La diminuta ciudad de Melnik y sus extraordinarias pirámides

Hace poco pude realizar un fantástico viaje por el suroeste de Bulgaria. Ya escribí sobre Sandanski y Rupite, hoy sigo con la diminuta ciudad de Melnik y sus fantásticas pirámides, una zona que al estar algo apartada quizá es menos visitada de lo que debería. Es una pequeña joya oculta en este rinconcito de Bulgaria.

Melnik, Blagoevgrad, Bulgaria
Imagen: Wikipedia, Κλέαρχος Π. Καπούτσης


MELNIK: LA CIUDAD MÁS PEQUEÑA DE BULGARIA

¿Cómo llegar?

Melnik se encuentra a unos 170 km al sur de Sofía y 22 km al sur de Sandanski, en la provincia de Blagoevgrad, no lejos de la frontera con Grecia. Sólo hay que coger la carretera E79 desde la capital, después desviarse por la 109, y en apenas
12 km llegamos a Melnik:



Calle principal de Melnik, Bulgaria
Como está en un valle, Melnik cuenta con un canal central para no inundarse cuando llueve.

¿Qué tiene Melnik de especial?

Melnik me tenía muy intrigada hace tiempo, porque entre otras cosas cuenta con el curioso honor de ser una ciudad, a pesar de tener poco más de 200 habitantes. De hecho, es la ciudad más pequeña de Bulgaria y conserva ese estatus por motivos históricos.

Además, Melnik es la ciudad con clima más cálido del país. Yo no pude comprobarlo porque el día que fui lloviznava y el grajo volaba muy bajo (para los no españoles: hacía mucho frío). :)

Es un lugar pequeño pero agradablemente pintoresco, con casas del Renacimiento búlgaro, de los siglos XVIII-XIX muy bien conservadas. ¿Qué tendrán este tipo de casas que me atraen tanto? He estado en varias ciudades búlgaras que conservan casas de esa época (Plovdiv, Nesebar y Sozopol) y siempre me quedo embobada mirándolas.

Casas del Renacimiento, Melnik, Bulgaria

Desde 1968 Melnik es una ciudad-museo, mires donde mires hay casas antiguas alucinantes. Casi un centenar de estas casas son monumentos culturales, y las nuevas se construyen siguiendo los mismos parámetros estéticos para no desentonar con las antiguas.


Un poco de Historia:

Los primeros en habitar la zona fueron los tracios, concretamente la tribu a la que pertenecía el célebre Espartaco: los Medi. Luego llegaron los eslavos, los bizantinos, griegos, romanos y otomanos. En el siglo XIII reinó en la zona el déspota Alexii Slav, y a finales del siglo XIV Melnik cayó, igual que toda Bulgaria, bajo el dominio del Imperio Otomano, que duró 500 años. 

En 1912, la ciudad fue liberada del dominio otomano gracias, entre otros, al revolucionario Yane Sandanski, y por ello una gran estatua suya preside la entrada a la ciudad. Sandanski es considerado un héroe nacional.


Las iglesias de Melnik:

Uno de los factores que prueba que en su día Melnik fue una ciudad mucho más grande es la cantidad de iglesias (o restos) que hay. De hecho, hace siglos hubo en esta ciudad más de 70 iglesias, además de 4 monasterios en los alrededores.

Algunas de las que aún se pueden ver, ya sea enteras o sus restos, son el monasterio Virgen María Spileotsa, el monasterio de los Santos Arcángeles,la Basílica San Antoniy, la iglesia de Santa Barbara, la de San Nikolay Chudotvorets, la de San Pedro y San Pablo, y la de San Juan.

También están los restos de la antigua fortaleza del déspota Alexii Slav. Dicen que circula una leyenda bastante sangrienta sobre él, pero no he encontrado a nadie que la conozca y pueda contármela.

Iglesia de Santa Bárbara y casa Kordopulov, Melnik, Bulgaria
Ruinas de la iglesia de santa Bárbara, al pie de la casa Kordopulov (la mayor casa renacentista de los Balcanes).



Mi experiencia en Melnik: 

Al llegar parecía un pueblo fantasma: no había nadie a la vista y sólo se oían nuestros pasos y nuestras voces resonando. Al principio no las tenía todas conmigo, me imaginaba a mucha gente observando en silencio tras los visillos a los dos forasteros que se atrevían a pisar su ciudad, y sólo faltaba ver alguna bola de paja rodando, de esas de las pelis del Oeste. 

En todo el tiempo que estuvimos paseando no vimos ni un alma por la calle. Pero al final, mejor: ¡tuvimos la ciudad entera para nosotros solos

Dedicamos un buen rato a pasear por toda la ciudad y luego elegimos una bonita mehana búlgara de las muchas que hay en Melnik. Las mehanas son una especie de tabernas decoradas de forma tradicional donde se sirven platos típicos búlgaros. 

Mehana Melnik Bulgaria
Mehana por fuera

¿Qué pedir en una mehana? Cualquier plato búlgaro. Un buen vino local (si no hay que conducir), una sabrosa ensalada tradicional, y yo que no soy muy carnívora pedí también ese día kashkaval pané, que es queso amarillo rebozado y frito, y está delicioso.   


Mehana Melnik Bulgaria
Mehana por dentro
 


El vino de Melnik:

Melnik es conocida por su excelente vino. La región está llena de viñedos y hay numerosas bodegas que producen buen vino, tanto para consumo en Bulgaria como para exportar. En la zona muchas casas tienen botellas de vino casero a la venta. Podéis verlos en la imagen de la mehana por fuera, un poco más arriba.

En el centro de Melnik hay un Museo del Vino en el que se puede aprender mucho sobre las cepas que se cultivan en la región, así como ver herramientas y maquinaria utilizados en la producción de vino local. El museo también ofrece una cata de vinos para completar la experiencia.

Museo del Vino de Melnik, Bulgaria
Museo del Vino de Melnik
 
Si queréis otro punto de vista sobre Melnik podéis echar un vistazo a la experiencia de una travel blogger que suelo leer: Naddya, del blog NTripping.  
 

LAS PIRÁMIDES DE MELNIK:

Este es un fenómeno natural muy curioso, que de hecho da nombre a la ciudad: en antiguo eslavo, "mel" significaba "arcilla blanca". Las pirámides están compuestas precisamente de arcilla relativamente blanda de color claro que los elementos van erosionando, dandoles esa forma tan peculiar y moldeandolas lentamente con el tiempo.

Las pirámides de Melnik Bulgaria


¿Desde dónde se pueden ver? No es complicado, desde casi cualquier punto de Melnik se ven las pirámides, puesto que la ciudad se encuentra en un valle, rodeada de estos picos. Otra opción es subir un poco por la montaña, por cualquiera de los caminos cercanos, y ver las pirámides desde arriba.

  
Pirámides Melnik Bulgaria

Las pirámides de Melnik abarcan un área de 50 km2, y en 1960 fueron declaradas Monumento Natural.


Apoyar el comercio local:     


Algo que me gusta hacer cuando visito este tipo de sitios (y que recomiendo) es apoyar el comercio local, en la forma que sea: comer ahí, comprar algún recuerdo... Porque creo que hay diferencia entre hacerlo en una población pequeña y en una grande. En uno muy pequeño puede que seas el único cliente del día, y de algo tienen que vivir los lugareños. En Melnik muchas casas tienen pequeños stands de souvenirs en la puerta, o botellas de vino, o conservas.

Ese día, por ejemplo, además de comer en la mehana, también compré algunos imanes. Los imanes son mi forma favorita de conservar recuerdos de los lugares que visito, porque los veo cada día en la nevera y al ser pequeños penas ocupan espacio.

Otro día hablaré de la última etapa de mi pequeño viaje: un pintoresco monasterio ortodoxo en el corazón de la montaña y una cascada maravillosa.

Si alguna vez estáis por la zona, os recomiendo un desvío a la pequeñísima Melnik, es un sitio precioso y ¡hay tanto que ver!
  

12 comentarios:

  1. Hola!Me alegro mucho que has visitado Melnik! Allí ha pasado mi infancia! Melnik es ciudad con gente maravillosa, naturaleza preciosa y sobre todo hay tranquilidad! Gracias por este artículo​!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, no todo el mundo puede decir que ha crecido en un sitio tan bonito. por casualidad, ¿conoces la leyenda sangrienta del déspota Alexii Slav? No la he podido encontrar, debe ser interesante.

      Eliminar
  2. Es cierto que cuidan mucho el construir las casas nuevas al estilo de las antiguas, lo hacen en éste y en otros pueblos típicos e históricos de Bulgaria y es muy de agradecer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, porque si cada uno construyera su casa como le diera la gana, el resultado sería una mezcla muy antiestética. Así, en cambio, se conserva el ambiente.

      Eliminar
  3. Madre mía ¡cuánto aprendo contigo! Seguro que muchos búlgaros no lo podrían explicar mejor.
    Mira lo que acabo de encontrar en la Wikipedia:

    Alejo Eslavo (en búlgaro: Алексий Слав, griego: Ἀλέξιος Σθλαῦος) fue un noble búlgaro (болярин, bolyarin) del siglo XII y XIII y un descendiente de la dinastía Asen, un sobrino de los tres primeros hermanos Asen. Él fue probablemente el primer gobernador medieval del Ródope dominio del Segundo Imperio búlgaro, y luego un autócrata en esas tierras.

    Él fue mencionado por primera vez como uno de los nobles opositores a la ascensión del zar Boril al trono búlgaro. Él se casó con la hija del emperador latino Enrique de Flandes en noviembre de 1208, dejando Veliko Tarnovo y estableciéndose el mismo como un gobernante independiente sobre la mayor parte de los montes Ródope. Alejo Eslavo se convirtió en vasallo de Enrique después de la derrota búlgara cerca de Plovdiv. Enrique se comprometió a apoyar sus aspiraciones al trono búlgaro y concedió a Alejo Eslavo el título de déspota (despotes).

    En 1211, él combatió contra Boril junto con el Despotado de Epiro, extendiendo el territorio de su estado y capturando la fortaleza de Melnik, a donde se trasladó su capital desde Tsepina en 1215, y se convirtió en un autócrata. En Melnik, Alejo el Eslavo tenía su propia corte real, la corte estaba compuesta de búlgaros, así como francos (un sebastos de los francos fue mencionado en un epígrafe contemporáneo). El déspota Alejo Eslavo es también conocido por haber emitido una carta donando un poder feudal al cercano monasterio de la Madre de Dios Spileotissa en 1220. En este documento, Alejo Eslavo llama al monasterio déspota y zar, haciendo alusión a su confianza y poder.

    Su estado se convirtió una vez más una parte del Imperio búlgaro después de la Batalla de Klokotnitsa el 9 de marzo de 1230; después de diciembre de 1228, su nombre ya no es mencionado en las fuentes históricas. Alejo Eslavo se casó dos veces: primero con una hija desconocida de Enrique de Flandes y luego después de su muerte, con la hija de un Petralifas, cuñado de Teodoro Comneno Ducas, gobernante de Epiro (tal vez el sebastocrátor Juan Petralifas). Las fuentes no dan información acerca de su progenie."
    Luego lógicamente, hay más leyendas en búlgaro, que se podrían traducir.
    Un saludo y sigue así!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tanta información! Aunque me hace mucha gracia cómo han traducido su nombre, Alejo Eslavo jajaja! Me suena muy raro pero es correcto. :)

      Eliminar
  4. Permíteme aportar una información curiosa: "el sustento principal de la gente local era la producción y comercialización del famoso vino tinto que se obtiene de la especie endémica Vid Ancha de Mélnik. Dicen de este vino que por espeso podría ser llevado hasta en un pañuelo. Se exportaba a Italia, Francia y muchos países más. Personalidades destacadas consideraban un privilegio tener este vino en su mesa. Uno de ellos es Winston Churchill quien solía encargar cada año 500 litros de este tinto de Melnik". (http://bnr.bg/es/post/100128097/la-historia-de-la-casa-kordoplov-de-mlnik)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que el vino puede ser tan espeso! ¿Cómo sabes tanto de vinos? ¿Aún se exporta tanto?
      El amor de Churchill por el vino de Melnik lo menciona precisamente el blog búlgaro que he enlazado en el artículo. El suyo es muy completo, por eso lo he compartido, para que quien quiera conocer más detalles pueda leerlo.

      Eliminar
  5. Por "pirámides" me imaginaba algo más triangular, jajaja No veo el parecido
    Pero me atrae eso de ser la ciudad más pequeña de Bulgaria. Tendré que ir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensé lo mismo. Imagino que cada pueblo y ciudad saca partido como puede de lo que le hace especial y distinto, para atraer turistas. Y bautizar esos picos como "pirámides" tiene gancho. :)

      Eliminar
  6. En Melnik las pirámides y en Montserrat el faraón ;D

    Muy interesante, aunque por leer los comentarios al final me he quedado con lo de Alejo Eslavo y me da mucha risa x)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces se aprende muchísimo en los comentarios de los blogs, la verdad. Ese tema es súper interesante!

      Eliminar

Los comentarios enriquecen el blog. ¿Quieres dejar tu opinión?

© Mamá en Bulgaria. Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.