Por qué tengo el número de un delincuente búlgaro en la agenda

No suelo hablar de mí misma en este blog porque realmente no tiene sentido, yo no soy nadie especial y aquí lo que importa es dar a conocer Bulgaria, no a mí.

Pero llevo un tiempo pensando si compartir aquí algo que me pasó hace unos meses, que en realidad sí está relacionado con Bulgaria...

En su día sólo se lo conté a un par de amigas, pero ahora que ha transcurrido un tiempo y se me ha pasado el canguelo, ya lo veo hasta gracioso, así que voy a contar cómo fue mi primer (y espero que último) contacto con un criminal búlgaro.

Estaba un día leyendo un cuento a mis hijos a media tarde cuando sonó mi móvil. Era un desconocido que empezó a hablarme muy rápido, a trompicones, y llamándome por otro nombre. Le dije educadamente que se había equivocado de número y colgué.

Matrix teléfono



Llamó varias veces más y no se lo cogí. Pero luego empezó a llamarme desde otros números. La primera vez lo cogí por error, y efectivamente, era él de nuevo, increpándome por haberle colgado, muy enfadado. Volví a colgar, ya mosqueada. 

Luego empezó a mandarme WhatsApps con muchas faltas de ortografía sobre un coche que (supuestamente) me había comprado y diciendo que al menos por eso debía responderle. Mi búlgaro no es perfecto ni de lejos, pero escuché claramente las palabras "cárcel" y "policía".

Bueno, ahí ya me asusté.

Siguió llamando y mandandome mensajes desde varios números durante horas. Cada vez que yo bloqueaba un número, me llamaba desde otro. Desde luego, el tío era tenaz.

Ni os cuento la noche que pasé. Sola en casa con los niños (mi marido estaba de viaje), lejos de mi familia, en un país que no es el mío y con un chiflado acosandome por teléfono. Y para rematarlo, llovía a cántaros y la situación parecía de película de terror.

Yo ya no sabía si llamar a la policía, a la Embajada, a Emergencias, al FBI o a Jason Statham.


Jason Statham teléfono
"Deja de molestar a Mamá en Bulgaria o te crujo".

Al día siguiente, después de un montón de llamadas y mensajes a todas horas, por fin llegó mi marido y se lo conté. Entonces llamó a ese número. Y al cabo de rato, ya con menos ganas de matar, me contó la extraña conversación que había tenido con mi acosador:

Resulta que era un delincuente (de poca monta, espero) que acababa de salir de la cárcel después de unos meses de condena, y un amigo le había dado el supuesto número de su ex novia para que intentara recuperarla. Debió copiarlo mal, y el resultado fue mi número. Él pensaba que su ex se estaba haciendo la difícil, y que la clave era ser muy insistente.

Muy bonito todo, vamos, para guión de Hollywood.

prisión


Ignoro cómo mi voz y mi obvio acento extranjero no le hicieron darse cuenta de que yo no era su ex, debía estar muy desesperado para no fijarse en eso. Por suerte al hablar con mi marido sí que le creyó, se disculpó mil veces y juró no volver a llamar.

Espero que cumpla su palabra.

Yo, por si acaso, he dejado sus números en la agenda, para no cogerlo si vuelve a llamar.

Y este es el motivo por el que tengo el número de un delincuente búlgaro en mi agenda del móvil.

¿Os ha pasado alguna vez algo tan surrealista?

21 comentarios:

  1. Tengo el número de dos catalanes y un malagueño que me han pedido porro por WhatsApp. A los tres les dije que no era la persona que buscaban. Ellos se lo creyeron y pidieron perdón. Ahora los tengo bloqueados. Quería hacer algo con la información que tenía, pero no estaba segura qué sería mejor y al final no hice nada. Me da tanta pena ver cuantos jóvenes abusan de sus cuerpos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, quizá tu número antes era de un camello!

      Eliminar
  2. Como dicen, el amor es ciego.. y sordo :) como pudo no darse cuenta de tu acento ? A mi algo asi no me ha pasado, lo que si se muy bien es que hablar un idioma que no es el tuyo en persona es una cosa, y otra, mas dificil, es hablarlo por telefono. Menos mal que todo termino bien :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja el amor es sordo,me encanta! Quizá también había celebrado salir de la cárcel con unas copas. XD

      Eliminar
  3. Qué barbaridad pero qué susto, qué miedo, qué de todo!!!
    A nosotros cuando vivíamos en Argentina nos intentaron un secuestro por teléfono,ya sabes, te llaman diciendo que una persona que se caído en la calle incosciente que en su teléfono está tu nombre primero y te llaman para que vayas a recogerla...pero justo era el día de Reyes y mi marido no trabajaba(allí no es feriado) y eso nos salvó. No se me olvida. Casi piqué.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Un secuestro? He leído sobre estos, pero no conocía a nadie a quien le hubiera pasado! Menos mal que no picaste, qué mala gente anda por ahí.

      Eliminar
  4. Hace años, algo "parecido". Yo no debía tener más de 18 ó 19 años y estaba en casa sola porque mis padres habían salido de fin de semana. También llovía a cántaros y me sonó el móvil. En esta ocasión era una mujer que me llamaba por mi nombre, pero me hablaba en francés claramente nerviosa. No entendía nada... Llamó varias veces, pero imagino que después se dio cuenta de que efectivamente no era quién ella pensaba y desistió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero te llamaba por tu nombre? Eso es raro, aunque también es un nombre bastante común en España. Y que fuera francesa, aún más raro.

      Eliminar
  5. Me pasa a mi y me muero de miedo! Por que me llame no demasiado, pero si es de noche, estoy en casa sola con los niños... cagadita de miedo, vamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así estaba yo jeje... Que ahora me río, pero ese día no, ni gota.

      Eliminar
  6. He vivido en Bulgaria dos años y en ese tiempo me llamaban muchos señores preguntándome por otro, siempre el mismo (ya no recuerdo el nombre). Se quedaban bastante sorprendidos porque, además, yo no hablaba nada de búlgaro y me explicaba en inglés. ¡Llegó el momento en que, directamente, cogía el teléfono en español para dejar bien claro desde el principio lo confundidos que estaban! Un día supe, porque uno de los que llamó sabía inglés, que a quien llamaban con tanta frecuencia era al dueño de OK Taxi. Supongo que cambió de número y la compañía "me lo heredó" a mí... Era gracioso, tenía un par de estas llamadas cada semana.
    Aprovecho para darte la enhorabuena por tu blog; nunca había comentado pero te sigo desde hace un tiempo, cuando la vida me llevó una temporada a Bulgaria. Gracias por acercar ese país a España :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es muy probable que fuera un número heredado, sí. Tal vez pasara eso mismo con mi delincuente. Dicen que aquí en Bulgaria las compañías de teléfonos no dejan pasar un tiempo antes de hacer eso, como se supone que hacen en España.
      Gracias por comentar, por cierto, es la única forma que tengo yo de "veros" un poco a los que estáis al otro lado. ;)

      Eliminar
  7. Una experiencia más para contar, aunque en su momnento, yo también hubiera pasado mucho miedo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Jajaja! Conocía tu historia pero ¡haber llamado a Jason, mujer! Yo creo que no tengo teléfonos de criminales. Sí compañeros del cole que están en la cárcel en la actualidad, pero ya no tenía tratos con ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "¿Compañeros del cole que están en la cárcel en la actualidad"? O_o
      Desarrolle su respuesta!
      Algún día nos cuentas eh?

      Eliminar
  9. Sí, yo me enfadé con una esquizofrénica y la ataqué por teléfono, pero era demasiado inmadura por aquel entonces.

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. Jaja pues es posible, pero poco probable. Aunque no se me había ocurrido...

      Eliminar
  11. Ay madre, que con la primera parte del post casi me da un algo, esto me lo había perdido. Menudo susto, yo no sé qué habría hecho en tu lugar! Menos mal que el hombre sólo tenía buenas intenciones y te había confundido con la ex-novia :)

    ResponderEliminar

Los comentarios enriquecen este blog. ¿Quieres dejar tu opinión?

© Mamá en Bulgaria. Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.