Españoles en Bulgaria: Marco Vidal de "La Tortuga Búlgara"

Hoy retomo la sección de “Españoles en Bulgaria", que tenía un poco abandonada, para presentaros a Marco Vidal, un español residente en Sofía.

Marco estudió Lenguas Modernas y sus Literaturas con Mención en Lenguas Eslavas en la Universidad de Granada. Hizo un Erasmus en Bulgaria, en la Universidad de Sofía, y le gustaron tanto el país y su gente que hace un par de años se instaló aquí.

Marco Vidal graduación


Es uno de los pocos españoles que conozco que hablen búlgaro a la perfección y es autor de un blog llamado “La Tortuga Búlgara” en el que escribe sobre lengua y literatura búlgaras, elabora lecciones para aprender búlgaro y aporta datos útiles para quienes vienen a Bulgaria.

Además es lingüista, traductor, profesor de ELE, animalista, vegetariano, activista gay y poeta. Todo eso, con menos de 25 años.

¡Bienvenido, Marco!

  • ¿Por qué elegiste estudiar búlgaro?
Mi encuentro con la lengua búlgara fue totalmente casual. Desde pequeño me gustaba el ruso y empecé a estudiarlo de manera autodidacta y luego asistiendo a clases privadas. Cuando empecé la universidad tenía que elegir una segunda lengua eslava y elegí búlgaro sin saber absolutamente nada sobre el país. Solo sabía que era una lengua eslava. Nada más.

Normalmente cuando alguien estudia búlgaro es porque tiene alguna relación previa con la cultura: vive en el país y tiene que aprenderlo; vive en España pero tiene pareja búlgara y quiere saber sobre su país, etc. Mi caso fue pura curiosidad lingüística. Por supuesto que toda la pasión por el país, la cultura y la literatura vino. Pero lo hizo después. Como digo, normalmente existe un interés previo por el país que te hace aprender su lengua, y en mi caso fue completamente al revés: la curiosidad lingüística me ha traído a vivir a un país del que hace 5 años no sabía ni donde se encontraba.

  • Una vez terminaste tu Erasmus en Bulgaria, ¿qué te impulsó a regresar para vivir y trabajar en el país?
Realmente no regresé, ¡porque nunca me había ido! Normalmente la gente se va de Erasmus en tercer curso, y si se van en cuarto, como hice yo, normalmente suele haber problemas con las convalidaciones... Yo tuve suerte y terminé mi carrera estando en Sofia. Volví a España unos días para la graduación y luego regresé a Sofia y "continué". No fue una vuelta a Bulgaria ya que nunca me había ido.

Marco Vidal monasterio de Dragalevtsi Bulgaria


El motivo que me hizo "alargar" mi estancia y quedarme fue por una parte el deseo en perfeccionar el idioma y aprender más sobre el país y su cultura, ya que un curso académico me parecía poco, y por otra parte el desolador panorama laboral en España. No es que Bulgaria sea el paraíso laboral, pero en determinados sectores tiene más futuro que España (el desempleo en Sofia es bajísimo) y hablando español hay oportunidades laborales aquí.

  • Hablas búlgaro perfectamente, de hecho creo que no conozco a ningún español que lo hable mejor que tú. ¿Qué te parece más complicado de este idioma? ¿Y lo más fácil?

Jaja, eso suelen decirme. La verdad que es una cosa que sorprende mucho pero realmente no pienso que lo hable perfectamente, pero como somos tan poquitos los españoles y extranjeros que alcanzamos un nivel decente en búlgaro, los búlgaros nos dicen automáticamente que hablamos perfectamente. Siempre se cometen errores siendo extranjero, es muy muy difícil llegar a un nivel nativo. Yo lo intento, pero tampoco me frustro cuando cometo errores porque no deja de ser una lengua muy diferente.

Hay varios aspectos a destacar en la dificultad de la lengua búlgara para un hispanohablante: la pronunciación (debido a que el búlgaro tiene fonemas que el español no tiene), el léxico (ya que las palabras son muy diferentes, excepto las internacionales), el verbo (ya que hay que aprenderlos por parejas, por ejemplo разбирам/да разбера), y la comprensión (aunque esto es una cosa extensible a cualquier idioma ya que ningún idioma se habla igual en cada ciudad). A mí personalmente lo que me resultó más difícil en un primer momento fue la comprensión (no entendía absolutamente nada) y el verbo. 

La pronunciación no me ha resultado especialmente difícil, quizás porque tenía una cierta base de ruso. No digo que no cometa errores en la pronunciación, ya que a veces me cuesta pronunciar el ъ en determinadas palabras, o la щ. Por ejemplo cojamos la palabra Копривщица. Tiene una v (sonora), luego una sht y además una ts... Esta palabra en sí misma es un reto para un hispanohablante.

A mi me costaba muchísimo comprender cuándo tenía que usar la pareja imperfectiva (несвършен вид на глагола), es decir, la parte разбирам; y cuándo usar la perfectiva (свършен вид на глагола), es decir разбера. No podía entender por qué el equivalente búlgaro del español "entender" tenía dos verbos y no solo uno... Imagínate, aunque tú lo sabrás igual que yo porque has estudiado búlgaro en una academia, lo que es apuntar en un cuaderno una palabra española y al lado "dos palabras" búlgaras... Al principio no entendía nada, tardé un año y medio en asimilar esto y de hecho tengo un post en el blog explicando el aspecto verbal.

A pesar de todas estas dificultades, en dos años era capaz de comunicarme con cierta fluidez. Teniendo en cuenta que no vivía en Bulgaria, que visitaba el país una vez al año y que por entonces no tenía muchos amigos búlgaros con quien practicarlo... Creo que se puede considerar un avance rápido. Por una parte se debía a mi motivación por aprenderlo, pero también, y aquí llega la parte "fácil" del búlgaro, debido a su estructura sintáctica y a la ausencia de declinaciones (падежи).

El resto de lenguas eslavas tienen declinaciones y el búlgaro las perdió y ha mantenido algunos restos (como por ejemplo el vocativo: мамО, синЕ, вкъщИ..). Mientras que para decir en ruso "dame el libro de María", hay que declinar libro (книгУ) y María (Марии), en búlgaro la oración sigue la lógica "española": дай ми (dame) книгата (libro-el) на Мария (de María). Si te fijas es idéntico al español a nivel sintáctico, solo cambia el artículo, que en búlgaro se pone al final del sustantivo pegado a éste. Esta coincidencia entre la gramática búlgara y española me hizo pillar rápidamente muchas cosas y no tardar mucho en elaborar un discurso medio lógico en búlgaro. En ruso después de 2 años estudiando seguía calentandome la cabeza para decir una frase sencilla, y en búlgaro podía hacerlo. Creo que eso me motivó muchísimo.

monasterio de Dragalevtsi Bulgaria


  • ¿A qué te dedicas?
Actualmente trabajo de auxiliar administrativo en el Instituto Cervantes de Sofia y también soy profesor de español.

  • ¿Cuál fue tu primera impresión de Bulgaria? ¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta del país?
Bueno... Empezando por lo "malo", creo que es un poco trágico hablar de cosas malas cuando estás en un país con profundos problemas sociales. Más que cosas "malas", creo que es apropiado usar la palabra "triste". Por desgracia hay muchas cosas tristes en Bulgaria, es un país decadente y pobre. Quien niegue esto es o un ignorante o un pseudopatriota orgulloso. La pensión mínima no llega a los 100€, la sanidad pública es muy deficiente y la infraestructura es mala. El país se renueva poco a poco, llegan los eurofondos, pero el dinero desaparece en obras mal acabadas. Yo no entiendo como un país como Macedonia, con un desempleo estructural y más pobre que Bulgaria, se puede "permitir" una pensión mínima de 200€, y Bulgaria, con un desempleo bajo y en la UE, no puede hacerlo. ¿Es realmente un problema de presupuesto o de voluntad política?

Quitando los problemas sociales sí tengo que decir algo "malo" que me sorprendió bastante y es la atención al cliente. No soy una persona que suela generalizar, no digo con esto que "todos los búlgaros son unos bordes y maleducados". No. Pero sí que es cierto que en Bulgaria he tenido muchos problemas como cliente y consumidor.

Por otra parte también me sorprende el cierto "orgullo nacional" que tienen algunos búlgaros: un búlgaro puede decirte que su país va muy mal, pero muchos suelen ofenderse si un extranjero cuenta algo "malo" o negativo del país. En mi blog puedo tener unas 200 publicaciones sobre Bulgaria de las cuales posiblemente unas 5 hablen de cosas "negativas" del país. El resto son pura dedicación y amor a la lengua, a la literatura y al país. Pues bien, hay gente que por desgracia solo se queda con las cuatro cosas "malas". Me han llamado de todo por decir que la atención al cliente en Bulgaria deja mucho que desear, al contar en mi Facebook personal algún anécdota; me han insultado por mostrar a través de mi poesía lo "triste" de Bulgaria. No entiendo ese pseudo-patriotismo.

Yo amo a Bulgaria, la aprecio, pero no soy ciego, y como en todos lados, hay cosas buenas, pero también cosas malas o tristes. Y mi blog es un espacio para contar lo bueno de Bulgaria pero a veces necesito expresar sentimientos que son tristes. Cuando voy por la calle y veo una anciana rebuscando en la basura se me corta el cuerpo, y si mi manera de expresar esto es con un poema, ¿qué hago? He llegado a oír de parte de conocidos y seguidores que "doy mala imagen a Bulgaria", después de haber dedicado 5 años y todo mi tiempo libre a este país y a su cultura.

Mi primera impresión de Bulgaria fue positiva. Me encantó la naturaleza, me enamoré de Veliko Tarnovo y del Mar Negro. En general me gustó bastante como país y me encantaba poder practicar un poco el idioma y la gente era bastante simpática cuando notaba que estabas haciendo un esfuerzo por hablar en su idioma. A día de hoy sigue atrapándome aquí la naturaleza y la historia del país, que se puede respirar en cada esquina. Y por supuesto "lo verde".  

Incluso Sofia, que es una ciudad fea al lado de Plovdiv o Veliko Tarnovo (que son las más bonitas de Bulgaria junto a Melnik y Tryavna en mi humilde opinión), me gusta porque tiene muchísimas zonas verdes, parques inmensos, cualquier callecita está llena de árboles... Me encanta lo salvaje y la naturaleza abrupta de esta ciudad.  

También me encantó la comida búlgara, ya que a diferencia de la española, tiene muchísimas opciones sin carne, y eso para los vegetarianos es un alivio. La cocina búlgara es muy rica y variada.

  • ¿Qué te llevó a abrir un blog sobre Bulgaria? ¿Qué temas tratas en él?

Realmente mi blog existe desde 2012, aunque en su comienzo escribía sobre cuestiones sociales y políticas. Más adelante, unos dos años más tarde, cuando mi interés por Bulgaria empezó a aumentar y a intensificarse empecé a poner posts sobre poemas búlgaros traducidos al español y poco a poco la presencia de Bulgaria en el blog iba aumentando hasta que ya decidí cambiarle el nombre, "reorientar" su temática y por lo tanto "bulgarizarlo", jaja.

La Tortuga Búlgara


Respecto a los temas, empecé centrándome en la poesía; buscaba poemas búlgaros que ya estuvieran traducidos al español y los publicaba para darles difusión; luego se me ocurrió hacer el post de "5 razones para aprender búlgaro", que tuvo mucho éxito, y a raíz de él empecé una sección llamada "aprender búlgaro", donde ofrezco hasta 9 lecciones de búlgaro para hispanohablantes, usando el material con el que estudié en la universidad pero un poquito más adaptado para no-filólogos.

Otra sección son artículos generales sobre cultura, historia, gastronomía y viajes, aunque hasta el momento lo que más ha predominado es la lengua y la literatura: poemas traducidos y artículos sobre cuestiones literarias y lingüísticas, reflexiones y análisis de la lengua, ya que creo que es lo que más falta en internet y lo que más disfruto escribiendo.

Desde hace dos años se llama La Tortuga Búlgara y puesto que sé que mucha gente se sorprende al oírlo, creo necesario explicar el por qué de este nombre. La razón es porque la tortuga es mi animal favorito y cuando estaba pensando en un nombre para el blog quería poner algo único y original, y aunque a muchos les resulte gracioso el nombre creo que me representa bastante bien. Algún que otro lector me ha preguntado si tiene que ver con lo "lento" que avanza el país, pero la verdad es que no tiene nada que ver...


  • ¿Qué te gusta más de la literatura búlgara? ¿Algún autor u obra en concreto?

Siempre me ha gustado más la poesía que la narrativa y por esta razón es lo que leo principalmente en búlgaro. El primer autor que conocí fue, como no, Hristo Botev. Era primer curso en la universidad, mi nivel de búlgaro era inicial, pero gracias a la traducción al español de Zhivka Baltadzhieva, amiga y profesora, me acerqué a su poesía. De hecho hasta hicimos un recital y leímos sus poemas en búlgaro y en español...

Lectura Botev semana de las letras UCM


Después de Botev vinieron autores como la propia Zhivka Baltadzhieva, Blaga Dimitrova, Nikola Vaptsarov... Los leía traducidos al español primero y luego el original en búlgaro. Y ahora ya leo todo en búlgaro y si existe traducción la leo por curiosidad; si no existe traducción al español y el poema me gusta mucho, intento traducirlo y si me gusta cómo queda, lo publico en el blog en la sección "mis traducciones".

He traducido algunos poemas de autores besarabos y actualmente estoy traduciendo a Aleksandar Vutimski y la Antología de la Nueva Poesía Social (Нова социална поезия), que incluye una selección de poetas contemporáneos búlgaros. Si tuviera que quedarme con un solo poema... Escogería "Сам" de Blaga Dimitrova.

  • ¿Cómo ves la homofobia en Bulgaria, en comparación con España? ¿Están los gays socialmente aceptados en Europa del Este?
Es una pregunta muy amplia y podriamos hacer un artículo entero dedicado a esta cuestión... La verdad, no vamos a engañarnos, Bulgaria y los países del Este en general son homófobos. La sociedad es conservadora y hay muchas cosas que mejorar en cuanto a la discriminación por motivo de sexo, orientación sexual, etc.

Ahora, yo personalmente no he tenido grandes problemas. Nunca he ocultado mi orientación sexual, ni en mi primer trabajo ni en el segundo, ni tampoco en la universidad. Recuerdo una vez en 2015 aproximadamente, estaba haciendo un curso intensivo de búlgaro en ИЧС y el profesor me preguntó si tenía novia (приятелка) y yo dije: имам приятел (tengo novio). Y claro, aquí empezó la confusión, ya que en búlgaro amigo y amiga significan también novio y novia. Solo se entiende por el contexto si se trata de un amigo o de tu novio... No se trata de "presumir" y de "gritar" mi orientación sexual, como mucha gente suele pensar que "hacemos" los gays, pero mi lógica es la siguiente: "¿por qué callarme? ¿por qué decir que no tengo novia cuando la realidad es que tengo novio? Si tuviera novia lo diría sin problema, ¿por qué callarme ahora? ¿porque se trata de un chico...?". Siguiendo esa lógica respondí al profesor имам приятел (tengo amigo/novio), y el empezó a explicarme да, всички имаме приятели, но имаш ли си приятелка? (sí claro, todos tenemos amigos... ¿pero tienes novia o no?) entonces le respondí de nuevo que tengo "amigo" y el se quedó bastante sorprendido y dijo que no estaba preparado para algo así. Días más tarde, me dijo un compañero de clase que otro compañero le había dicho que no le gustaba que hubiera un gay en clase y resulta que entre su música favorita está el cantante Azis... Me lo tomé a risa.

Quitando este detalle y alguno que otro, no he vivido momentos de homofobia graves. En España viví la adolescencia en un pueblo pequeño y sufrí bullying por esta razón y aquí en Bulgaria todavía no me he sentido especialmente discriminado; nunca oculto mi orientación, aunque también suelo relacionarme con gente joven que ha vivido fuera y que es abierta de mente.  

Aunque no lo vivo de cerca, sé que en general es complicado ser gay en Bulgaria. Tengo amigos gays búlgaros que temen decirlo a su familia o compañeros del trabajo; otros que lo han dicho a su familia y han sido aceptados sin problema...

Es muy relativo, cada familia es un mundo, pero es cierto que en términos generales Bulgaria es un país más conservador que España. Mientras en España desde 2005 está reconocido el matrimonio homosexual y el Convenio de Estambul ratificado desde 2014, aquí en Bulgaria, como en los países del entorno, las cosas van avanzando muy poco a poco. A raíz del temido "Convenio de Estambul" ha resurgido en Bulgaria un discurso profundamente conservador y homófobo, alentado por el Partido Socialista y la Iglesia Ortodoxa y que por desgracia, gran parte de la sociedad apoya.

Yo en mi círculo más cercano no tengo problemas respecto a estas cuestiones; mis amigos, compañeros de trabajo y conocidos me aceptan y están de acuerdo conmigo en muchos aspectos, pero sé que gran parte de la sociedad tiene mucho que avanzar en materia de igualdad.

El Sofia Pride es una oportunidad excelente para darnos visibilidad. Es casi imposible ver una pareja homosexual en Sofia dandose una muestra de afecto sea la que sea. Es fácil, en cambio, ver una pareja heterosexual literalmente metiéndose mano y tocándose en un banco en la calle. Para los conservadores esto es algo aceptable, pero que dos chicos o dos chicas se agarren de la mano en un parque es visto como un "atentado contra la decencia y los niños". En mi opinión esto es absurdo y es algo que hay que cambiar.

  • En 2017 ganaste el premio en la categoría de Prensa y Medios Digitales de la Asociación de Periodistas Hispanohablantes de Bulgaria. ¿Qué supuso para ti ese reconocimiento?

La verdad que fue una gran sorpresa, ya que no sabía la existencia del concurso. Recibí por e-mail una invitación al acto y supe entonces que estaba nominado. Ya en el mismo acto me enteré de que era el ganador y me quedé bastante sorprendido. Me costó mucho dar el paso de salir, junto con los demás nominados, al escenario. Tengo miedo escénico y lo paso muy mal al estar en público. Y si encima tengo que hablar, como era el caso...

Marco Vidal premio Mundos y Colores Asociación Periodistas Hispanohablantes Bulgaria


En todo momento estaba la compañera Maria Pachkova traduciendo el evento; si alguien hablaba español, ella traducía al búlgaro; si alguien hablaba en búlgaro, ella traducía al español. Pues cuando me dijeron que yo era el ganador tenía que decir unas palabras y dije en español que estaba muy agradecido por el premio, que no lo esperaba y dí las gracias a los organizadores. Cuando terminé mi breve intervención, Maria iba a empezar a traducir al búlgaro y en ese momento Kadrinka Kadrinova, presidenta de la Asociación de Periodistas Hispanohablantes dijo: ¡él puede traducirse! Y me traduje a mí mismo. Más nervioso no podía estar.

  • ¿Te consideras adaptado a Bulgaria? ¿Tienes amigos aquí? ¿Qué planes tienes a largo plazo?

En general me siento adaptado y considero Sofia como mi casa. Mi familia en España vive en diferentes sitios (mi madre en Mallorca, mi hermano en Madrid, mi padre en Granada, abuelos en Sanlúcar de Barrameda...). Creo que el hecho de no tener un sitio fijo en España ha facilitado mi integración aquí ya que por mis circunstancias familiares no me siento arraigado a ninguna ciudad en España.

Tengo varios amigos extranjeros que conocí en la universidad y que también estudiaron filología búlgara o eslava. Entre nosotros hablamos solo en búlgaro, y es muy bonito y curioso cómo un grupo de rusos, armenios, italianos y españoles quedan y utilizan el búlgaro como lengua común y no el inglés o el ruso... También tengo amigos búlgaros y algunos españoles que residen en Bulgaria.

A largo plazo no lo sé... Nunca se sabe. Pero a corto y medio plazo me gustaría continuar en Bulgaria trabajando, también me planteo estudiar un máster en traducción o bulgarística en la Universidad de Sofia. La verdad que no lo tengo claro, pero por ahora quiero estar en Bulgaria, aunque me congele de enero a marzo y aprendiendo más de esta bella lengua y de su poesía.

 ***

Espero que os haya gustado la entrevista; si os apetece leer lo que escribe Marco, podéis seguirle en su blog y en su página de Facebook.



3 comentarios:

  1. Hola Marta, muy interesante artículo.
    Desde hace tiempo leo tu blog y quería preguntarte dónde puedo encontrar una tienda de gominolas en Sofia o alrededores. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Super interesante y muy amplia la entrevista! Como sabes, el tema idioma bulgaro vs espan~ol es de mi interes, asi que enseguida me paso por su blog.

    ResponderEliminar
  3. Es una entrevista larguísima pero genial. Me ha sorprendido que a raíz de un Erasmus, en los que normalmente se pierde bastante el tiempo o se busca oportunidades de futuro en países más ricos, Marco se lanzase a hacer su vida allí. Veo que los búlgaros también llevan al extremo lo de insultar en el mundo 2.0 por expresar opiniones personales. A este muchacho se le nota bastante enamorado del país, pero oye, por ser realista y destacar alguno de sus defectos, tampoco creo que haya que crucificarlo. Aunque de ese tipo de comportamientos en España vamos bien servidos.

    ResponderEliminar

Vuestros comentarios enriquecen este blog. ¿Quieres dejar tu opinión?

© Mamá en Bulgaria. Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.