MOMA, un restaurante tradicional búlgaro en el corazón de Sofía

Hace poco conseguí dejar una noche a los niños con los abuelos y por fin me pude ir con mi búlgaro a celebrar mi cumpleaños al restaurante MOMA de Sofía. Fue una cena que llevabamos aplazando semanas, porque me pasé mi cumpleaños en cama con gripe.

Restaurante tradicional búlgaro  MOMA


Como nos gustó mucho y a menudo recibo mensajes de lectores preguntando por restaurantes tradicionales búlgaros que sean recomendables, he pensado hacer una pequeña reseña contando la experiencia, para que haya al menos una en español.

Conste que la cena me la pagué yo, no es artículo patrocinado. No creo que hubieran tenido ningún problema en invitarme a cenar a cambio de publicidad, pero no es mi forma de hacer las cosas.


¿QUÉ ES MOMA?

MOMA es un restaurante tradicional búlgaro ubicado en una bonita casa de tres plantas en Sofía. Yo lo tenía fichado hacía tiempo, pero salgo poco y quería que fuera una ocasión especial.

MOMA se caracteriza por un menú compuesto por platos típicos de Bulgaria, elaborados según recetas tradicionales, y por la decoración interior, una mezcla de tradición y modernidad.

Por cierto, "MOMA" en búlgaro significa doncella, chica joven soltera. Esto se refleja en la decoración de las diversas salas, donde hay varios pósters de chicas búlgaras vestidas con trajes tradicionales.

¿DÓNDE ESTÁ MOMA?

El restaurante Moma se encuentra excepcionalmente bien ubicado, en el mismo corazón de Sofía: calle Solunska 28, a pocos metros del Bulevard Vitosha, que es la calle más comercial de la capital. Simplemente se va bajando por Vitosha desde el Palacio de Justicia, y es la tercera calle a la derecha, no tiene pérdida.

MOMA restaurante mapa

Esto me gustó, porque es céntrico pero al estar unos metros más allá de Vitosha, no es tan ruidoso como los restaurantes que hay en el bulevar.


DECORACIÓN:

La decoración es preciosa, hay nueve salas distintas en tres plantas, cada una decorada de forma distinta y con un nombre específico. A mí me gustaron mucho las salas "Lazarki" y "Rozi", dedicadas a las chicas del día de san Lázaro y a la cosecha de la rosa, respectivamente.

Sala Lazarki Restaurante MOMA


Al ser salas pequeñas, cada una con apenas tres o cuatro mesas, hay una agradable sensación de intimidad.

El ambiente es una mezcla de tradición y modernidad: una versión moderna de la decoración tradicional, por así decirlo. O una forma moderna de presentar lo tradicional.

Las telas, los bordados, las imágenes y los diversos objetos decorativos son todos tradicionales de Bulgaria, y rememoran las actividades típicas de las chicas jóvenes en algunas de las tradiciones búlgaras más conocidas.

La lámpara de la sala "Lazarki" me la habría llevado a casa directamente.

Hay un pequeño jardín, pero en invierno está cerrado. Cuando llega el buen tiempo ponen mesas y se puede comer al fresco; ahora sería mortal, Sofía es un congelador.


EL MENÚ DE MOMA:

No es especialmente amplio, pero en mi opinión hay de sobras para que cualquiera encuentre algo que le guste. Y a mí me resulta más fácil elegir si no hay tropecientas opciones.

Se trata de auténticos platos típicos de Bulgaria preparados siguiendo recetas tradicionales.

(> Introducción a la gastronomía búlgara)

Sólo puedo opinar sobre lo que probamos nosotros. Cuando vaya más veces a MOMA y vaya probando el resto del menú ya contaré.

De primer plato elegimos dos ensaladas: la shopska y la solunska.

Ensalada shopska restaurante MOMA


La shopska es mi favorita, la pido casi siempre, vaya donde vaya. Es la ensalada búlgara por excelencia, y lleva tomate, pepino, pimiento asado, cebolla y sírene (queso blanco).

La solunska lleva tomate, berenjena asada, sírene, pasta de aceitunas y nueces. No sé si será casualidad que el restaurante esté en la calle Solunska.

Ensalada Solunska restaurante MOMA


Para mi gran deleite, junto con las ensaladas nos trajeron pan con "sharena sol", algo muy típico búlgaro y realmente delicioso. La "sharena sol" es simplemente una mezcla tradicional de sal y especias, muy sabrosa y aromática, que se espolvorea encima del pan.

Sharena Sol restaurante MOMA


De segundo plato yo iba a pedir patatnik, ya que lo había visto en la web del restaurante, pero el camarero dijo que no lo ofrecen (pequeño fail).

Al final me decanté por Svinski Dzhulan (codillo de cerdo con puré de patata).  La carne debían haberla cocinado a fuego lento, porque estaba muy tierna, se deshacía en la boca.

Svinski Dzhulan restaurante MOMA


Mi marido, por su parte, eligió Tsarska Sabia, un pincho grande de carne y hortalizas. Lo traen montado, la verdad es que impresiona un poco porque es largo como una espada. Y ahí mismo el camarero lo desempala y lo coloca bien. Menos mal, porque si lo hubieramos tenido que hacer nosotros algún trozo habría salido volando.

Tsarska Sabia restaurante MOMA


De los postres no puedo hablar, porque no pudimos llegar a ese punto, estabamos llenos. Me quedé con las ganas de probar el plato especial servido en un bol de pan y el yogur. La próxima vez, quizá.


MÚSICA:

Me sorprendió lo bien que MOMA ha seleccionado la música ambiental. Es toda música búlgara atemporal, ni del año de la pera ni el último éxito del verano; casi toda de la segunda mitad del siglo XX.

Se trata de música búlgara "real", es decir, canciones que cualquier búlgaro conoce, desde grupos veteranos como FSB, Tonika SV o Tangra a solistas como Gueorgui Minchev y Toni Dimitrova. En general, música agradable que dudo que a nadie le pueda desagradar escuchar mientras cena.


("Bogatsvo", del grupo Tangra: antigua pero eterna).

La música no está demasiado fuerte, se oye de fondo, de modo que se puede mantener una conversación sin problemas.


PRECIO:

MOMA no es de lo más barato que hay, pero tampoco es caro en absoluto para lo que ofrece. Hay que tener en cuenta que no se paga sólo la comida, sino también un lugar muy bonito y una ubicación privilegiada.

A nosotros nos salió a unas 60 levas (30 euros) para 2 personas.


> CONTRAS:

Me gustó mucho la experiencia, aunque claro, siempre hay alguna cosilla que podría estar mejor. Detallitos.

En la mesa de al lado había una bombilla fundida y creo que los dos chicos que cenaban en esa esquina no veían bien su comida.

Ofrecen patatnik en la web pero en el menú no aparece, habrán olvidado borrarlo en la web.

El bol de sharena sol me dejó pensando en el tema higiene, porque si cada comensal mete los dedos para coger un pellizco, da un poco de repelús pensarlo.  

En un sitio llamado MOMA estaría bien que las camareras fueran vestidas de forma típica búlgara. Me chiflan los trajes tradicionales.



> PROS:

La comida nos pareció absolutamente deliciosa. Muy bien preparada y presentada, y en raciones abundantes.

El sitio es precioso. No es lo más importante, pero el ambiente tan cuidado mejora mucho la experiencia.

Está muy bien de precio para lo que ofrece.

El personal es muy amable y servicial. Al terminar de cenar preguntamos por el resto de salas temáticas y el mánager nos mostró personalmente el resto del restaurante.



¿Recomendable para turistas?

Indudablemente sí. No sólo es céntrico y fácil de encontrar para cualquiera que no conozca Sofía, sino que realmente ofrece comida tradicional búlgara, no la típica versión rara adaptada para extranjeros. Además, el menú es simple y claro y está tanto en búlgaro como en inglés.

Aconsejo reservar antes de ir, o ir temprano. Lo bueno de reservar es que te aseguras sitio y puedes elegir sala. Nosotros reservamos a las 7 un viernes por la tarde y estaba agradablemente vacío de gente; y menos mal que fuimos pronto, porque a partir de las 8:30 se empezó a llenar.


Si conocéis algún restaurante que ofrezca buena cocina búlgara en cualquier ciudad del país, podéis dejarlo en los comentarios y entre todos elaboraremos una lista.

13 comentarios:

  1. Todavía no fui. Primera gran pregunta para turistas, tienen el menú traducido al inglés? El menu tiene fotos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Néstor! El menú está en inglés y búlgaro, eso lo he puesto. No hay fotos, sólo descripciones, aunque en la página web sí hay algunas.

      Eliminar
  2. ¡Ay me ha encantado! Visto desde los ojos de aquí no es nada caro. Nosotros gastamos casi el doble si salimos a cenar y vamos a una pizzería estándar donde los platos no tienen nada que ver con estos. ¡Dan ganas de viajar sólo para comer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no es barato pero considerando la calidad y la ubicación, tampoco es desproporcionado.

      Eliminar
  3. Se lo recomendaré a un amigo búlgaro.Que tal se anda por Bulgaria con el inglés? me encantaía ir pero el idioma búlgaro es tan complicado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepona , he estado este fin de semana en Sofia y no he tenido problemas con el idioma el inglés se utiliza sin problema en los lugares turísticos y el Español también encontré que mucha gente en restauración que lo habla . No tengas dudas y visita Bulgaria que te va ha encantar

      Eliminar
    2. Hoola Pepona,
      En zonas turísticas casi todo el mundo sabe inglés, mejor o peor. En zonas rurales ya menos.

      Eliminar
  4. Gracias por la entrada. Cuando vayamos a Sofía seguro que visitamos el MOMA. Te animo a seguir descubriendo más restaurantes de comida tradicional búlgara. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Gracias a ti! Ya le tengo el ojo echado a algún otro restaurante. :)

      Eliminar
  5. ¡ Hola ! He visitado Sofía este fin de semana y como nos gustó tu recomendación del restaurante fuimos a cenar a el . El sitio es muy bonito y la comida también muy rica , la próxima vez que vayas deja un hueco para los postres que son riquísimos . Pero me ha quedado una duda , cuando fuimos a pagar el camarero nos dijo que la propina no estaba incluida y se recomendaba el 10% . Aunque solo he estado dos días en Bulgaria en ningún restaurante anterior nos dijeron nada sobre propinas , aunque dejamos siempre algo . ¿ Crees que nos lo dijo por ser turistas ? . Por lo demás hemos venido gratamente sorprendidas de Bulgaria y gracias por toda la información de tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, el tema propinas...
      En principio en Bulgaria la propina es del 10% aproximadamente y no está incluida, pero es voluntario darla o no. A mi, personalmente, me parece demasiado. Alguna vez me ha pasado que los camareros se retrasan a propósito en traerme el cambio, para que me canse y me vaya sin él.

      Eliminar
  6. Repasando un poco tu blog,el cual,me encanta, me he encontrado con el restaurante Moma, tengo que decir que comí allí a mediodía cuando estuve, es precioso, se come muy bien, típica comida búlgara, tomamos buen vino búlgaro, muy ricos postres y debido al buen tiempo que hacía, tomamos café en la acogedora terraza, problema con la carta niguno ya que estaba en inglés. El problema en Bulgaria es cuando se pide el ticket de consumición que todo está en búlgaro. Le recomendé esta retaurante a un amigo búlgaro que frecuentemente pasa por Sofía

    ResponderEliminar

Vuestros comentarios enriquecen este blog. ¿Quieres dejar tu opinión?

© Mamá en Bulgaria. Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.