Españoles en Bulgaria: la reina Margarita

Hace tiempo empecé una sección en el blog llamada "Españoles en Bulgaria", dedicada a españoles que viven aquí o que tienen algo que ver con Bulgaria. Y hoy quiero hablar de una española muy especial, una mujer notable a la que admiro mucho y que algún día me gustaría poder conocer (soñar es gratis): la reina Margarita.

El rey Simeón y la reina Margarita de Bulgaria

Que sí, que Bulgaria es una República. Esto es un tema muy complejo, pero resumiendo mucho, técnicamente el rey Simeón nunca ha abdicado. Lo conté con más detalle aquí. Pero yo no quiero meterme en política, ni hablar de ella como reina, sino como persona.


No esperéis aquí ningún "cotilleo jugoso" ni nada nuevo; su vida privada es suya, yo me he limitado a recopilar información pública y a aderezarla un poco con mis opiniones personales (al fin y al cabo, esto es un blog personal).

Lo ideal habría sido poder hablar con ella, pero como comprenderéis, no puedo llamar a su puerta y ponerme a hacerle preguntas. De hecho, es tan discreta que nunca concede entrevistas, y si no puede la prensa, ¿por qué iba a poder yo?

De todos modos, mi fuente principal de información es la más fiable: la autobiografía del rey Simeón, que sin duda es quien mejor la conoce.

Aviso: me salto a propósito toda la parte de títulos y linaje, porque creo que eso no define a una persona. Para datos serios y lenguaje enciclopédico ya está la Wikipedia. Pero empiezo con un resumen exprés de su biografía, para que quienes no la conocen se puedan situar. 



 ¿Quién es la reina Margarita?

Margarita Gómez-Acebo y Cejuela nació en Madrid en 1935. Su padres fueron fusilados en el 36, cuando ella tenía apenas un año, y fue educada por diversos parientes.

En el 62 se casó con Simeón de Bulgaria, que vivía exiliado en Madrid. Su boda no fue coser y cantar, ni mucho menos: en la España de Franco tuvieron serios problemas para casarse por ser una pareja católico-ortodoxa. La sociedad de la época se escandalizó, y pasaron años antes de que lo consiguieran. Incluso entonces, los periódicos censuraron el enlace.


La boda de Margarita Gómez-Acebo y Simeón de Bulgaria


"No pudimos casarnos hasta concluir dos largos años de negociaciones entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa. La cuestión que se planteaba a ojos del Vaticano era la religión que tendrían nuestros hijos", cuenta Simeón. Al final hubo acuerdo, y la feliz pareja pudo casarse por fin.

Margarita se casó con Simeón de Bulgaria nada menos que tres veces: por el rito católico, por el rito ortodoxo y por lo civil. Al menos se toman las dificultades con humor: "Más de 50 años después, mi esposa y yo todavía ironizamos sobre el hecho de que si nuestro matrimonio dura tanto tiempo es porque habría sido muy difícil divorciarse después de tres bodas". 


Empezó a estudiar búlgaro tras su boda, y dos personas que la conocen me han confirmado que actualmente lo habla muy bien. 

Margarita Gómez-Acebo y Simeón de Bulgaria



Es madre de familia numerosa: tiene cinco hijos y 11 nietos. Tengo entendido que viaja a menudo a España para ver a la familia, e imagino que también viaja al resto de países por los que están repartidos: Inglaterra, EEUU, Marruecos... Qué tipo de madre es, eso no puedo saberlo. Yo me la imagino estricta y afectuosa a la vez.

Hace pocos años su hijo mayor falleció en un accidente de coche (DEP). No imagino nada más terrible para una madre que perder a un hijo, y creo que cualquiera que tenga hijos opinará igual. 
 
Margarita y Simeón de Bulgaria hijos
Con sus cinco hijos (Imagen: kingsimeon.bg).



Cuando en 2001 su marido fue elegido Primer Ministro de Bulgaria, ella se vino también. Imagino que no le debió resultar fácil (salvando mucho, mucho las distancias, esto de mudarse a la otra punta de Europa por un marido búlgaro ya me lo conozco).

Simeón explica que "mi esposa me apoyó en esta decisión cargada de consecuencias. (...) Desde entonces, no dejó de apoyarme con todo su corazón y todas sus fuerzas, resistiendo las dificultades (...). Ha sufrido junto a mí los duros ataques que he tenido que soportar. Sus consejos siempre me acompañaron".

A lo largo de todo el libro su marido va haciendo numerosas referencias a Margarita, y siempre dice cosas bonitas de ella: "Mi vida cambió cuando conocí a mi mujer", "Margarita es una persona que no conoce el concepto del rencor". La describe, entre otras cosas, como bella, independiente, objetiva, libre pensadora, sociable, con muchos amigos, abierta, viajera, curiosa... 


Margarita y Simeón Bulgaria
Imagen: cortesía de Paulina Mihaylova

Simeón hace hincapié varias veces en el poco apego de Margarita a las cosas materiales. Pone el ejemplo de una vez que el rey Hassan II de Marruecos le regaló un bolso de oro y recuerda con humor la reacción de su mujer: "No se lo podía creer, ella que había sido educada de modo tan austero".

La reina Margarita es de constitución menuda y delicada. No sé si decir que es "como una margarita" sería cursi (vale, lo es), pero es lo que me viene a la cabeza: son flores sencillas, pequeñas, bonitas, gustan a todos y alegran cualquier prado. 


Y ya que hablo de su nombre, un dato interesante: Margarita es uno de los pocos nombres de mujer que se utilizan tanto en Bulgaria como en España, y se pronuncia exactamente igual en ambos idiomas. 

No parece que tenga 82 años, y podría jurar que está más en forma que yo. La vi una vez en persona, a menos de cinco metros; iba elegante pero muy sobria, sin apenas joyas. Esto parece ser habitual en ella.

Margarita Gómez-Acebo, reina de Bulgaria
Imagen: kingsimeon.bg

He leído que no compra nada que no necesite, ni para ella ni para su familia, y que incluso en sus cumpleaños pide que en vez de regalos para ella se hagan donativos diversos. 

Cuando cumplió los 70, por ejemplo, pidió que se ayudara a un niño búlgaro de dos años que necesitaba una operación. En Navidad siempre se acuerda de los niños huérfanos y les hace llegar regalos.

"Margarita es la única mujer que ha sido reina consorte y Primera Dama de la República para volver a ser lo que siempre fue: "la reina del 45", la línea de autobuses que arranca de su propia puerta y que utiliza para ir al centro de Madrid. Nadie diría jamás que esa mujer que ocupa un asiento en el autobús de la EMT de Madrid es la reina consorte de Bulgaria", dice de ella el periodista Jaime Peñafiel, amigo de la familia.

Esto no lo puedo asegurar, pero dicen que en Sofía también usa el transporte público y que hasta la han visto comprar en Ilientsi (un mercadillo de la capital). Suena un poco surrealista, aunque con lo que me chifla a mi ese sitio, me puedo creer que ella vaya si puede. 

Reina Margarita de Bulgaria
Imagen: cortesía de Paulina Mihaylova
 
Querida reina Margarita: has sobrellevado estoicamente dificultades a las que la mayoría de gente no tiene que enfrentarse nunca. Lamento profundamente todas tus pérdidas y admiro la entereza con la que has seguido adelante. Eres un ejemplo de generosidad, valentía y fortaleza. 

Como se dice en Bulgaria, da si zhiva i zdrava, que sigas viva y sana muchos años. No hace falta llevar corona para ser toda una reina.

8 comentarios:

  1. Para mi una mujer que haya criado tantos hijos ya es de por si una reina! Ya independientemente de las opiniones politicas, siempre esta bien conocer a las personalidades, cuantas cosas tendra para contar, que pena que no de entrevistas. Me ha hecho pensar en Letizia, pobre mujer, haga lo que haga siempre van a escribir sobre la ropa que lleva puesta, que asco de periodismo.. tal vez algun dia cuando este mas mayor empiecen a tratarla como una figura politica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente vive más tranquila sin "ejercer" de reina, aunque estar casada con Simeón también debe conllevar una serie de compromisos.
      Sí que es una pena que la prensa se fije más en lo que lleva la gente que en lo que hace. Pero el que quiere puede ver más allá del modelito de turno. ;)

      Eliminar
  2. Ya ves, por el tema del cotilleo conocemos en España más a sus hijos que a ella. Siempre resulta curioso conocer a personas españolas que han sido relevantes en otros países por el motivo que sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo como leo pocas revistas no sabía casi nada de ninguno hasta que me vine a Bulgaria y empecé a interesarme por todo lo relacionado con Bulgaria. En general casi todos parecen gente muy trabajadora y no muy propensa a llamar la atención.

      Eliminar
  3. Por muy menuda que se vea, si ese cuerpo ha aguantado cinco hijos, tiene que ser muy fuerte.

    Grecia también es una república y a los reyes los siguen llamando reyes. Han perdido la jefatura de estado y todo el poder que conlleva, pero el título lo conservan porque es hereditario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que debe ser fuerte... por dentro y por fuera. El título es eso, un título, yo creo que lo que define a la gente son sus actos. :)

      Eliminar
  4. Pues la verdad es que yo no conocía casi nada de su vida, pero me encanta leer y conocer más. Además, como no lo cuentas en plan wikipedia, es muy entretenida la lectura (aunque tengo que reconocer que he ido a la wikipedia y me he leído también todo el artículo jeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja bueno, la wikipedia se centra en los datos serios, yo lo he aligerado a mi manera. :)

      Eliminar

Los comentarios enriquecen el blog. ¿Quieres dejar tu opinión?

© Mamá en Bulgaria. Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.