Cómo superar con éxito (y disfrutar) una invitación a cenar en Bulgaria

Cada país tiene su propia idiosincrasia y en lo tocante al protocolo para  ir a casa de otras personas Bulgaria no es una excepción.

Los búlgaros son gente excepcionalmente hospitalaria, ya mencioné que eso es una de las cinco cosas que más me gustan de Bulgaria. Y esto puede ser estupendo, pero el extranjero debe estar preparado y saber qué esperar, para que nada le pille por sorpresa y poder disfrutar de la ocasión.

Cena con amigos en Bulgaria


El saludo

Lo más habitual son dos besos en las mejillas al llegar y otros tantos en la despedida. Esto las mujeres. Los hombres entre ellos y con las mujeres se dan la mano, aunque a veces hay sorpresas. Los amigos jubilados de mis suegros me tienden trampas: me dan la mano y cuando la tienen bien agarrada tiran de mí y me espachurran en una especie de abrazo de oso algo violento (violento para mi, claro).

Jirafa beso tronco
No te pases, tronco...

Con los besos suelo tener problemas porque nunca sé quién va a besar primero, y a veces me encuentro con que yo doy dos besos y la otra persona ninguno, o viceversa. Pero en el fondo es gracioso y una forma como otra de romper el hielo.

Los regalos

Siempre, SIEMPRE hay que llevar algo. Los búlgaros son muy detallistas y normalmente no se conforman con llevar sólo una cosa. Una ofrenda típica serían flores para la anfitriona, una botella de vino o bombones, y nunca olvidan un detallito para los niños de la casa. No tienen por qué ser enormes, puede ser cosas pequeñas, una chocolatina, una simple flor con un lazo bonito, pero algo hay que llevar. Normalmente los regalitos se dan nada más entrar por la puerta, antes de quitarse los abrigos (y los zapatos).

Regalos para los anfitriones bombones flores vino

  
Las zapatillas

Ya conté lo de las zapatillas de estar por casa: en un hogar búlgaro nunca se llevan zapatos, y si hay un mínimo de confianza se espera lo mismo de los invitados. Hay tres opciones, según las preferencias personales y la relación que hay con los anfitriones: llevar tus propias zapatillas (lo que suelo hacer yo), aceptar las que te presten o quedarte en calcetines. Obviamente, si la cena es un un restaurante te dejas los zapatos puestos, o si no sería muy raro! (¿os imagináis?).


Las zapatillas de estar por casa. Bulgaria
Imagen: pisamonas.es


El tiempo:

Una comida o una cena a la búlgara se puede alargar horas y horas, y eso es bueno, es señal de que la gente está a gusto (sobre todo en zapatillas). Yo he estado en cenas de 5-7 horas, y he tenido que aprender a comer a otro ritmo. ¡Pueden pasar 15 minutos entre un bocado y el siguiente! Mi consejo después de varios años: dejar de mirar el reloj y centrarse en pasarlo bien.

Las vituallas

Se suele empezar con ensalada y con ella se toma rakía, una bebida alcoholica búlgara muy fuerte (algo así como un brandy de frutas). A veces incluso se ofrece a los invitados rakía de destilación casera, y este sí es fuerte de verdad, puro fuego. Eso sí, por más alcohol que corra muy raras veces se emborrachan, probablemente porque combinan con comida y porque diluido a lo largo de tantas horas no es tanto.

Ensalada Shopska y rakía. Bulgaria
La ensalada Shopska es la más típica de Bulgaria, y hasta tiene los colores de la bandera nacional.

En este país hay infinidad de platos típicos de carne de buena calidad, pero esto no es un problema para los poco aficionados a la proteína animal, porque también suele haber mucho acompañamiento a base de patatas o verduras al horno o a la brasa. Suficiente para que un vegetariano no pase nada de hambre. 

Se considera de mala educación rechazar comida, ya sea porque no te apetece o porque estás lleno. Esto a mi al principio me agobiaba mucho, porque era incapaz de comerme todo lo que me servían y lo pasaba fatal.  Es mejor aceptarla siempre, servirse poca cantidad y comer muuuy despacio, de modo que siempre haya algo en el plato, porque si te ven el plato o el vaso vacío acuden raudos y veloces a llenartelo.

Respecto a las bebidas, también conté hace tiempo que los búlgaros no beben agua y por ello no suele haber en la mesa. Si la pides te la traen, por supuesto, pero no sin antes quedarse bastante alucinados e insistir mucho ofreciendote otras alternativas: té, café, vino, cerveza y muchos zumos envasados. 

Zumos Cappy Bulgaria



Después de siete años aquí los que me conocen ya van aceptando mis rarezas y sólo insisten un par de veces antes de observar ligeramente horrorizados cómo me lleno el vaso con agua del grifo, y a veces para evitarlo compran botellas de agua especialmente para mi. Lo que sea para no verme cometer tamaño sacrilegio. ;)

Es altamente improbable que uno salga de un hogar búlgaro sin estar bien relleno de delicias culinarias. Los búlgaros tratan a los invitados como reyes, para ellos lo mejor, para todos los gustos y en grandes cantidades. Suele haber mucha comida y muy variada, así que si algo no te gusta demasiado habrá otras muchas cosas que sí.

Los elogios

Indispensables. Esto creo que es igual en todas partes, no sólo en Bulgaria. Es de buena educación alabar el arte culinario de los anfitriones, e incluso en el caso remoto de que la comida no esté buena, siempre hay algo que elogiar sin tener que decir mentiras. Siempre.

Elogios en la cena en Bulgaria


La despedida

Nunca es corta, es todo un ritual que empieza por los invitados diciendo que ya es hora de irse, los anfitriones insistiendo que se queden un poco más y claudicando al final... Después un buen rato para ponerse los zapatos y los abrigos, mientras ambas partes manifiestan muchas veces lo bien que lo han pasado, lo deliciosa que estaba la comida y las ganas que tienen de repetir la invitación.  

Obviamente todo esto puede variar según cada persona, según la confianza que haya y según la costumbre, pero a grandes rasgos es lo más habitual. Y hablo de cenas pero por supuesto lo esencial es aplicable también a comidas.

Como veis no hay grandes diferencias entre una cena con amigos en España o en Bulgaria, pero hay pequeños detalles que es bueno saber de antemano, por eso de "donde fueres haz lo que vieres". Adaptarse o sufrir. Yo prefiero lo primero, y disfrutar de la ocasión.

¿Cómo transcurren vuestras cenas con amigos? 

33 comentarios:

  1. Qué curioso, lo de los regalos y zapatillas es casi igual que en Japón :)
    Una pregunta: ¿A qué hora se cena en Bulgaria?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Bulgaria la cena es entre 18:00 y las 20:00 horas pero cuando hay invitados puede prolongarse hasta la madrugada. Me acuerdo una vez hicimos una cena con españoles y búlgaros y los españoles estuvieron asombrados como podemos comer, bailar, beber, comer, beber, bailar... y así durante mas de 6 horas. Tengo que reconocer que ellos no quedaron atrás y lo pasamos fenomenal:D

      Eliminar
    2. Exacto, como dice Plamdem se cena muy pronto. Yo como española no puedo cenar a las 18:00, pero a las 20:00 como muy tarde ya estamos todos cenados y en proceso de bañar y acostar a los niños. Y sinceramente, estos horarios son de lo que más me gusta de vivir aquí. :)

      Eliminar
  2. Ay Marta, cuanta razón tienes en todo lo que escribes! Yo después de tantos años fuera, y adoptando todo lo español por mi pareja, se me van olvidando las cosas, y leyendote me doy cuenta cuanto las echo de menos. Gracias por estar allí, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje es muy relativo eh? Depende mucho de cada persona. Ahora tu te estás españolizando y yo me voy bulgarizando! :)

      Eliminar
  3. Jajaja mi búlgara seguro que me deja muerta de hambre, eso si es que me llega a invitar a su casa!! Cada vez que leo un post sobre el típico búlgaro, (que es mi entrada favorita) acabo riéndome!! Blagodarya ti mnogoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Agnes, pero no permitas que nadie te haga pasar hambre, ¡pide más comida que hay que comer! XD

      Eliminar
  4. Muy curioso lo de los detallitos a los anfitriotes! :) Lo de las zapatillas me encanta, creo que voy a empezar a hacerlo en casa xP
    Te sigo y te añado a mi lista de blogs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, lo de las zapatillas a mi me va genial, es una de las costumbres que he adoptado con más facilidad. Muy práctico, realmente. :)

      Eliminar
    2. En casa de mi abuela no hay zapatillas, hay terlitsi (терлици), calcetines de lana que toda abuela búlgara que se precie hace en cantidades industriales durante el invierno.

      Eliminar
    3. La abuela de mi marido también los hace y a mi me encantan. Mi hija los lleva desde que empezó a andar. Y nosotros también tenemos un buen surtido de ellos. I love Bulgaria!!

      Eliminar
  5. Lo que nos hemos dicho desde hace tiempo: ¡se parecen mucho los búlgaros y los húngaros en el tema de la comida y la socialización!

    Un abrazo desde Budapest, vecina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ahí también es parecido? Bueno no me sorprende nada, después de lo que voy leyendo en tu blog, a veces parece que sea el mismo país! Un abrazo. :)

      Eliminar
  6. Me ha encantado lo de las zapatillas. Mi tarima agradecería bastante este sistema, y no tendría miles de marcas de tacones. Igual para la próxima cena que organice, compro unos cuantos pares y la hago "a lo búlgaro", en zapatillas de estar por casa, con regalitos y sin agua, jajajaja. Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, para los suelos de madera es lo mejor. Los zapatos sucios de la calle lo van rascando y lo maltratan mucho, una pena. :)

      Eliminar
  7. ¡Qué curioso lo de las zapatillas! Qué raro me suena jeje ni bien ni mal, pero me choca :D

    El resto me encanta todo, menos lo de los zumos, que los eliminaría de la capa de la tierra xDDD

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye pues además de práctico, es súper cómodo ir por casa en zapatillas! Yo ahora no podría volver a los zapatos. Y los vecinos hacen menos ruido así que taconeando con zapatos de fuera.
      Eliminar los zumos me parece un poco drástico, de vez en cuando está bien poder tomar un vaso no? Sobre todo cuando quedas con alguien y no quieres café. :)

      Eliminar
  8. ¡Alucinando! Como siempre con esas costumbres, lo de llevarse las zapatillas me encanta, yo iría en zapatillas de estar por casa todo el día y en casa se lo primero que hay que quitar al entrar, y más con criaturas que se pasan el día por el suelo, cuando vienen invitados me dan muchas ganas de pedirles que se las quiten también pero me da reparo xD

    5-7 horas de comida me muero, y eso de no beber agua que poco sano, no :-O

    Oye, las navidades ahí tienen que ser un festival de la comida, no? Jo, con lo poco de protocolos que soy yo, quedaría fatal si fuera a Bulgaria xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente lo de las zapatillas es un chollo de costumbre, esa comodidad no se paga con dinero. :)
      Las Navidades no creas, en Nochebuena se estila comer con moderación y sin carne ni derivados animales, así que suele ser una cena sencilla. El 25 en cambio ya te puedes poner las botas. ;)

      Eliminar
  9. Jajame ha encantado tu truco para evitar que te rellenen el plato. Esta parte de no poder decir no a la comida me recuerda a Galicia la diferencia es que, al menos en mi familia, aunque tengas comida aún en el plato no hay excusa para decir que no a más comida en tu plato. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja eso es que te quieren bien cebada! Mi suegra se apaña para colarme comida entre las manos cuando las uso para tapar mi plato, imagina! :)

      Eliminar
  10. Con la familia de mi marido (sobre todo en los pueblos en la region de Iambol) no vale eso de comer despacio, si no vas al ritmo de los demas enseguida de dicen "pero si no comes nada!" Con la rakia a las mujeres no se les insiste, a los hombres si, lo mismo si estas conduciendo, no hay pero que valga :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me insisten igual, pero me voy cambiando el vaso con mi búlgaro jeje...
      Ese "si no comes nada" lo tengo muy oído, realmente a hospitalarios no les gana nadie a esta gente. XD

      Eliminar
  11. Hola! acabo se descubrir tu blog y estoy encantada porque cuentas tantas cosas que ya conozco...En mi caso, mi marido en búlgaro de Sofia, nos conocimos hace casi 20 años en la facultad estudiando en mi ciudad, Granada. He ido ya muchas veces a Bulgaria y me estaba riendo sola al leerte hablando de las largas comidas, al principio yo flipaba, pensaba que qué lentos, que se lo comían todo frío...ya estoy acostumbrada. Enfin, me ha gustado mucho conocer tu blog y lo seguiré . Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mónica, bienvenida!
      Las comidas con búlgaros son toda una experiencia, verdad? Al principio choca pero luego te acostumbras y se pasa bien.
      Yo también conocí a mi búlgaro cuando fue a estudiar a España, qué cosas... :)

      Eliminar
  12. Yo sería muy buena búlgara...por lo de no beber agua jaja. Ya sabes que me repito mas que el ajo pero mi experiencia de 2 años con la chica búlgara dio para mucho y la verdad es que lo que mas extraño de ella era la comida... no hace falta que exagere con mis elogios porque eran ciertos, la comida bulgara me encanta y me descubrió cosas que hoy adoro como ese maravilloso sirene.
    Oye y si te huelen los pies o llevas el calcetín roto? ajjaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo beben, pero lo de los zumos es un fenómeno. Creo que es porque son caros y ellos a los invitados les dan lo mejor, creen que un simple vaso de agua no es suficiente para un invitado.
      Lo del calcetín me pasó la primera vez, pero shhhh, no se lo digas a nadie jiji! Cuando te acostumbras ya te aseguras de llevarlos en buen estado antes de ir a una cena. ;)

      Eliminar
  13. qué gracia, al final somos parecidos en todas partes... la comida es amor! x)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyyy perdona, se me habían pasado un par de comentarios! Lo siento!
      Sí, la comida es amor jaja, con la barriga llena nos sentimos felices. :)

      Eliminar
  14. Me parece genial, las zapatillas son más cómodas !! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja sí, pero hay que tener un poco de confianza para eso, con desconocidos yo no sé si lo haría. ;)

      Eliminar

Vuestros comentarios enriquecen este blog. ¿Quieres dejar tu opinión?

© Mamá en Bulgaria. Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.