Cómo preparar un delicioso "patatnik" búlgaro

El patatnik es un plato tradicional de Bulgaria que viene a ser un tipo de pastel de patata, muy típico de la región de los montes Ródope (al sur del país).

El nombre es curioso porque en búlgaro "patata" se dice kartof, pero parece que en el dialecto de los Ródope se llama patato, como si el término viniera de una lengua latina. 

El patatnik es un plato muy fácil de preparar, nutritivo y además sale delicioso. Para los que no somos grandes cocineros es un plato perfecto.

patatnik búlgaro receta


Los ingredientes suelen gustar a todo el mundo, niños incluidos, y son fáciles de encontrar en cualquier cocina: patata, huevo y queso. Y además, el patatnik se puede "tunear" al gusto: se pueden añadir hortalizas, carne, ¡lo que queramos!

Este plato es muy flexible y admite incluso que modifiquemos las cantidades de cada ingrediente, es decir que si nos gusta con menos queso, con otras especias o con más huevo, podemos hacerlo tranquilamente sin temor a estropear el resultado.

Cada ama de casa tiene su receta, esta es la mía:

INGREDIENTES (para 4 personas):

1 kilo de patatas hervidas (10 medianas)
2 huevos
200- 300 gramos de sírene (queso feta búlgaro)
100 gr. de kashkaval (queso amarillo)
aceite de girasol
sal, pimienta y perejil o hierbabuena

También puede llevar cebolla, aunque yo no suelo poner (soy sincebollista). ;)

Ingredientes patatnik búlgaro


PREPARACIÓN (45 minutos):

1. Hervimos las patatas, las pelamos y las rallamos con un rallador.

2. Añadimos los huevos y el queso desmenuzado o rallado.

3. Sazonamos al gusto con sal, pimienta y la especia que queramos. Yo suelo poner perejil o hierbabuena.

4. El patatnik se puede cocinar en sartén o en el horno:

 En una sartén (a fuego medio-bajo) con un poco de aceite vertemos la mezcla, y cuando esté firme por abajo y se haya cuajado el huevo, le damos la vuelta como una tortilla de patatas.

En el horno tarda más pero se cocina de modo más uniforme. Precalentamos a 180 ºC con calor arriba y abajo y horneamos en un molde aceitado unos 50-60 minutos.

La forma de nuestro patatnik dependerá de cómo se cocine: si lo hacemos en una sartén quedará circular, como una tortilla de patatas, y si lo hacemos al horno, tendrá la forma del molde que utilicemos.


¿Cómo lo comen los búlgaros?

El patatnik se puede comer caliente o frío, con salsa de yogur, con una ensalada, solo... Básicamente, como nos dé la gana. Personalmente, en invierno lo prefiero recién horneado y en verano fresquito de la nevera.

AQUÍ podéis ver la receta exprés de la salsa de yogur, que acompaña divinamente este plato y muchos otros. ¡Se hace en apenas dos minutos! 

Dejo también la receta del patatnik resumida por si os resulta más cómodo descargar la ficha:

receta patatnik búlgaro
Ups! Me disculpo, hay un error en la ficha de la receta: el tiempo de cocción correcto es 50-60 minutos.



El patatnik es un plato ideal para dejar preparado con antelación, porque no hace falta tomarlo caliente, o incluso para llevar en un tupper al trabajo o de excursión.

Al no estar fritas las patatas, el patatnik no es una bomba calórica. Tiene los carbohidratos simples de las patatas, las proteínas del queso y el huevo, y también el calcio del queso. Es muy saciante, y con esto y una ensalada ya tenemos una comida simple, nutritiva y deliciosa.

Fácil, barato, sabroso, saciante, completo y muy versátil. ¿Quién da más?

Una de las cosas que más me gusta de la cocina búlgara es su simplicidad, es un tipo de cocina sencilla y sabrosa, no hace falta ser un chef para preparar la mayoría de platos y los ingredientes suelen ser simples y fáciles de conseguir.

¿Habéis probado alguna vez el patatnik búlgaro?

12 comentarios:

  1. El mejor patatnik que he comido fue hace an~os en Shiroka Laka. El que hace mi suegra tampoco esta mal. La receta que conozco es con chubrica y sin el kashkaval, solo sirene.
    Y si quitas del todo el queso y echas ajo, te sale un bramborak, que es el equivalente checo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre la primera en comentar, ¡qué fidelidad! Se agradece mucho, porque los comentarios son una forma de saber que hay alguien al otro lado y que no hablo sola. :D
      No sabía que los checos hacen algo parecido, aunque no me sorprende, porque los países balcánicos suelen tener muchas recetas parecidas.

      Eliminar
    2. ya es mi rutina de cada lunes! si no me tomo mi cafe con leche y veo los 2 o 3 blogs donde suelo comentar, no puedo empezar a trabajar :)

      Eliminar
    3. Me permito una corrección: la República Checa no es un país balkánico, se encuentra en Europa central. Habrás querido decir tal vez que los checos son un pueblo eslavo.

      Eliminar
  2. A ojo ¡es una tortilla de patatas! Luego los ingredientes son diferentes y la forma de cocinarlo también. Yo aún no domino ni siquiera nuestra tortilla y como dices en lugar de freír las patatas intento hacerla con patatas hervidas y pierde gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que se parece jaja! Pero no queda como una tortilla insípida de patatas hervidas, el sabor es más como de patata asada, y las especias compensan mucho de sabor. Pruebalo!

      Eliminar
  3. He leído todo el post pensando en Elsa... la actriz, no la reina del hielo ^^UUUU

    ResponderEliminar
  4. Marta, sería fantástico si te animas con algún post sobre las montañas búlgaras. Digo todo esto, porque al leer tu post me acordé que hace muchos años tuve la suerte de comer el patatnik preparado por una gran mujer de esta zona con patatas producidas por ella misma. Vivía en Chepelare y se dedicaba a la elaboración artesana de los tradicionales “rodopski terlitsi / родопски терлици”. La verdad es que la receta original, conforme se prepara en Ródope no recuerda tanto a una tortilla española. Pues no hay cocción previa sino que la patata se ralla, se escurre del líquido y con el resto de ingredientes /si se usan/ se obtiene una masa, posteriormente cocinada a fuego lento en una sartén o en el horno, conforme explicas. La preparación de forma tradicional también permite hacer 'relleno' si la masa se separa en dos partes y entre ellas se pone carne, tajadas de cerdo, queso, etc. Lo que realmente hace esta receta única es que antiguamente se preparaba con patatas producidas en Ródope que tienen fama en el país ya que se cultivan en clima de montaña (rodopski kartofi). Estaban muy apreciadas por su sabor y por el poco uso de productos químicos en su cultivo.

    ResponderEliminar
  5. Mira me he puesto a leer las recetas para ver si estos días de fiestas hacía algo diferente y rico y se me esta cayendo la baba!! Lo que no sé es donde poder encontrar sirene aquí en España (vivo lejos de capitales) o ¿que otro tipo de queso pueda ser parecido o que sirviera sin estropear mucho la receta y que podría poner???

    Gracias mil!!!

    ResponderEliminar

Vuestros comentarios enriquecen este blog. ¿Quieres dejar tu opinión?

© Mamá en Bulgaria. Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.