La cueva Dobrostanski Biser: la "perla de Dobrostán"

cueva Dobrostanski bíser

 

En mi afán por ver todas las cuevas visitables de Bulgaria, hace poco estuve en una llamada Dobrostanski Bíser (en español, "perla de Dobrostán). Esta bonita cueva se encuentra en los montes Ródope, a 5 km del pueblo de Dobrostán y a unos 30 de la ciudad de Plovdiv, en la provincia de Asenovgrad.
 

Está ubicada en el corazón de la famosa "Chervena Stená", la mayor reserva de la biosfera de los montes Ródope. No se puede hacer fuego, arrancar plantas, acampar, molestar a los animales, tirar basura... En resumen, "se mira pero no se toca", simple sentido común.
 

bosque, Chervenata Stena, Dobrostanski Biser


El paseo por el bosque para llegar a la cueva dura unos 20 minutos y debo señalar que es un trayecto precioso, el entorno es de cuento de hadas, y más en otoño. Es una ruta muy fácil que pueden hacer niños pequeños o gente mayor sin problemas: no hay que trepar, es solo un sendero bucólico por bosque y pradera.
 

bosque, Chervenata Stena, Dobrostanski Biser

La ruta está bien señalizada, aunque eso sí, solo en búlgaro. A un extranjero le recomendaría que antes de ir se aprenda cómo se escribe en cirílico el nombre de la cueva: Добростански Бисер.
 

La cueva Dobrostanski Biser se formó hace entre dos y tres millones de años. Fue descubierta en 1963 y se abrió a los visitantes en 1990. Pero las perlas de caverna que llevaban siglos formándose fueron robadas, y la cueva se cerró.

 

El guía nos contó que es absurdo robarlas, porque al parecer si se sacan de la cueva se vuelven negras. Esas perlas, de hecho, son las que le dan nombre a la cueva: "Dobrostanski bíser" significa "perla de Dobrostan".
 

cueva Dobrostanski Bíser

 
Recientemente la cueva fue reabierta (2018) y las barandillas y pasarelas son nuevas, detalle que se agradece, porque hay que estarse agarrando constantemente para no resbalar. He estado en otras cuevas en las que daba hasta repelús tocar las barandillas.
 

La entrada es un poco estrecha y hay una escalera de 15 metros bastante empinada, pero una vez en el interior hay espacio de sobra para moverse. Diría que es una cueva apta para claustrofóbicos. Es una cueva relativamente pequeña, el tour dura apenas un rato y se circula por salas muy amplias, no por pasillos estrechos y agobiantes.
 

cueva Dobrostanski Bíser

Esta cueva me recuerda bastante a la cueva Snezhanka (Blancanieves), que es una de mis favoritas de Bulgaria.
 

En las formaciones rocosas predomina el color blanco del mármol, lo que las hace más visibles con las mortecinas luces de la cueva. Las hay con formas de lo más curioso: una copa de fútbol, un suricato, una medusa, los enanitos de Blancanieves, un platillo volante, una tortuga, un unicornio y hasta el castillo Disney.
 

cueva Dobrostanski Biser

Aquí debo confesar que una de dos, o ese día me dejé la imaginación en casa, o como íbamos rápido me faltó tiempo para "ver" esas formas en las figuras de piedra. Lo hice más tarde, al regresar a casa y revisar las fotos con calma.
 

Debo destacar el buen desempeño del guía, que se llamaba Dimitar, porque igual que un mal guía te puede fastidiar la experiencia, uno bueno puede hacer que sea estupenda.

DATOS PRÁCTICOS:

 

Entrada: 5 BGN (2,50 €) los adultos, 4 BGN (2 €) los niños.
 

Horario: de viernes a domingo, de 09:00 a 18:00.
 

Se venden souvenirs, como en la mayoría de cuevas. Yo en estos lugares suelo comprar imanes para la nevera, porque así cada día los veo y recuerdo esas excursiones en familia. 

 

¿Apta para niños y ancianos? En mi opinión sí: como he mencionado antes, es una cueva amplia y no demasiado grande, con barandillas y pasarelas nuevas. Y el trayecto a pie hasta la cueva es un bucólico paseíto de 20 minutos por el bosque sin piedras ni cuestas empinadas.
 

bosque, Chervenata Stena, Dobrostanski Biser
Solo he editado la imagen para marcarla. Los colores son 100% reales, no los he retocado.

 
 

¿CÓMO LLEGAR A DOBROSTANSKI BÍSER?
 

Desde Plovdiv solo hay que bajar por la carretera 86 hacia el sur, y luego coger el desvío hasta Dobrostán. Todo está bien señalizado. Poco antes de llegar al camino de la cueva está la ermita de San Elías, vale la pena parar un momento a estirar las piernas. Suele estar cerrada, pero sin llave.

 

ermita de San Elías cueva Dobrostanski Bíser

 

Al final del camino hay un pequeño aparcamiento gratuito y el inicio del sendero a la cueva está señalizado. Y sí, hace falta coche, no hay otra forma de llegar.
 

De vuelta hacia Plovdiv os recomiendo visitar otros dos lugares preciosos: la fortaleza de Asén y el monasterio de Bachkovo.


No hay comentarios:

Vuestros comentarios enriquecen este blog. ¿Quieres dejar tu opinión?

© Mamá en Bulgaria. Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.