"Kokicheta": Las “campanillas de invierno” en la tradición popular búlgara

Todo búlgaro conoce y aprecia el “kokiche, una pequeña planta bulbosa que hace unas preciosas flores blancas. Se conocen popularmente como “copos de nieve” o “campanillas de invierno”, y en Bulgaria son altamente valoradas. Aprovecho que ya empiezan a asomar las primeras del año para contar algunas leyendas sobre ellas y por qué son tan apreciadas en este país:

Kokiche o campanilla de invierno Bulgaria



¿QUÉ ES EL KOKICHE?


Esta sencilla planta del género Galanthus mide entre 15 y 20 centímetros de alto y hace flores blancas de fragancia suave y agradable. Es fácilmente reconocible por sus tres pétalos blancos que forman pequeñas campanas. Crece por casi toda Europa y Oriente Medio en sus distintas especies, y en Bulgaria es altamente apreciada por su gran simbología.

Al ser el invierno búlgaro tan largo y frío, en este país las “campanillas de invierno” se consideran tradicionalmente un indicio del fin del invierno y de la inminente llegada de la anhelada primavera.

Kokiche o campanilla de invierno Bulgaria


Se considera que trae buena suerte descubrir las primeras florecitas blancas despuntando tímidamente entre la hojarasca, y cualquier búlgaro que vislumbre las primeras del año correrá a anunciar alegremente la buena nueva a sus más allegados.


LEYENDAS SOBRE EL KOKICHE:


La leyenda de Eva y el kokiche:

Según cuenta una leyenda, cuando Dios expulsó a Adán y Eva del Paraíso, donde reinaba una primavera eterna, Eva cayó gravemente enferma por no estar acostumbrada al frío. Entonces se le apareció un ángel que convirtió los copos de nieve que caían a su alrededor en kokicheta, pequeñas florecitas blancas que le infundieron ánimo y esperanza.
 Kokiche campanilla de invierno Bulgaria

La leyenda del festival de las flores:

Otra antigua leyenda narra que Flora, la diosa romana de las flores, los jardines y la primavera, organizó un carnaval y para ello repartió disfraces a todas las flores. La nieve quiso participar, pero no tenía qué ponerse y ninguna flor quiso ayudarla porque estaba demasiado fría… excepto el kokiche. Desde entonces, la nieve y la "campanilla de invierno" son amigas.

La leyenda del invierno eterno:

Se dice que una vez, hace mucho, mucho tiempo, la anciana Invierno y sus compañeros Escarcha y Viento se confabularon para impedir la Primavera en la Tierra y que reinara el invierno para siempre. Entonces el valiente kokiche alzó sus blancos pétalos al sol implorando ayuda, y el sol acudió en su auxilio calentando con sus rayos la tierra, fundiendo la nieve y allanando el camino a la Primavera.

Kokiche campanilla de invierno Bulgaria



EL KOKICHE EN BULGARIA:


En el folclore popular búlgaro, el kokiche es símbolo de esperanza, de calor y de luz de sol, así como felicidad y pureza. Y por supuesto, como he mencionado antes, un indicio muy esperado de que el largo invierno llega a su fin llegada y la primavera está próxima.

En Bulgaria la “campanilla de invierno” es una especie protegida por la Ley de Diversidad Biológica, y aunque se puede comprar, está prohibido coger los bulbos de las plantas que se encuentren en estado natural.

Kokiche campanilla de invierno Bulgaria


El kokiche tiene algunas propiedades curativas. Del tallo se extrae galantamina, una sustancia medicinal utilizada para el tratamiento de la parálisis infantil y el Alzheimer. En Bulgaria se vende en forma de pastillas con el nombre comercial de “Nivalin” (aunque no hace falta que nadie vaya corriendo a comprarlas porque al parecer no es especialmente efectivo).

La “campanilla de invierno” crece fácilmente en cualquier parte: aunque prefiere suelo boscoso, solo necesita algo de tierra alcalina y húmeda y un poco de sol. Esta planta también puede brotar sin problemas en cualquier rincón de las ciudades: incluso en plena Sofía se pueden ver despuntar las florecitas cuando se empieza a fundir la nieve, en febrero o marzo.

Kokiche campanilla de invierno Bulgaria


A partir de ahora, cuando veáis la primera "campanilla de invierno" del año, ya sabéis qué es, cómo se llama, y qué significa para los búlgaros.


***

Como pequeño plus para los lectores búlgaros, os dejo esta bonita "Oda al kokiche" del poeta búlgaro Hristo Fotev. No la he traducido al español porque traducir poesía tiene su miga y lamentaría estropearla:

Възхвала на кокичето

Скочи из свойта зима ти!
Взриви я с тънкото си тяло.
Включи ме в скока си, расти
зелено и до болка бяло!

Расти не утре, а сега!
В снега с атаки поривисти.
Вдигни ме строго над снега
с тризъбеца на свойте листи!

Преди най-първата трева,
в часа на тая зима дива,
учи ме как леда с глава
сияйно нежно се разбива.

Единствено - расти сега!
Сега вдигни се ти веднага!
Ти срещу моята тъга
скочи със блясъка на шпага!

1 comentario:

  1. Me gustan las flores pequeñitas y resilientes!

    Pero voy a reírme un rato de esto -> "Eva cayó gravemente enferma por no estar acostumbrada al frío"... ¡es que mira que salir del Paraíso sin bufanda! :P

    ResponderEliminar

Los comentarios enriquecen este blog. ¿Quieres dejar tu opinión?

© Mamá en Bulgaria. Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.