina ese breve flash-forward y empieza desde el principio: cómo se conocieron sus padres, el zar Borís III y la princesa Giovanna de Italia; su boda en la catedral Alexander Nevski y los primeros años felices de la familia, con su hermana María Luisa en Vrana.

Luego la narración se oscurece notablemente al empezar la que probablemente fue la peor época de su vida: la muerte de su padre tras una visita a Hitler, su ascenso al trono con apenas seis años, la invasión soviética, el golpe de Estado, la reclusión y las ejecuciones, los bombardeos aliados sobre Sofía... La descripción que hace de los bombardeos de la Royal Air Force sobre la ciudad y sobre su casa pone los pelos de punta.

Bombardeos Vrana Destino Singular Simeón Bulgaria


Luego llegó el exilio: tras tres años en esa situación precaria, un referendum ilegal, (por celebrarse bajo la ocupación de tropas extranjeras) abolió la monarquía en Bulgaria, y la reina Juana y sus hijos fueron exiliados. Recibieron 200 dólares cada uno (desmiente así que se fueran con varios millones, como a veces se rumorea) y les metieron en un tren rumbo a la frontera. Interesante detalle que recuerda Simeón: el tren se detuvo en la frontera turca porque "el maquinista se negaba a seguir adelante, pues no quería ser el hombre que sacara al rey del país. (...) El pobre seguramente pagaría cara su lealtad".

A continuación, el rey Simeón narra la primera etapa de su exilio: Alejandría, donde compartieron exilio con sus abuelos maternos, el rey Víctor Manuel de Italia y la reina Elena. Vivieron unos años en Egipto, donde el pequeño rey conoció a un sinfín de personalidades relevantes de todo el mundo.

Por fin, gracias a una sugerencia del embajador español, la familia se instaló definitivamente en la España de Franco. Ahí Simeón conoció a su primo Juan Carlos, con quien ha mantenido una estrecha amistad desde entonces.

Aquí el autor dedica varias páginas a aclarar algo que durante años ha generado rumores malintencionados: ¿vivía la familia a costa del país? La respuesta es clara: en absoluto. Desde su llegada a Madrid, Simeón se dedicó a estudiar con ahínco, a llevar los asuntos de toda la familia, y más adelante pudo dedicar sus conocimientos de Derecho y Economía representar importantes multinacionales. Durante más de 30 años presidió la filial española de Thompson.  

También explica cómo se casó con la española Margarita Gómez-Acebo tras dos años de arduas negociaciones entre la Iglesia Católica y la Ortodoxa (boda que, además, fue censurada por Franco).

Boda Simeón de Bulgaria y Margarita Gómez-Acebo
kingsimeon.bg

Hacia la mitad, las memorias de Simeón de Bulgaria empiezan a parecerse a un libro de viajes, de tantos lugares que visitó la pareja los años siguientes. Su amistad con el rey Hassan II les llevaba cada año a Marruecos, y cuenta también sus visitas a innumerables países de varios continentes.

Tras la época más viajera, Simeón pasa a relatar su entrada en política. Al espesarse el tema debo admitir que esa parte la tuve que leer más despacio y realizar algunas consultas. La transición de Bulgaria del comunismo a la democracia no fue sencilla, y Simeón esperó que se calmaran las aguas antes de regresar a su país.

El regreso de Simeón a Bulgaria
Regreso a Bulgaria después de 50 años en el exilio. Imagen: kingsimeon.bg

En 2001 sucedió algo único en la Historia reciente de Europa: el rey sin trono Simeón de Bulgaria fue elegido democráticamente como Primer Ministro de una República.

 Por consiguiente, Simeón dedica las páginas siguientes a hablar de sus años como Primer Ministro. Sus logros, como la entrada en la OTAN y en la UE,  y también sus fracasos (la fórmula de los 800 días). Fue reelegido, pero al terminar su segundo mandato la gente olvidó los éxitos y sólo se fijó en los fracasos: "La política cambia de un modo fatal el modo en el que la gente te mira. Mi popularidad habría podido permanecer intacta si no hubiera hecho nada".

Aclara al final de ese capítulo un tema que es bastante polémico en Bulgaria: sus propiedades, las casas que eran propiedad de su padre, que les fueron expropiadas por los comunistas y por las que lleva años batallando. 

Termina con el momento presente. Actualmente a sus casi 80 años se dedica principalmente a recibir gente sin descanso, y en su escaso tiempo libre visita a su familia en España, lee y reflexiona sobre su vida. 

***

¿Dónde comprar Un Destino Singular?
 
- En librerías físicas en España. 

- En la web de la editorial: en papel y en pdf. También se pueden leer un par de capítulos de muestra.
- En Amazon.
 

Yo tuve problemas para conseguirlo desde Bulgaria, y Ediciones Nobel tuvo el detalle de enviarmelo desde España para que no tuviera que esperar a mi próximo viaje a la patria.

Mi conclusión: 

Un Destino Singular puede ser una buena lectura tanto para quienes ya conocen la figura de Simeón de Bulgaria como para quienes lo oyen nombrar por primera vez. Los primeros hallarán muchos detalles que seguramente desconocían, y los segundos podrán aprenderlo todo directamente de la fuente.

Es una clase de Historia, una novela de viajes, una historia de superación personal. 

No sé de ningún otro rey contemporáneo que haya escrito sus memorias, y además tratandose de un rey tan peculiar, un rey sin trono que ha tenido una vida tan accidentada, tan singular, es una lectura aún más interesante.

A ver si algún día me lo encuentro de nuevo y me lo firma. :)

lunes, 11 de julio de 2016

5 motivos para elegir Bulgaria como destino de vacaciones

Suelo escribir sobre Bulgaria desde el punto de vista de una residente extranjera en proceso de adaptación. No es lo mismo vivir en un país que pasar unos días de vacaciones, pero  yo empecé viniendo de vacaciones y más adelante ya me quedé.

De todos modos, si os estáis planteando unas vacaciones, os doy 5 motivos de peso para elegir Bulgaria como destino:

Vacaciones Bulgaria




1. La comida:

Soy  de las que opina que con el estómago lleno y satisfecho todo se ve de otro color. Cuando viajamos a otros países a veces la comida es muy rara, no estamos acostumbrados, no sabemos qué elegir, y detalles tontos como este pueden ser un punto negativo del viaje. Pero la comida búlgara es deliciosa, y lo dice una bastante tiquismiquis

Es un tipo de cocina sencilla, sin complicaciones: lo que ves en el plato es lo que hay. La típica comida de la abuela que echas de menos cuando no tienes.

Comida Bulgaria
Imagen: bratiavaltchevi.alle.bg


Por el equivalente a 5-10 euros se puede disfrutar de una comida espléndida. Eso sí, en restaurantes normales, no hablo de los de lujo ni de los que son para turistas. Es cuestión de apartarse un poco de las zonas más turísticas y comer donde comen los búlgaros. Donde veraneo yo, en la costa del Mar Negro, comemos cuatro adultos y dos niños por menos de 20 euros.

¿Qué comer? No puedes venir a Bulgaria y no probar la banitsa, la ensalada shopska, el tarator, kiufteta, kebapcheta, patatas con sírene, sarmí, sírene o kashkaval pané... Son cosas muy ricas que sólo hay aquí, ¡hay que aprovechar!  


2. La variedad: 

Playa, montaña, pueblo, ciudad, para venir solo, con amigos o en familia. Te guste lo que te guste, aquí lo encontrarás:

Bulgaria tiene 200 km de playas fantásticas, además en la mejor posición: orientadas hacia el Este. Aquí aún se puede ir a la playa sin tener al vecino pegado (según dónde, que hay zonas que ya se empiezan a llenar mucho de turistas). Unos metros entre sombrilla y sombrilla siempre se agradecen.

Playa búlgara


Bulgaria cuenta también con más de 200 km. de algunas de las mejores pistas de esquí de Europa, del nivel de las de los Alpes suizos, pero mucho más baratas: por ejemplo, calculad 25 euros de forfait y 80 de alojamiento a pensión completa.


Esquiar Bulgaria


Dos tercios del país son zonas no pobladas, cubiertas de bosques y prados. Hay grandes valles y enormes montañas donde hacer excursiones, ver animales y tomar fotografías. 

Todo el país está salpicado de diminutos pueblos rurales con encanto. También hay ciudades antiquísimas, ciudades modernas, fantásticos monasterios ortodoxos, ruinas milenarias... 

Vayas donde vayas en Bulgaria, en cualquier época del año, vas a volver a casa con fotos espectaculares, y de hecho a este país vienen fotógrafos de todo el mundo a enriquecer su portfolio.

  
3. La hospitalidad:

La hospitalidad búlgara es legendaria. Aunque tienen fama de pesimistas, los búlgaros suelen ser muy amables y acogedores con los extranjeros, comprensivos, solícitos y amistosos (hay excepciones, como en todas partes). 

Además, la mayoría habla inglés o algún otro idioma europeo, así que no es complicado comunicarse con ellos, aunque es bueno llevar un diccionario español-búlgaro. Normalmente te ayudarán en lo que puedan y si encima les dices algo que hayas aprendido en búlgaro estarán encantados. 


4. Precios low cost:

Los búlgaros cobran sueldos muy bajos, pero si tenéis un sueldo extranjero y venís aquí de vacaciones, ¡todo os parecerá una ganga! Los hoteles, las comidas... Bulgaria es el país más barato de la UE.  Os remito a lo que he mencionado del esquí o de la comida.

Hucha en forma de lingote (Imagen: Amazon).


 
5. Un país tranquilo y cerca de España:

Bulgaria está a sólo 3 horas de España en avión, y al contrario que otros países europeos, no está saturado de turistas. Es lo que podríamos llamar un paraíso por descubrir. Otros países también son fantásticos, pero a veces parece que hay más guiris que nativos.

Además, tomando algunas precauciones elementales, Bulgaria es un país razonablemente seguro.


Bulgaria avión España



Imaginad... unas vacaciones en un país precioso, pintoresco y acogedor, donde se come estupendamente, todo es barato y puedes hacer cualquier actividad que te guste. ¡No me digáis que no es un chollazo!

Personalmente creo que Bulgaria debería publicitarse un poco más en España y en el resto de Europa, porque vale la pena. Este país cumple la regla de las tres B: bueno, bonito y barato.

Considerando todas estas ventajas de Bulgaria, ¿os animaríais a venir aquí de vacaciones?  
 

lunes, 4 de julio de 2016

Diez formas de comer sírene búlgaro

El sírene es un tipo de queso feta muy típico de Bulgaria. De hecho es uno de los productos más típicos de este país. Se suele conservar en salmuera, en agua con sal, y normalmente se vende en tacos cuadrados de 1 kg aprox. Los búlgaros no entienden la vida sin sírene, y no hay búlgaro que no lo eche de menos cuando se va al extranjero.

Sírene Bulgaria


El sírene forma parte de algunos de los platos más búlgaros, y por suerte para mi adaptación a este país, a mi me encanta y se lo echo a todo. 


¿Cómo se consume el sírene? Se puede comer en desayunos, comidas, meriendas o cenas:  


Desayuno y merienda:

1. Banitsa


El relleno de este delicioso pastel de filo se hace con una mezcla de sírene y huevos (con añadidos según la receta). Yo prefiero hacerla casera porque así le puedo poner todo el sírene que quiero (o sea, un montón).


Banitsa pastel de queso Bulgaria


2. Princesas


Un desayuno muy búlgaro, que en casa solemos hacer los fines de semana, cuando no hay prisa y se puede desayunar con calma. Se mezcla un huevo batido con sírene desmenuzado hasta que queda una pasta consistente. Se pone sobre una rebanada de pan, y al horno un rato hasta que cuaja el huevo.

Princesas Bulgaria
 gotvach bg


3. Parzheni Filíiki


Su nombre significa "rebanadas fritas", e igual que las princesas, las hacemos los días de fiesta, pero no muy a menudo porque son bombas calóricas. Se parecen bastante a las torrijas españolas, es simplemente pan mojado en huevo y leche, y luego frito. En Bulgaria se suelen comer con sírene y miel, aunque yo las prefiero sólo con el queso.

Parzheni filíiki, torrijas a la búlgara
gotvach.bg


4. Sandía con sírene


Sin más, un plato con trozos de sandía y tacos de sírene. A mi esto me parece un poco raro, pero mi familia política suele comerlo para desayunar o merendar en verano. Y después de todo, yo vengo de un país donde se come melón con jamón.

Sandía con sírene Bulgaria
gotvach.bg


5. Palachinki


Oh, los palachinki. Son de las primeras cosas que aprendí a hacer cuando me mudé aquí. Los palachinki no son más que creps a la búlgara. Se les puede meter dentro casi cualquier cosa, dulce o salada. Por ejemplo, los salados pueden llevar sírene con miel o sírene con lukanka (embutido parecido al salchichón). A mi no me gusta mucho mezclar dulce con salado, así que los prefiero de sírene y lukanka.

Palachinki creps Bulgaria
 Pixabay


Comidas y cenas:


6. Pimientos rellenos: 


En Bulgaria se comen muchos pimientos, tanto crudos como asados. Los asados se pueden rellenar de carne o arroz, pero también es frecuente rellenarlos de sírene y quedan muy sabrosos.

Pimientos rellenos de sírene
bgvesti.net


7. Ensalada Shopska: 


Es la ensalada búlgara más tradicional. Se hace principalmente con tomate, pepino y sírene, con lo cual tiene los colores de la bandera búlgara. Además se le puede añadir cebolla o pimiento, pero yo no suelo hacerlo.


Ensalada Shopska Bulgaria


8. Sírene pané


Se trata de taquitos de sírene rebozados y fritos. Es algo muy simple, pero a mi me cuesta mucho que no se me desmenucen, así que no suelo hacerlos en casa. En verano los comemos a menudo, porque veraneamos cerca de un pueblo en el que hay un restaurante que los hace riquísimos. 

Sírene pané o panirano sírene
 

9. Parzheni kartofi


Patatas fritas cubiertas de sírene rallado. Ahora cuando voy a España se me hace raro comer patatas fritas sin nada de sírene, les falta algo...

Parzheni kartofi con sírene
 

10. Gyuvecheta


Ya pondré la receta si algún día consigo hacer fotos decentes. Este plato se prepara en recipientes búlgaros de cerámica, porque así se meten directamente las raciones individuales en el horno con su tapa. Hay muchas variantes, los que suelo hacer yo llevan sírene, tomate, lukanka (embutido búlgaro) y un huevo. Además de rico es facilísimo, sólo hay que meter los ingredientes crudos en el bol, y al horno. 

Gyuvecheta, típico búlgaro
gotvach bg
 
Estas son, pues, diez formas habituales de consumir el sírene búlgaro. Y por supuesto, hay quien se come el sírene... ¡a palo seco! Se adereza con una pizca de pimentón, que luce mucho sobre el fondo blanco.


Sírene con pimentón cherven piper
gotvach.bg
   
El sírene tiene mucho calcio, muchas proteínas, poca grasa y un sabor estupendo.  Yo tengo claras dos cosas respecto al sírene: pega con casi todo y nunca hay demasiado. :)

¿Habéis probado alguna vez este delicioso queso búlgaro?

lunes, 27 de junio de 2016

Mi entrevista a Simeón de Bulgaria

Si sois lectores asiduos de este blog puede que ya hayáis leído el post donde contaba por qué azar del destino pude conocer a Simeón de Bulgaria. Como dije, en una hora no es posible conocer bien a nadie, ni de lejos, pero ayuda más estar cara a cara que leer sobre él en la prensa.

Palacio de Vrana, Sofía, Bulgaria
El palacio de Vrana. Aquí vivió los primeros años de su vida, y aquí reside de nuevo desde que regresó a Bulgaria.


¿Mis impresiones personales? No le vi como político. Vi un abuelo que habla por whatsapp con once nietos a los que echa terriblemente de menos (viven repartidos por España, Reino Unido, Marruecos y EEUU). Un hombre dividido entre dos países que ama. Un señor mayor de mirada serena que en el otoño de su vida (expresión suya) mira atrás y reflexiona sobre esos casi 80 años. 

Han sido 79 años bastante movidos, sobre todo los primeros. Quedó huérfano a los seis años de forma brutal; primero perdió a su padre, el rey Borís III, después a su tío y a todos los que les rodeaban, que fueron fusilados. Recluidos un tiempo en su propia casa (la misma donde le entrevisté), parece ser que los soviéticos jugaban a disparar al azar en su dirección cuando paseaban, para amedrentarles. 

Y por último el exilio: les dieron 200 dólares a cada uno y tuvieron que irse de su país casi con lo puesto. Es mucho más terror del que debería sufrir nadie, y menos un niño pequeño.

Simeón II con sus padres y su hermana
El rey Borís III, Simeón de Bulgaria, su hermana María Luisa y su madre la reina Giovanna.


La entrevista no me pertenece, sino que es una exclusiva de la radio, pero como hubo que recortarla por falta de espacio en el programa, que ya de por sí es bastante corto, me han permitido poner aquí en el blog todo lo que no está en su web.

Por suerte, esta mitad es precisamente la que más quería yo en mi blog: las preguntas más personales, las más distendidas, las que reflejan más a Simeón de Sajonia como persona, como padre y como abuelo, mientras que en la web de la radio quedan las más serias, que reflejan más al político.

Fue extremadamente complicado para mi pensar qué preguntarle, porque además de que nunca había entrevistado a alguien de su categoría, no quería entrar mucho en política ni meterme demasiado en su vida privada, pero claro, si le entrevistaba era por ser quién es y algo había que preguntar. Así que lo hice un poco, como se dice, "pisando huevos". Su nuera me echó una mano por Twitter chivandome, entre otras cosas, que le encanta la Botánica.

Cuando le pregunté por los nombres de sus hijos, que como sabréis todos empiezan por K, evité decir "sus cinco hijos" y el número cinco en general, porque como puede que sepáis, su primogénito, el príncipe Kardam, falleció recientemente en un accidente de coche. Pero resultó que él mismo lo mencionó, "el pobre ya no está", con una gran pena en la mirada pero con naturalidad. Debe ser durísimo asumir algo así, ningún padre debería sobrevivir a su hijo.


Kardam, Kyril, Kubrat, Konstantil y Kalina, los hijos de Simeón de Bulgaria

Resumiendo, me dijo que los dos primeros fueron por casualidad y el resto ya fueron con K a propósito:

-> Kardam porque era el nombre de un khan búlgaro que no tuvo problemas con los países vecinos. 

-> Kyril como su tío, que gobernó Bulgaria durante tres años como regente cuando su hermano el rey Borís falleció y el pequeño Simeón, con 6 años, no tenía edad para hacerlo. 

-> Kubrat, el tercero, ya lo eligieron con K de forma intencionada, para seguir la tradición. 

-> Konstantin fue por el rey Constantino, que le había hecho padrino de su hijo. 

-> Y respecto a Kalina... Os dejo sus palabras textuales, yo tuve que aguantarme la risa para que no se oyera en la grabación:

"A Kalina yo la quería llamar Clementina como mi bisabuela, la hija del rey Luis Felipe de Francia, pero mi mujer dijo que si la llamaba Clementina no se iba a casar porque es un nombre demasiado anticuado, y además en español es un tipo de mandarina sin pipas. Kalina es un nombre muy búlgaro y precioso". 

"Así que esas son las cinco Kas. El rey Juan Carlos se reía y decía que son como cohetes: K1, K2, K3...".

Entendéis por qué me dio la risa, ¿no? Aclaro para quien no lo sepa que Simeón de Bulgaria y don Juan Carlos tienen un grado de parentesco lejano y son grandes amigos de toda la vida.

Luego le pregunté por sus nietos y si le visitan a menudo. "Para cinco hijos, once nietos no es una explosión demográfica, pero son bastantes, sí. Un equipo de fútbol, como dicen aquí mis compatriotas". 

"Desgraciadamente (vienen) poco, porque son muy estudiosos. Dos en Medicina, dos en Estados Unidos, Kalina que vive en Marruecos... Es muy difícil, pero a veces sí, alguna vez vienen a esquiar, porque eso es un buen aliciente y las posibilidades que ofrece Bulgaria son tan buenas... Si sobrevivo hasta el año que viene, me gustaría que viniesen todos cuando cumpla 80 a hacer lo mismo que hicimos cuando cumplí 70".

La familia de Simeón de Bulgaria en Sofía
Toda la familia real se reunió en Bulgaria para celebrar el 70 cumpleaños de Simeón.


"Es muy difícil, entre los programas de estudios, mis hijos y mis nueras tienen trabajos, es dificilísimo, yo no lo he conseguido. Por suerte el otro día, el día antes de marcharme de Madrid estaba Kyril que había venido por 24 horas de Londres, y Kubrat y Konstantin que de casualidad estaban en Madrid y les pude ver. Vino un nieto, los demás estaban con exámenes, o en Pamplona, o en Rabat, así que es difícil, pero hoy en día es así. La suerte es que hay una comunicación personal con medios como Whatsapp y cosas así que ayudan, porque antes era bastante engorroso escribir cartas para tantos miembros de la familia".

Hablando de Bulgaria comentó que su plato favorito son las alubias a la búlgara (bobche) y la banitsa, y su lugar favorito, los montes de Rila, donde solía ir con su familia de pequeño. 

Ya, ya, preguntarle a un rey cuál es su plato favorito no es muy serio, pero bueno, pensé que come y va de vacaciones como cualquier mortal, y tenía curiosidad. A veces nuestros gustos nos definen.  También me habría gustado preguntarle un montón de cosas sobre idiomas, familias numerosas y expatrio, y me aguanté. :)

A continuación le pregunté, pisando huevos de nuevo, por la muerte de su padre. Porque el rey Borís, relativamente joven y sano, falleció de repente justo después de una visita a Hitler, y todos sabemos lo poco que valoraba ese asesino de masas la vida humana. Además, el rey de Bulgaria había rehusado entregar a los judíos búlgaros, salvando con ello sus vidas, lo cual no le debió gustar al nazi. ¿Casualidad?

Simeón de Bulgaria en un campamento militar, 1943
El pequeño Simeón en un campamento militar en Chamkoria, Borovets,1943. Un rey de seis años.


Sorprendentemente la respuesta de Simeón apuntó a tres posibilidades, una a los nazis, otra a los soviéticos, y una tercera en la que yo no había pensado:

"La tercera opción es que muriera de un problema cardíaco, y porque era una época tan crítica y él una persona tan importante todos hemos pensado mal. Eso no se ha podido saber".

Ahí discrepo, porque en el organismo del rey Borís se encontró años más tarde una gran cantidad de mercurio, así que para mi, nazis, soviéticos o quien sea, pero no creo que fuera muerte natural. "Como hijo me hubiera gustado saber el motivo", me dijo Simeón. Normal...

Luego le pregunté por su apodo de "el rey republicano", motivado por el hecho de haber sido Primer Ministro del mismo país del que fue rey. Durante esos años de mandato logró que Bulgaria entrara en la OTAN y en la UE, aunque se quitó mérito aduciendo que fue un trabajo de equipo y que Bulgaria ya estaba predispuesta a entrar.

A continuación hablamos de la publicidad de Bulgaria como destino turístico en España, concluyendo lo que es obvio, que Bulgaria no se promociona adecuadamente en España como hacen otros países eslavos. Esto hay que cambiarlo, hay que dar más a conocer Bulgaria en Occidente porque es una pena que la gente se pierda lo que podrían ser vacaciones low cost estupendas por desconocimiento.

Otra pregunta inevitable fue... ¿A qué se dedica actualmente? ¿Está jubilado o sigue trabajando?

"Yo quisiera estar jubilado, pero me explotan. A esta venerable edad sigo ocupadísimo, preocupadísimo. Hoy mismo que es un día festivo he tenido reuniones por la mañana y por la tarde, y mañana una sola, pero pasado mañana son siete, y con mi edad ya empiezo a acusarlo. Pero hay mucho que puedo hacer, y si puedo aportar algo es por mi experiencia y también por mi vida tan extraña. He podido ver mundo y a la vez tengo como prioridad el país donde he nacido. Sigo muy ocupado, y me gustaría tener más tiempo para leer, para hacer lo que me diera la gana, o para ir a ver a mis nietos".

Autobiografía de Simeón II de BulgariaPor último le pregunté sobre su autobiografía, "Un Destino Singular", que aunque ya lleva tiempo publicada en Bulgaria y Francia, acaba de publicarse en España. De hecho cuando hablé con él faltaban apenas unos días para la presentación del libro en Madrid, donde estuvo acompañado, entre otros, por don Juan Carlos y doña Sofía.

Esto es parte de lo que me contó: "Creo que ha salido algo entretenido y no demasiado tostón, como diría la gente. (...) Yo lo escribí en primera persona porque quise que fuera en primera persona, lo que yo he visto, no lo que dicen otros. Fue por eso que lo escribí, no por vanagloriarme, lejos de ello soy terriblemente autocrítico, con lo cual no me lo podría permitir nunca".

Estoy esperando que me llegue el libro desde España, cuando lo lea ya os contaré mi opinión. 

 Si os ha parecido interesante, podéis escuchar el resto de la entrevista (la parte "seria") en la web de Radio Bulgaria.

Como siempre, todos los comentarios son bienvenidos siempre y cuando se expresen con educación. No hace falta opinar igual para conversar. :)