Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 15 de mayo de 2017

Españoles en Bulgaria: la reina Margarita

Hace tiempo empecé una sección en el blog llamada "Españoles en Bulgaria", dedicada a españoles que viven aquí o que tienen algo que ver con Bulgaria. Y hoy quiero hablar de una española muy especial, una mujer notable a la que admiro mucho y que algún día me gustaría poder conocer (soñar es gratis): la reina Margarita.

El rey Simeón y la reina Margarita de Bulgaria

Que sí, que Bulgaria es una República. Esto es un tema muy complejo, pero resumiendo mucho, técnicamente el rey Simeón nunca ha abdicado. Lo conté con más detalle aquí. Pero yo no quiero meterme en política, ni hablar de ella como reina, sino como persona.


No esperéis aquí ningún "cotilleo jugoso" ni nada nuevo; su vida privada es suya, yo me he limitado a recopilar información pública y a aderezarla un poco con mis opiniones personales (al fin y al cabo, esto es un blog personal). 
 
Lo ideal habría sido poder hablar con ella, pero como comprenderéis, no puedo llamar a su puerta y ponerme a hacerle preguntas. De hecho, es tan discreta que nunca concede entrevistas, y si no puede la prensa, ¿por qué iba a poder yo?

De todos modos, mi fuente principal de información es la más fiable: la autobiografía del rey Simeón, que sin duda es quien mejor la conoce.

Aviso: me salto a propósito toda la parte de títulos y linaje, porque creo que eso no define a una persona. Para datos serios y lenguaje enciclopédico ya está la Wikipedia. Pero empiezo con un resumen exprés de su biografía, para que quienes no la conocen se puedan situar. 



 ¿Quién es la reina Margarita?

Margarita Gómez-Acebo y Cejuela nació en Madrid en 1935. Su padres fueron fusilados en el 36, cuando ella tenía apenas un año, y fue educada por diversos parientes.

En el 62 se casó con Simeón de Bulgaria, que vivía exiliado en Madrid. Su boda no fue coser y cantar, ni mucho menos: en la España de Franco lo tuvieron muy complicado por ser una pareja católico-ortodoxa. La sociedad de la época se escandalizó, y pasaron años antes de que lo consiguieran. Incluso entonces, los periódicos lo censuraron.


La boda de Margarita Gómez-Acebo y Simeón de Bulgaria


"No pudimos casarnos hasta concluir dos largos años de negociaciones entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa. La cuestión que se planteaba a ojos del Vaticano era la religión que tendrían nuestros hijos", cuenta Simeón. Al final hubo acuerdo, y la feliz pareja pudo casarse por fin.

Margarita se casó con Simeón de Bulgaria nada menos que tres veces: por el rito católico, por el rito ortodoxo y por lo civil. Al menos se toman las dificultades con humor: "Más de 50 años después, mi esposa y yo todavía ironizamos sobre el hecho de que si nuestro matrimonio dura tanto tiempo es porque habría sido muy difícil divorciarse después de tres bodas". 


Empezó a estudiar búlgaro tras su boda, y me han confirmado que actualmente lo habla muy bien. 

Margarita Gómez-Acebo y Simeón de Bulgaria



Es madre de familia numerosa: tiene cinco hijos y 11 nietos. Tengo entendido que viaja a menudo a España para ver a la familia, e imagino que también viaja al resto de países por los que están repartidos: Inglaterra, EEUU, Marruecos... Qué tipo de madre es, eso no puedo saberlo. Yo me la imagino estricta y afectuosa a la vez.

Hace pocos años su hijo mayor falleció en un accidente de coche (DEP). No imagino nada más terrible para una madre que perder a un hijo, y creo que cualquiera que tenga hijos opinará igual. 
 
Margarita y Simeón de Bulgaria hijos
Con sus cinco hijos (Imagen: kingsimeon.bg).



Cuando en 2001 su marido fue elegido Primer Ministro de Bulgaria, ella se vino también. Imagino que no le debió resultar fácil (salvando mucho, mucho las distancias, esto de mudarse a la otra punta de Europa por un marido búlgaro ya me lo conozco).

Simeón explica que "mi esposa me apoyó en esta decisión cargada de consecuencias. (...) Desde entonces, no dejó de apoyarme con todo su corazón y todas sus fuerzas, resistiendo las dificultades (...). Ha sufrido junto a mí los duros ataques que he tenido que soportar. Sus consejos siempre me acompañaron".

A lo largo de todo el libro su marido va haciendo numerosas referencias a Margarita, y siempre dice cosas bonitas de ella: "Mi vida cambió cuando conocí a mi mujer", "Margarita es una persona que no conoce el concepto del rencor". La describe, entre otras cosas, como bella, independiente, objetiva, libre pensadora, sociable, con muchos amigos, abierta, viajera, curiosa... 


Margarita y Simeón Bulgaria
Imagen: cortesía de Paulina Mihaylova


Hace hincapié varias veces en su poco apego a las cosas materiales. Pone el ejemplo de una vez que el rey Hassan II de Marruecos le regaló un bolso de oro y recuerda con humor la reacción de su mujer: "No se lo podía creer, ella que había sido educada de modo tan austero".

La reina Margarita es de constitución menuda y delicada. No sé si decir que es "como una margarita" sería cursi, pero es lo que me viene a la cabeza: son flores sencillas, pequeñas, bonitas, gustan a todos y alegran cualquier prado. 


Y ya que hablamos de su nombre, un dato interesante: Margarita es uno de los pocos nombres de mujer que se utilizan tanto en Bulgaria como en España, y se pronuncia exactamente igual en ambos idiomas. 

No parece que tenga 82 años, y podría jurar que está más en forma que yo. La vi una vez en persona, a menos de cinco metros; iba elegante pero muy sobria, sin apenas joyas. Esto parece ser habitual en ella.

Margarita Gómez-Acebo, reina de Bulgaria
Imagen: kingsimeon.bg

He leído que no compra nada que no necesite, ni para ella ni para su familia, y que incluso en sus cumpleaños pide que en vez de regalos para ella se hagan donativos diversos. 

Cuando cumplió los 70, por ejemplo, pidió que se ayudara a un niño búlgaro de dos años que necesitaba una operación. En Navidad siempre se acuerda de los niños huérfanos y les hace llegar regalos.

"Margarita es la única mujer que ha sido reina consorte y Primera Dama de la República para volver a ser lo que siempre fue: "la reina del 45", la línea de autobuses que arranca de su propia puerta y que utiliza para ir al centro de Madrid. Nadie diría jamás que esa mujer que ocupa un asiento en el autobús de la EMT de Madrid es la reina consorte de Bulgaria", dice de ella el periodista Jaime Peñafiel, amigo de la familia.

Esto no lo puedo asegurar, pero dicen que en Sofía también usa el transporte público y que hasta la han visto comprar en Ilientsi (un mercadillo de la capital). Suena un poco surrealista, aunque con lo que me chifla a mi ese sitio, me puedo creer que ella vaya si puede. 

Reina Margarita de Bulgaria
Imagen: cortesía de Paulina Mihaylova
 
Querida reina Margarita: has sobrellevado estoicamente dificultades a las que la mayoría de gente no tiene que enfrentarse nunca. Lamento profundamente todas tus pérdidas y admiro la entereza con la que has seguido adelante. Eres un ejemplo de generosidad, valentía y fortaleza. 

Como se dice en Bulgaria, da si zhiva i zdrava, que sigas viva y sana muchos años. No hace falta llevar corona para ser toda una reina.

lunes, 8 de mayo de 2017

El monasterio medieval de Rozhen y la cascada Skoka

Tantos años viviendo en Bulgaria, y aún me siguen fascinando los monasterios ortodoxos. Tal vez porque son algo distintos de los católicos, pero sea por lo que sea, espero que no dejen de maravillarme nunca. Hace unas semanas pude visitar uno bastante escondido: el monasterio medieval de Rozhen, en búlgaro conocido como Rozhenski Manastir.   

Monasterio Rozhen Bulgaria
 Imagen: Reinhard P. Braun, Wikipedia


¿Cómo llegar?

He dicho que está escondido porque no está en una ruta muy transitada, pero es relativamente fácil llegar: se coge la carretera E79 desde Sofía, a unos 170 km se toma el desvío 109 hasta Melnik, y seis kilómetros más adelante se encuentran el pueblo y el monasterio de Rozhen.


El pueblo de Rodzhen:

Rozhen es un pueblo realmente diminuto; de hecho, tiene apenas 12 habitantes. Hay un puñado de casas bonitas, vale la pena parar un rato a verlas. Muchas de ellas tienen pequeños stands de souvenirs, y si queremos comprar algo, mejor hacerlo aquí, porque en el monasterio no se vende nada.

El nombre de Rozhen viene de "nacimiento", y viene del nombre del monasterio (Rozhedstvo Bogorodichno, Natividad de la Virgen María). 

De Rozhen parte un pequeño camino asfaltado que sube hasta el monasterio, que como es habitual en estos centros de retiro espiritual, se encuentra en plena montaña.  Este en concreto se encuentra rodeado de las mismas pirámides de Melnik.


A media subida está la pequeña iglesia Santos Cirilo y Metodio, que data de 1914, y detrás, la tumba del revolucionario Yane Sandanski

Tumba deYane Sandanski Rozhen


Me pareció curioso que las monedas que habían dejado los visitantes eran todas extranjeras, aunque no pude reconocer de qué país. Y de hecho, tampoco entendí por qué la gente deja monedas en una tumba, si alguien lo sabe que me lo explique.

En la explanada delante del monasterio hay una amplio aparcamiento gratuito, y en el camino hasta la entrada del monasterio hay varios arboles tan llenos de martenitsas que parece que hayan florecido, ¡es precioso! Para quien no sepa qué es una martenitsa, lo expliqué aquí.

Martenitsas en Rozhen Bulgaria




El monasterio de Rozhen:

El monasterio de Rozhen data del siglo XIII y es uno de los monasterios medievales mejor conservados de Bulgaria, y también el mayor de la región de Pirin.


Por alguna razón, el arco de entrada al monasterio crea un extraño efecto óptico y parece una entrada para pitufos, pero a medida que uno se va acercando parece crecer a cada paso, y al llegar ya se ve que el tamaño es normal (unos 2m). Me pasó exactamente lo mismo en el monasterio de Bachkovo.


Entrada del monasterio de Rozhen, Bulgaria
¿A que parece una entrada para pitufos? XD

Hay que tener claro desde el principio que el monasterio de Rozhen es muy sencillo y humilde, y quien vaya a verlo esperando la majestuosidad del monasterio de Rila se llevará una decepción. No hay que compararlo, simplemente es distinto. 


Este es un monasterio mucho más pequeño en el que predomina la austeridad, y no hay tiendas ni apenas turistas. Es un monasterio funcional en el que viven y trabajan monjes, de modo que es recomendable hablar bajo por respeto. 

Claustro monasterio de Rozhen


Como es habitual en los monasterios ortodoxos, consta de un claustro (en este caso, un hexágono irregular) edificado alrededor de una iglesia que queda en el centro del patio. Esta iglesia se llama Rozhedstvo Bogorodichno, Natividad de la Virgen María, y da nombre al monasterio.


En el siglo XVI se construyeron el ala sur y la iglesia principal, y en el siglo XVII se pintaron los frescos. En la segunda mitad del siglo XVII fue devastado por un incendio y más tarde reconstruido de nuevo en el siglo XVIII, gracias a donaciones de búlgaros adinerados. 

En 1727 dos artistas griegos pintaron la escena de la Dormición de la Virgen del exterior, y otros pintaron los frescos y los iconos del interior.

Iglesia monasterio Rozhen
La luz es un asco, lo sé, pero es lo que hay, ese día lloviznaba


En la segunda planta del claustro, enfrente de la puerta de entrada (según la disposición tradicional de los monasterios ortodoxos) está el antiguo refectorio donde antaño comían los monjes, en el que aún quedan algunos frescos del siglo XVI. 

En el centro se puede ver la larguísima mesa monacal, que sería la envidia de cualquier familia numerosa (lo bien que nos habría venido a mis hermanos y a mi cuando eramos pequeños).

El refectorio monasterio de Rozhen Bulgaria
 

El icono milagroso:

En una capilla, junto a la entrada del monasterio, se conserva un icono milagroso de la Virgen María, llamado "Portaitissa" (la que guarda la puerta).


La historia del icono es realmente curiosa: cuentan que en el siglo IX el emperador bizantino Theophilos emitió un edicto en virtud del cual había que destruir todos los iconos religiosos. Encontraron este en casa de una viuda, que consiguió entregarlo a su hijo para que lo llevara, cruzando el mar, hasta el monte Athos (Grecia), donde se hizo monje. 

Icono milagroso Virgen María Portaitissa, Monasterio de Rozhen
Imagen: bulgariamonasteries.com


Un día el icono apareció en una columna de fuego, sobre el mar, ante el monasterio de Iviron (del que dependía el monasterio de Rozhen), y se movía de sitio cada vez que los monjes intentaban recuperarlo. Una noche la Virgen María se apareció a uno de los monjes para pedir ser llevada al monasterio de Rozhen, y así se hizo. 

Se dice que hace siglos el icono cambiaba de lugar sin que nadie lo tocara, y cada mañana aparecía cerca de la puerta del monasterio. Los monjes construyeron entonces una pequeña capilla en el patio, al lado de la puerta, y colocaron ahí el icono, que desde entonces no ha vuelto a salir de paseo. No sé qué parte de verdad habrá en esta historia.


Vienen a ver el icono milagroso peregrinos de todo el país y del extranjero, y cada 8 de septiembre (Malka Bogoroditsa, la fiesta del monasterio), se saca en procesión y luego se hace "kurbán" (una comida especial como ofrenda de agradecimiento a Dios que se reparte a los vecinos) y se bendice.

En los años 80 se llevaron a cabo algunas obras de restauración y conservación del monasterio, tanto de los edificios como de los frescos, iconos y tallas.



Kashina y la maravillosa cascada de Skoka

Nos había dicho que cerca de la aldea de Kashina se encuentra una de las cascadas más grandes y bonitas de Bulgaria, así que nos dirigimos hacia ahí. El camino parte del centro de Rozhen, está bien señalizado.


Es una zona tan, tan remota y aislada que por primera vez desde que vivo en Bulgaria, vi que no llegaba ni la señal del móvil.

 

Para llegar al siguiente pueblo, llamado Lubovishte, hay que atravesar un extraño túnel excavado en la roca, que al parecer excavaron a mano, durante más de un año, los habitantes de los dos pueblos. ¡Menuda determinación!


El problema es que se puso a llover otra vez, y en la zona abunda un tipo de suelo que es como arcilla blanda. Vamos, que parecía que se deshacían los caminos a nuestro paso. 

 

Avanzamos con dificultad unos 10 km por un sendero muy agreste entre montañas. Llegamos por fin a Kashina, que es una aldea diminuta y con aspecto de ser muy, muy pobre. A partir de ahí ya sólo se podía seguir a pie, pero en una zona desconocida y aislada, en pleno diluvio y sin cobertura de móvil, nos pareció un riesgo innecesario. Dimos media vuelta, pero ¡qué rabia! 


Volveremos otro día, sin duda. Aunque no pudieramos ver la cascada estuve mirando fotos antes de ir y es realmente preciosa:

Cascada Skoka (imagen: waterfallsbg.info)
 
Se pueden ver el monasterio de Rozhen y la cascada en medio día, pero claro, eso depende del ritmo de cada turista. Nosotros vistamos Melnik por la mañana, y el monasterio y (casi) la cascada por la tarde. ¡Un día muy bien aprovechado! Qué ganas de volver...


¿Habéis estado alguna vez en el monasterio o en la cascada?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...