Mis suegros búlgaros

Si seguís mi blog hace tiempo, probablemente sabréis que mis suegros búlgaros son el principal motivo por el que vivo en Bulgaria. No tienen más hijos que mi marido, y no queríamos que se quedaran solos al hacerse mayores.

suegros abuelos bulgaria


Tal vez si nos hubiéramos quedado en España podrían haberse venido ellos, pero es más fácil adaptarte a otro país cuando eres joven, como fue mi caso, que desarraigar a dos personas mayores de todo lo que conocen.

Mucha gente no entendió nuestra decisión en su día, y aún ahora muchos, tanto búlgaros como españoles, se siguen sorprendiendo de que hayamos decidido radicarnos en Sofía, pudiendo haberlo hecho en Barcelona, mi ciudad natal.

¿Me arrepiento de esa decisión? Rotundamente no. He sacrificado algunas cosas, pero he recibido otras muchas a cambio.

Pero hoy no quiero hablar de mi mudanza (eso es solo el contexto), sino de mis suegros. Porque cuando te casas con un búlgaro, en el pack vienen, obviamente, suegros búlgaros.

“Suegros”, y sobre todo “suegra”, son términos que suelen tener connotaciones negativas, pero ¡qué suerte he tenido yo con los míos!

Mis bulgarísimos suegros son personas muy instruidas. Mi suegro es un respetado catedrático de Matemáticas jubilado, con varias carreras y doctorados a sus espaldas. Es muy parco en palabras, pero habla varios idiomas, no hay aparato electrónico que no pueda reparar (desde un secador de pelo hasta una radio) y es un forofo de los telediarios.

Mi suegra también es matemática y trabajó muchos años en el Instituto de Mecánica y Biomecánica de la Academia Búlgara de las Ciencias. Como mi suegro, habla varios idiomas, entre ellos ruso, es muy hábil con la costura y toca el violín en dos orquestas. 

Dicen que las habilidades para las Matemáticas y la Música se encuentran en la misma zona del cerebro, y en su caso parece plausible.

violín, música,


Educaron a su hijo desde pequeño en el esfuerzo, la responsabilidad, la honradez y otras muchas cualidades personales, cosa que les agradezco especialmente, ya que todo ese lote me lo he quedado yo. XD

A mis suegros búlgaros les ha tocado una nuera extranjera y se lo han tomado bastante bien. Muestran paciencia y comprensión cuando meto la pata en temas lingüísticos o culturales, sobre todo al principio, cuando solo podíamos entendernos en inglés. Incluso ahora, cuando meto la gamba hasta la cadera, le restan importancia y nunca se lo toman mal.

Al principio de vivir en Bulgaria me ayudaron a abrirme una cuenta bancaria y otras gestiones burocráticas que yo no habría podido hacer sola. O sí, pero me habría costado, porque en el banco no sabían inglés y por entonces yo no sabía ni jota de búlgaro.

Lo primero que hizo mi suegra cuando llegué a Bulgaria con su nieta recién nacida fue prejubilarse para estar 100 % disponible para ayudarme. Dejó su trabajo y lleva 10 años echándome una mano con los niños. Porque cualquiera que tenga hijos sabe que es materialmente imposible criarlos y trabajar a la vez sin ayuda. (IN)conciliación, lo llaman.

Mis suegros recogen cada día a mis hijos del colegio y cuidan de ellos hasta que yo salgo del trabajo. Si no fuera por ellos, yo no podría trabajar, eso está claro, porque además los niños salen del colegio a mediodía (horario búlgaro).

Mi suegra les prepara cada día a mis hijos ricas comidas caseras para que no vivan de macarrones cuando yo tengo mucho trabajo. Les remienda la ropa si llegan del colegio con algún desgarrón, y se la lava si llevan manchas de barro, de jugar en el patio o en el parque. Siempre me los devuelve impecables.

Comida casera


Les cuenta cuentos búlgaros, les canta canciones búlgaras y les prepara comida búlgara, compensando así un poco que tienen una madre extranjera que no puede hacerlo porque no se ha criado en Bulgaria (excepto lo de la comida, eso ya lo he aprendido). Con ella mis hijos crecen como buenos bulgaritos, aprendiendo todo lo que los niños búlgaros deben saber.

Mis suegros están siempre dispuestos a quedarse a los niños a dormir en su casa cuando mi marido y yo necesitamos un respiro (aunque esto no lo hacemos a menudo, porque ya cuidan de ellos de lunes a viernes y no hay que abusar).

Cuando mi hija mayor tuvo la varicela, la cuidaron ellos en su casa para que no se la contagiara al pequeño, que era un bebé.

Si mi marido se va de viaje por trabajo, cosa que sucede a menudo, sé que durante esos días puedo contar con ellos para cualquier cosa.

Cada verano nos abren las puertas de su casa del pueblo para que podamos salir de Sofía y que los niños tengan su dosis anual de playa, arena, aire limpio, bichos, manzanas del huerto, chapoteos y gritos de regocijo. Es cierto que vivir varias semanas con los suegros en el “pueblo de cabras” es un desafío para mí, pero imagino que para ellos también lo es semejante “invasión”.

huerto manzanas


Mis suegros me acogieron cuando llegué a Bulgaria dejando atrás mi familia y todo lo que conocía, tratándome como a una hija y apoyándome en todo. En los 17 años que hace que nos conocemos nunca me han echado nada en cara ni me han dicho una mala palabra.

Entienden que no soy demasiado sociable, habladora ni dicharachera y no me fuerzan a serlo, me dan mi espacio cuando lo necesito pero al mismo tiempo siempre están ahí, listos para ayudar en lo que haga falta.

Mis suegros y yo no siempre estamos de acuerdo, pero con algo de paciencia y concesiones por ambas partes, normalmente nos acabamos entendiendo.

Es de bien nacido ser agradecido, y en unos años, cuando sean ellos quienes necesiten ayuda, podrán contar con su nuera española.

18 comentarios:

  1. Madre mía, olé poo tus suegros! Qué bien tener suegros así! Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos nuestras cosillas, pero en general nos llevamos bien. ;)

      Eliminar
  2. Qué maravilla de suegros!! Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Considerando lo que podría haberme tocado, me considero muy afortunada. :)

      Eliminar
  3. Qué hermoso!. Yo que ya no los tengo, te digo que qué estupendo que os llevéis bien. Nosotros también nos quedamos más tiempo por ellos, despreciando ofertas para ir lejos pero ahora lo entiendo. Feliz año y espero que sigamos en contacto!!.
    Besos, querida mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz Año! Me sabe mal que no tengas a los tuyos, los suegros pueden ser un buen apoyo..

      Eliminar
  4. Qué hermoso!. Yo que ya no los tengo, te digo que qué estupendo que os llevéis bien. Nosotros también nos quedamos más tiempo por ellos, despreciando ofertas para ir lejos pero ahora lo entiendo. Feliz año y espero que sigamos en contacto!!.
    Besos, querida mía.

    ResponderEliminar
  5. Impresionante. Muy interesante. Tu artículo de los nombres bulgaros me ha ayudado mucho para explicar a la gente en República Dominicana el tema. Muy interesante tu blog. Soy búlgaro pero vivo en Dominicana. Comenzé a seguirte en Instagram. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. es lindo ser agradecida. Tus suegros deben ser felices y agradecidos de tener a sus nietos cerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, yo les estoy agradecida y ellos también lo están por tener a la familia cerca. :)

      Eliminar
  7. Hola.Me he emocionado mucho leer la historia de la señora.Los españoles no saben mucho de mi país y por eso estoy orgullosa que alguien cuente como es la gente de Bulgaria.Ole tu.Un abrazo.Iskra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Cada vez hay más búlgaros en España y eso ayuda a que los españoles vayan conociendo el país. Poco a poco. :)

      Eliminar
  8. que suerte!! una familia muy enriquecedora desde luego! Yo desde hace 10 años tampoco queja ninguna de la mia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro por ti, es importante llevarse bien con la familia! :)

      Eliminar
  9. El choque cultural no es fácil, distintas maneras de ser y hacer, pero cuando hay voluntad de las dos partes se puede conseguir cualquier cosa <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, es cuestión de voluntad, hay que ponerle ganas y hacer concesiones cuando toca. :)

      Eliminar
  10. ¡Qué tarde llego al tema de los suegros! Ay, qué bien que te colaboren tanto pese a la disparidad cultural y de caracteres. Oye, verás como les dé por jubilarse en la Costa del Sol como a tanta tercera edad europea. ¡Jajajaja! Te veo emigrando a mi tierra después de todo.

    ResponderEliminar

Los comentarios enriquecen este blog. ¿Quieres dejar tu opinión?

© Mamá en Bulgaria. Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.